Sermón del Domingo (8-7-2018)

CULTO DE LA MAÑANA

2 Corintios 5:21, “La doctrina de la substitución”

CULTO DE LA TARDE

Jeremías 33:16, “Jehová justicia nuestra”

Anuncios

La Teología del Pacto de Westminster 1647 y Londres 1689: Un Trasvase Problemático

Una de las características más llamativas de la Confesión Bautista de 1689 es su gran parecido con la Confesión de Westminster de 1647. Al principio, esta semejanza pudiera parecer como un gesto de apertura y ecumenicidad de los bautistas con respecto a los reformados, al tomar casi literalmente la práctica totalidad de la Confesión de Westminster, exceptuando en algunos notables cambios, principalmente en cuanto al bautismo y la Iglesia. Sin embargo, con el tiempo se comienzan a percibir también los graves inconvenientes de haber tomado íntegramente la Confesión de Westminster para variarla en estos puntos.

En primer lugar, los inconvenientes con respecto a la confesión original y sus defensores, pues el tomarla íntegramente para cambiarla en algunos puntos supone efectuar una corrección de la misma. Si un cuerpo eclesiástico toma la confesión de fe de un cuerpo eclesiástico distinto, pero variándola en algunos puntos, el resultado tiende inevitablemente a presentarse como su rival como símbolo de fe reformado, lo cual invariablemente tiene el mismo resultado en el ámbito eclesial.

Sin embargo, este proceder también tiene graves inconvenientes con respecto a la nueva confesión, pues lo que en la confesión original era un conjunto unificado y un todo coherente, se puede llegar a convertir fácilmente en un conglomerado de distintos elementos con débil coherencia interna o incluso disonantes entre sí. Sigue leyendo

Pacto con Abraham, Pacto Mosaico y Pacto de Gracia, Según Calvino

Figures_016_A_Deep_Sleep_Fell_Upon_Abram_and_a_Horror_Seized_Him

El 20 de marzo de 1555, miércoles, bien pronto por la mañana, en los servicios de predicación al comenzar la jornada de trabajo, Juan Calvino predicó su primer sermón en el libro de Deuteronomio. Continuaría haciéndolo en los cultos matinales entre semana durante los próximos diecisite meses, hasta el 15 de julio de 1556, también miércoles, completando un total de 200 sermones en el libro de Deuteronomio.

Uno de los puntos de interés de esta obra es determinar exactamente la verdadera enseñanza de Calvino acerca del pacto mosaico, que es precisamente el tema principal del libro de Deuteronomio. Calvino expone la verdadera naturaleza de este pacto desde el primer sermón mismo. Por supuesto, no hay ningún rastro en él de la concepción corriente en sectores que se reclaman de la Reforma, que afirma que el pacto de Moisés es un pacto de ley u obras distinto del pacto de gracia del Nuevo Testamento.

Porque (como lo veremos) la Ley no ha sido dada solamente como una regla de bien vivir, sino que ella está fundada en la alianza que Dios había hecho con Abraham, y con su simiente (Gálatas 3:29). Y en virtud de esta alianza, somos herederos del reino celestial, como S. Pablo lo muestra. Y para buscar nuestra salvación, debemos llegar a esta promesa que fue dada a nuestro padre Abraham; y que seamos su linaje espiritual, para ser domésticos de la Iglesia de Dios, para ser miembros de nuestro Señor Jesucristo. De esto, pues, vemos que esta doctrina no ha servido sólo hasta la venida del Hijo de Dios, sino que ella nos es útil y lo será hasta la fin del mundo. Por es un edificio fundado sobre esta alianza eterna, de la que (como he dicho) procede nuestra salvación como de su verdadera fuente

Jean Calvin, Sermons de M. Jean Calvin sur le V. livre de Moyse nommé Deuteronome, (Ginebra : 1567), p. 4.

El Segundo Uso de la Ley (Uso Civil), Según Calvino

Portrait of John Calvin

 

El segundo cometido de la Ley es que aquellos que nada sienten de lo que es bueno y justo, sino a la fuerza, al oír las terribles amenazas que en ella se contienen, se repriman al menos por temor de la pena. Y se reprimen, no porque su corazón se sienta interiormente tocado, sino como si se hubiera puesto un freno a sus manos para que no ejecuten la obra externa y contengan dentro su maldad, que de otra manera dejarían desbordarse. Pero esto no les hace mejores ni más justos delante de Dios; porque, sea por temor o por vergüenza por lo que no se atreven a poner por obra lo que concibieron, no tienen en modo alguno su corazón sometido al temor y a la obediencia de Dios, sino que cuanto más se contienen, más vivamente se encienden, hierven y se abrasan interiormente en sus concupiscencias, estando siempre dispuestos a cometer cualquier maldad, si ese terror a la Ley no les detuviese. Y no solamente eso, sino que además aborrecen a muerte a la misma Ley, y detestan a Dios por ser su autor, de tal manera que si pudiesen, le echarían de su trono y le privarían de su autoridad, pues no le pueden soportar porque manda cosas santas y justas, y porque se venga de los que menosprecian su majestad.
          Este sentimiento se muestra más claramente en unos que en otros; sin embargo existe en todos los que no están regenerados; no se sujetan a la Ley voluntariamente, sino únicamente a la fuerza por el gran temor que le tienen. Sin embargo, esta justicia forzada es necesaria para la común utilidad de los hombres, por cuya tranquilidad se vela, al cuidar de que no ande todo revuelto y confuso, como acontecería, si a cada uno le fuese lícito hacer lo que se le antojare.

Juan Calvino, Institución de la Religión Cristiana, II.vii.10.

Aborto en España: Más de Dos Millones de Seres Humanos Muertos

Human_Fetus2

En España, el aborto es legal desde el año 1985, cuando fue aprobado por el primer gobierno socialista presidido por Felipe González. La ley de 1985 fue una ley de supuestos: grave riesgo para la salud física o psíquica de la madre, malformación del feto y violación. En teoría, se prescribía prisión para la mujer y los médicos que practicaran abortos fuera de estos tres supuestos. En realidad, la ley era muy permisiva, porque bastaba alegar la “angustia” para la mujer para realizarlo sin problemas.

En 2010, con el segundo gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, la ley del aborto en España se equiparó a la mayoría de los países de Europa, en los que el aborto es sin restricciones normalmente hasta las 14 primeras semanas de gestación. No obstante, desde la llegada de Zapatero al poder el número de abortos se había disparado. El país todavía vivía su, según se mire, mejor momento económico de la historia, antes del estallido de la crisis a finales de 2008.

El Partido Popular presentó en el año 2010 un recurso al Tribunal Constitucional contra la nueva ley del aborto. Ocho años después, el Tribunal Constitucional sigue sin declararse al respecto.

Durante el primer gobierno de Rajoy, en el que el Partido Popular gobernaba por mayoría absoluta, se elaboró un proyecto de reforma de la ley del 2010. Justo antes de su aprobación por el Consejo de Ministros, la ley fue retirada motu proprio por el presidente Mariano Rajoy. Esta retirada propició la dimisión, en septiembre de 2014, de su impulsor, el Ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón.

La siguiente tabla muestra la evolución del aborto en España durante los últimos treinta y tres años. Cabe destacar que se refiere sólo a los abortos quirúrgicos, sin incluir los abortos químicos (la “píldora del día después”). Tampoco están disponibles los datos del año 2017.

Sigue leyendo