Categoría: Ética Bíblica

El Affaire Homosexualidad-CLIE Finaliza en Tablas

En la era de internet, las noticias y escándalos vienen y se van como pasan los trenes AVE por la meseta. A toda velocidad. Y eso es lo que ocurrió con la noticia que dábamos la semana pasada, acerca del artículo favorable a la homosexualidad publicado por CLIE en su obra “Diccionario Enciclopédico de la Biblia”.

En la primera mitad de la semana, el escándalo desembocó en una iniciativa de boicot a CLIE, iniciativa difundida en las redes sociales. La magnitud en muy poco tiempo de dicho boicot fue verdaderamente impresionante: en pocos días alcanzó la friolera de ¡1,2 millones de personas! Cosas de internet.

Y a finales de la semana, la editorial CLIE reaccionó con un comunicado, difundido también por las redes sociales, en el que, además de defenderse contra las acusaciones, aclaró una serie de cosas:

1) que Alfonso Ropero no fue el autor de dicho artículo, sino un teólogo norteamericano, Tom Hanks (sí, como el actor), a quien por otra parte CLIE también publicó el mismo año (2013) un libro que defendía las más radicales tesis a favor de la homosexualidad;

2) que el artículo de Hanks sólo apareció en su forma original en la primera edición del “Diccionario”, y que fue corregido en las ediciones posteriores;

3) que el subversivo libro de Hanks fue descatalogado por la editorial.

De esta manera, el escándalo de la semana pasada ahora ya parece formar parte del pasado, diríamos que con este resultado general: una parte del mundo evangélico ha hecho sonar todas las alarmas en cuanto al rumbo de la editorial, y por su parte, CLIE, que tiene muchas tablas, posiblemente haya salvado la cara en este asunto. No hay vencedores, no hay vencidos. Como, por otra parte, era de esperar al principio. Ya avanzaba la semana pasada mis dudas ante este tipo de acciones.

Evidentemente, las explicaciones de CLIE no resuelven la cuestión de cómo es posible que llegasen a ofrecer el artículo en cuestión a Hanks y le publicasen encima un libro. Esto no se hace de manera inadvertida o por descuido, sino que fue una decisión consciente tomada por los órganos responsables. Y parece indicar una voluntad determinada de un alineamiento progresivo de la editorial con el liberalismo teológico, máxime teniendo en cuenta que recientemente ha publicado otro libro, en el que se ataca la inerrancia y autoridad de la Biblia, de cuyo nombre no quiero acordarme.

La respuesta de la editorial CLIE a tales cuestiones tal vez quede englobada en la declaración de su comunicado, la que dice que la editorial “no tiene posiciones dogmáticas establecidas”.

En definitiva, y a modo también de autocrítica y como ejercicio de realismo, sería bueno que los evangélicos nos diéramos cuenta de una serie de cosas:

primero, que el llamado “mundo evangélico”, desgraciadamente, no es una Iglesia, sino un conglomerado, una constelación eclesial vagamente entrelazada entre sí, con una unión más institucional que doctrinal y espiritual;

segundo, que los objetivos de una editorial, regida con criterios de empresa, no son, en principio, doctrinales y espirituales, sino económicos;

tercero, que una editorial, regida con criterios de empresa, no contempla el “mundo evangélico” como una Iglesia, sino como un mercado, por lo que no busca su transformación, en el sentido de la reforma bíblica y confesional, sino que trata de adaptarse lo más que pueda al mismo.

Con lo cual, inevitablemente, a la corta o a la larga, se llega a dar carta de naturaleza al liberalismo teológico, hasta que este, por la fuerza de los hechos en las sociedades modernas (ver mi artículo anterior sobre el error del liberalismo, sobre todo las tres últimas tesis), acaba siendo la fuerza dominante (en inglés, mainstream) en todas las corrientes y denominaciones.

Es la gran tragedia del protestantismo en los últimos dos siglos, hasta que se llega al final del camino: cuando el “mundo evangélico” tiene más de mundo que de evangélico. Hasta que finalmente agoniza doctrinal, espiritual y numéricamente hablando, a imagen de las iglesias históricas liberales.

Por acabar con una nota positiva, de esperanza, todo esto demuestra que sigue en pie la necesidad de una reforma bíblica y confesional de la Iglesia (en singular). El mantenimiento del “mundo evangélico”, tal como se ha conocido hasta el momento, no es ni ha de ser nuestro objetivo. A pesar de lo que nos dicen, no somos nosotros los conservadores, no, sino los radicalmente subversivos –nosotros, sí– del orden evangélico instituido. Los conservadores del mismo son otros. Los que lo dirigen en todos sus ámbitos, en los que abundan liberales y progresistas.

Así están las cosas, pues. El “mundo evangélico” es –sigue siendo, nunca dejó de ser– un campo para la Reforma. Ancho, árido y extrañamente hermoso, como las tierras de Castilla, por las que pasa el AVE.

 

 

Anuncios

La Defensa de la Homosexualidad, por la Puerta Grande en el Mundo Evangélico Español

Ropero

En su edición de ayer, “Protestante Digital” informaba del artículo de Alfonso Ropero en el que expone sus puntos de vista en defensa de la homosexualidad. El artículo fue publicado en 2013, en el “Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia” (ed. CLIE). Tampoco es que siga el día a día de la actualidad –intento dejar este viejo hábito–, pero tal vez fue la primera vez en la que un personaje evangélico, fuera de los ámbitos eclesiales liberales, invocaba la Biblia en defensa de la homosexualidad.  En todo caso, por el lugar donde apareció, es una de las veces más importantes.

Siempre he pensado que la publicación de artículos de denuncia manifiesta cierta ingenuidad por nuestra parte, si no vemos los peligros que también pueden comportar. Por lo general, no se suele actuar así: normalmente, a la persona que, por las razones que sea, molesta en el mundo, y creo que también en el evangélico, primero se le ignora, luego se le margina, para acabar condenándolo al ostracismo  poniendo a su alrededor un muro de silencio. Lo que en la antigua Grecia era una medida preventiva o disciplinaria tan sólo temporal (unos diez años), de la que se salía completamente rehabilitado, en la actualidad se convierte fácilmente en un estado permanente, vitalicio, de por vida.

Sorprenderá, pues, o no tanto, la difusión que los puntos de vista a favor de la homosexualidad tiene en el mundo evangélico. Literalmente, por la puerta grande. Pero es que, además, la publicación de artículos como el que señalábamos, sin añadir consigo una refutación, lo único que hace, inevitablemente, es promocionar a la persona y sus puntos de vista. Publicidad gratis. De esta manera, nos acostumbramos cada vez más a la idea de que la defensa de la homosexualidad esa una opción teológica más dentro de las variopintas existentes en el mundo evangélico.

Hace once años, en el 2006, publiqué un artículo en la revista “Nueva Reforma”, llamado “Santidad del sexo y homosexualidad”, en el que, además de desmontar por adelantado las afirmaciones de Ropero –al menos, algunas de ellas– se exponía la enseñanza bíblica sobre la cuestión, según la cual la homosexualidad va en contra del diseño y ordenanza original de Dios en la Creación, y por lo tanto es pecado. Seguirían otros muchos escritos, advirtiendo del rumbo que invariablemente iba a seguir el mundo evangélico, vista la escasa y ambigua reacción al “matrimonio homosexual”.

Me acuerdo perfectamente cuándo concebí el artículo, incluso del día, en verano del 2005, durante las vacaciones de verano en la República Checa. Fue unos meses después de haber obtenido el doctorado en teología y unas semanas después que Zapatero proclamara su aciago “España será un país más decente”. Mucho ha llovido desde entonces. Donde vivimos, vemos nevar cada año.

Este blog, “Westminster Hoy”, comenzó su andadura en junio de 2009. Uno de sus objetivos fue rescatar del olvido los artículos que escribí en diferentes medios durante el periodo 2004-2008. No sé cuál pudo ser la influencia de mi artículo en 2006. Seguramente, Ropero no lo leyó, o si lo leyó, por lo que se ve, poco caso le hizo. Tampoco estoy seguro de la difusión y uso que este artículo pueda tener en la actualidad. Pero, en todo caso, lo escrito, escrito queda.

¿Puede el Estado Obligar a las Iglesias a Celebrar “Bodas Homosexuales”?

Holte_Kirke_2005

Llevo años (para ser exactos, desde su misma aprobación en España, en junio de 2005) advirtiendo que el “matrimonio homosexual” es una auténtica bomba de relojería destinada a hacer saltar por los aires, no sólo los fundamentos, sino toda la configuración de la sociedad, y que va a resultar especialmente fatídica para las iglesias cristianas, especialmente las protestantes.

Equiparar a un supuesto “matrimonio” entre personas del mismo sexo equivale a equiparar al matrimonio natural e histórico (entre hombre y mujer) con una mera ficción legal parida por el Estado. Permitir que una pareja de homosexuales adopte legalmente a niños equivale a que el Estado retire la custodia de los hijos a los padres naturales cuando le plazca. El concepto mismo de la patria potestad se ve mortalmente cuestionado y los padres pueden ir a la cárcel a primeras de cambio. Los medios de comunicación intentan reproducir el clima de histeria colectivo en relación con la llamada “violencia de género” y presentan a los padres como el mayor peligro potencial para los hijos, del que el Estado les tiene que continuamente proteger. La familia como concepto objetivo desaparece y sólo queda el Estado como entidad social única. Bienvenido el totalitarismo.

La interacción del “matrimonio homosexual” con las Iglesias cristianas ofrece unas posibilidas no menos fascinantes. Elevar el susodicho “matrimonio homosexual” a la categoría de derecho (por cierto, ¿en base a cuál ley, o concepto de ley?, pero esa es otra cuestión) significa que el Estado no puede permitir discriminación alguna en materia de (eufemismos aparte) con se quien quiera uno acostar, de la misma manera que no lo puede permitir en la de raza, sexo  o religión. Por lo tanto, el Estado, llegado el caso, no puede aceptar que una Iglesia no permita ejercer ministerio a los homosexuales (de la misma manera, por cierto, que con respecto al pastoreado del sexo femenino). En virtud a los principios del laicismo, todo lo religioso entra dentro de la categoría de individual, pero los principios de no-discriminación priman absolutamente, porque son fundamentales en las sociedades occidentales. Por tanto, sobre el papel, el Estado debe estar en disposición de obligar a las iglesias a celebrar “bodas homosexuales”. Que el Estado lo haga o no es sólo cuestión de oportunidad o conveniencia. Cuando él se encuentre lo suficientemente fuerte, o la Iglesia débil, lo hará. Comenzando por aquellas iglesias (protestantes) que gozan de un estatuto oficial en diversos países de Europa. ¿Por qué el Estado tiene que permitir que una iglesia oficial vulnere abiertamente los principios fundamentales del orden legal de las sociedades, del que ellas se benefician? “Es que se trata de las iglesias oficiales”, se dirá. Sí, de acuerdo, pero detrás de estas iglesias oficiales, vendrán todas. El mismo principio ha de regir universalmente.

Bueno, todo esto a muchos les puede sonar a exagerado, pero está actualmente en vigor. Al menos, en un país. Desde el año 2012, cuando se legalizó el matrimonio homosexual en Dinamarca, el Estado OBLIGA que se celebren “bodas homosexuales” en la Iglesia de Dinamarca (luterana).

¿Se permite la objeción de conciencia a los ministros? Pues sí. “Menos mal”, diría uno, “no son tan intolerantes”. Pero, fijémonos, desde este punto de vista, se trata de un asunto de opinión u convicción personal. Según el Estado, la Iglesia, como entidad, no tiene derecho a oponerse al “matrimonio homosexual”.

Faltan (o sobran, según se mire) palabras para expresar lo que esto significa.

Quien quiera la versión del evangelicismo laicista (nuestra adaptación del viejo liberalismo protestante decimonónico) que se la quede. Esto ya no da más de sí.

Geopolítica del Matrimonio Homosexual

Podemos verla en el siguiente mapa:

Leyes sobre homosexualidad en el mundo

Explicación mapa

Parece claro, pues, que el llamado “matrimonio homosexual” ha venido a ser sinónimo de mundo Occidental. Representa no sólo sus valores, sino también, con bastante precisión, su orientación económica o incluso militar. ¿Se podría hablar incluso de que es uno de sus “buques insignia” en la actualidad?

Frente al mismo, se encuentran los países musulmanes y Rusia, en los que la práctica de la homosexualidad es objeto de restricciones (de expresión en Rusia, y penada en distintos grados en los países musulmanes).

Hay un tercer grupo (China, Japón, en algunos países de la antigua Europa del Este, Italia y en algunos países de Centro y Sudamérica) que, sin restringir la práctica de la homosexualidad, todavía no la reconocen legalmente.

Parece evidente, por tanto, que el llamado “matrimonio homosexual” se ha convertido en una poderosa arma propagandística  que hace avanzar las posiciones occidentales en el escenario mundial.

Y sí, como tal se ha usado. Un botón de muestra: no hay más que pensar en el revuelo ocurrido en agosto del 2013 por los atletas, durante los Campeonatos Mundiales de Atletismo en Rusia, acerca de los homosexuales, a las que se dio el curso mediático correspondiente. Protestas que, como las del senador norteamericano McCain en el diario ruso Pravda (septiembre de 2013), se mezcla de todo un poco (desde Putin hasta los homosexuales, pasando por las “Pusy Riot”)… Hasta llegar a las protestas de unas semanas atrás,  también durante la celebración de unos Juegos Olímpicos en Rusia. Pero los Juegos Olímpicos eran de invierno, y las protestas, en Ucrania.

La Familia Según la Voluntad de Dios

Murillo_Isaac bendiciendo a JacobIsaac bendiciendo a Jacob (Bartolomé Esteban Murillo)

Introducción: La utopía y la familia. Breve estado de la cuestión

Desde el inicio y difusión de las ideas filosóficas naturalistas, a partir de mediados del siglo XVII, hasta el triunfo de las mismas en el movimiento de la Ilustración en el siglo XVIII, se inició un proceso por el cual los pensadores escépticos o ateos iban a conseguir alejar a las poblaciones de las distintas naciones occidentales de su largo pasado de herencia cristiana –Reforma protestante incluida–. Si algún papel se seguiría reconociendo a la religión, este quedaría relegado meramente al ámbito de lo personal y privado. Lo cual implica que la religión debía estar asimilada, tanto en teoría y como en práctica, a la superstición y, por tanto, se le declaraba incapaz de regir, siquiera orientar, la mentalidad de las sociedades, y ello en beneficio de la “Diosa Razón”.

Seguir leyendo

La Revolución de Zapatero

“Si fueren destruidos los fundamentos, ¿qué ha de hacer el justo?” (Salmo 11:3)

Cielos y tierra son testigos. El 30 de junio de 2005, al aprobar el Congreso de Diputados la ley que permite el matrimonio homosexual, el Presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, se destapó diciendo que, con esta medida, España será más “decente”. No hubo derecho a réplica.

La aprobación del matrimonio homosexual era cosa anunciada desde hacía meses. Lo que no era previsible son las formas como ésta se hizo. Seguir leyendo