Categoría: Cultura Actual

Aborto en España: Más de Dos Millones de Seres Humanos Muertos

Human_Fetus2

En España, el aborto es legal desde el año 1985, cuando fue aprobado por el primer gobierno socialista presidido por Felipe González. La ley de 1985 fue una ley de supuestos: grave riesgo para la salud física o psíquica de la madre, malformación del feto y violación. En teoría, se prescribía prisión para la mujer y los médicos que practicaran abortos fuera de estos tres supuestos. En realidad, la ley era muy permisiva, porque bastaba alegar la “angustia” para la mujer para realizarlo sin problemas.

En 2010, con el segundo gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, la ley del aborto en España se equiparó a la mayoría de los países de Europa, en los que el aborto es sin restricciones normalmente hasta las 14 primeras semanas de gestación. No obstante, desde la llegada de Zapatero al poder el número de abortos se había disparado. El país todavía vivía su, según se mire, mejor momento económico de la historia, antes del estallido de la crisis a finales de 2008.

El Partido Popular presentó en el año 2010 un recurso al Tribunal Constitucional contra la nueva ley del aborto. Ocho años después, el Tribunal Constitucional sigue sin declararse al respecto.

Durante el primer gobierno de Rajoy, en el que el Partido Popular gobernaba por mayoría absoluta, se elaboró un proyecto de reforma de la ley del 2010. Justo antes de su aprobación por el Consejo de Ministros, la ley fue retirada motu proprio por el presidente Mariano Rajoy. Esta retirada propició la dimisión, en septiembre de 2014, de su impulsor, el Ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón.

La siguiente tabla muestra la evolución del aborto en España durante los últimos treinta y tres años. Cabe destacar que se refiere sólo a los abortos quirúrgicos, sin incluir los abortos químicos (la “píldora del día después”). Tampoco están disponibles los datos del año 2017.

Sigue leyendo

Anuncios

Cuando la Izquierda Todavía Le Cantaba a Dios

 

“Sólo le pido a Dios” –canción compuesta por el cantante argentino León Gieco en 1978, versionada entre muchos otros por la también argentina Mercedes Sosa y popularizada aquí en España en los años 80 por la, por decirlo de algún modo, estrella del tardofranquismo, Ana Belén, quien con su marido Víctor Manuel se reconvirtió a las ideas comunistas por allá los años de la Transición– es una muestra de la llamada Teología de la Liberación puesta en música. Sigue leyendo

Cuando Obama Defendía el Matrimonio

En diciembre del 2008, un Obama reciéntemente elegido como Presidente de los EEUU comparecía en la iglesia de Rick Warren. Allí, con toda la desfachatez del mundo, y ante los vítores y aplausos de los asistentes, dijo cosas como:

“el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer”

“para mí, como cristiano, es también una unión sagrada, en la que Dios está en medio”.

Por aquel entonces, el gaymonio todavía era una chaladura de países como Países Bajos, Bélgica, España, Canadá y Sudáfrica (y para de contar). Bien, pues este mismo hombre, Obama, es el que en 2015 implantaría el gaymonio en los EEUU a escala nacional. Y después de él, al universo.

¿Lecciones?

1) Lo conveniente, en términos de popularidad, y lo peligroso que resulta, a los pastores avalar y promocionar candidatos y posturas considerados como “progresistas” (véase, Warren).

2) La facilidad con que los políticos mienten sin rubor alguno (véase, Obama).

3) La facilidad con que los evangélicos nos dejamos engañar por unos y otros.

Nota: Personalmente, el estilo de Obama me recuerda terriblemente al de los partidos en la campaña en España que se ríen directamente de sus electores, quienes los van a seguir votando fielmente (sean de derechas o de izquierdas).

El vídeo en cuestión (está en inglés, pero se puede tener los subtítulos apretando al cuarto icono de la parte de abajo, comenzando por la derecha)

La Asunción de María y España

Fiesta de Asunción y de Vaquillas

El mes de agosto, en España, es el mes de vacaciones por excelencia. Desde las últimas décadas del siglo pasado (aproximadamente, a partir de la irrupción masiva del turismo, allá por los años sesenta) el mes de agosto viene a ser sinónimo de ciudades vacías, playas llenas e innumerables fiestas locales en los pueblos, amenizadas por vaquillas, verbenas y cohetes. Y si uno se pregunta por qué es precisamente el mes de agosto el elegido para toda esta deserción masiva de la vida cotidiana, normalmente se responde culpando al excesivo calor de este mes. Lo cual es curioso, porque es agosto cuando normalmente empiezan a bajar algo los rigores del verano. Lo peor, julio, se pasó, y trabajando.

Es en este contexto, tan típicamente hispánico, en el que se encuentra la festividad de la Asunción de María, que se celebra el 15 de agosto. Justo a la mitad del mes, como hecho aposta. Sigue leyendo

El Primer “Matrimonio” Homosexual de la Historia

NERÓN, de Edward Champlin

—Que cante, puede pasar; pero que un César baile pantomimas en público… No; sería ya demasiado, y creo que Roma no estará dispuesta a tolerarlo.

—Roma, querido, tolerará eso y mucho más. Seguro estoy de que el Senado le dará un voto de gracias al Padre de la patria y de que la plebe se entusiasmará contemplando al César convertido en bufón por divertirla.

— ¿Es posible llegar a tanto envilecimiento?

Petronio se encogió de hombros y replicó:

—Como vives metido en tu casa, pensando en Ligia, ignoras lo que ocurrió hace dos días: Nerón se unió en matrimonio con Pitágoras públicamente, y Pitágoras se presentó vestido de novia. Parece que esto traspasa los límites de la locura, ¿no es verdad? Pues no quedó en eso; Nerón llamó a los flámines (sacerdotes), y los flámines acudieron y celebraron la ceremonia con toda solemnidad. Yo lo presencié y confieso, que aunque soy capaz de presenciar impasible los actos más desatentados, el que te refiero me hizo pensar que si los dioses existen debieron dar allí mismo evidentes muestras de su cólera. Pero Nerón no cree en los dioses, y tiene razón.

—Según eso, Nerón es sumo sacerdote, dios y ateo, todo en una pieza — dijo Vinicio.

— Precisamente —contestó riendo Petronio.—No se me había ocurrido; y reconozco que es una amalgama sin igual en el mundo.

—Pero es necesario completarla—repuso tras breve pausa,—agregando que ese sumo sacerdote que no cree en los dioses y ese dios que de los dioses se burla, los teme, siendo ateo. Lo acontecido en el templo de Vesta demuestra claramente su temor.

— ¡En qué sociedad vivimos!

— A tal sociedad, tal César. Pero este estado de cosas no puede durar eternamente.

Henryk Sienkiewicz, Quo Vadis, (Barcelona: Sopena, 1912), p. 185s.

Lo que Proporciona Justificación a los Malvados

Aleksandr_Solzhenitsyn_1974 (Verhoeff, Bert)

¿Cómo hay que entender una palabra como malvado? ¿Qué queremos decir exactamente con ella? ¿Existe semejante cosa en el mundo?

Nuestra primera reacción sería responder que no puede haber malvados, que no los hay. En los cuentos es lícito hablar de ellos, porque son para niños y hay que simplificar las escenas. Pero cuando la gran literatura mundial de los siglos pasados— Shakespeare, Schiller o Dickens— nos presenta una tras otra semblanzas de malvados de un negro espeso, los malvados nos parecen casi de guiñol, poco acordes con la sensibilidad moderna. Debemos fijarnos sobre todo en cómo están caracterizados: tienen perfecta conciencia de su maldad y de su alma tiznada. Razonan así: no puedo vivir sin hacer el mal. ¡A ver si enfrento al padre contra el hermano! ¡Qué deleite, ver padecer a mis víctimas! Yago dice sin tapujos que sus objetivos e impulsos son negros, nacidos del odio.

¡No, no suele ser así! Para hacer el mal, antes el hombre debe concebirlo como un bien o como un acto meditado y legítimo. Afortunadamente, el hombre está obligado, por naturaleza, a encontrar justificación a sus actos.

Las justificaciones de Macbeth eran muy endebles y por eso su conciencia acabó con él. Yago era otro corderito. Con los malvados shakespearianos bastaba una decena de cadáveres para agotar la imaginación y la fuerza de espíritu. Eso les pasaba por carecer de i d e o l o g í a.

¡La ideología! He aquí lo que proporciona al malvado la justificación anhelada y la firmeza prolongada que necesita. La ideología es una teoría social que le permite blanquear sus actos ante sí mismo y ante los demás y oír, en lugar de reproches y maldiciones, loas y honores. Así, los inquisidores se apoyaron en el cristianismo; los conquistadores, en la mayor gloria de la patria; los colonizadores, en la civilización; los nazis, en la raza; los jacobinos y los bolcheviques, en la igualdad, la fraternidad y la felicidad de las generaciones futuras.

Gracias a la ideología, el siglo XX ha conocido la práctica de la maldad contra millones de seres. Y esto es algo que no se puede refutar, ni esquivar, ni silenciar. ¿Y cómo después de esto podríamos atrevernos a seguir afirmando que no existen los malvados? ¿Quién, pues, exterminó a esos millones? Sin malvados no hubiera habido Archipiélago.

Alexandr Solzhenitsyn, Archipiélago Gulag (1918-1956), Biblioteca El Mundo, vol. 1, p. 210.

¿Qué Pasó Realmente en el Referéndum de Irlanda? Testimonio de Una Creyente

800px-MarriagEquality_Dublin (Kaihsu Tai)

El pasado sábado, 23 de mayo, Irlanda aprobó en referéndum modificar la Constitución para permitir el llamado “matrimonio” homosexual. Sorprendente noticia, tratándose de la muy papista Irlanda. No tanto, por el más que previsible y no muy sofisticado grado de presión y manipulación por parte de la campaña del Sí. Me acuerdo, sin ir más lejos, de uno celebrado en España, hace casi 30 años…

Por su interés, reproducimos el testimonio de una creyente irlandesa acerca del cómo y porqué, como era de esperar, ganó el Sí en el referéndum.

Todos los partidos políticos, todos los medios de comunicación, todas las ONG’s, ríos de millones de magnates americanos, las “celebridades” en pleno, todos, todos apoyando al Sí. Llamativa unanimidad, tratándose del régimen que exalta precisamente la “diversidad”.

Estaba claro que el referéndum se iba a aprobar, sí o sí. Irlanda no se podía “salir del redil” occidental. En todas las dictaduras también se han celebrado referéndums. Visto lo visto, uno más.

Les dejo con el testimonio:

Sigue leyendo