Etiquetado: Aborto

Sermón del Domingo (27-07-2014)

Para poderlo cantar, despleguen “Mostrar más” (dentro de “Información”, en el canal de Youtube)

Anuncios

Mapa del Aborto en Europa

Dicen que una imagen vale más que mil palabras.

Estos son los mapas del aborto en Europa, publicados por William Robert Johnston

mapeuropeabrate

Ahora, por regiones

mapeuropeabrate3big

Lo más evidente:

– los más abortistas son los ex-países comunistas.

– los menos abortistas son (con la excepción de Bosnia-Herzegobina) los más católicos: Polonia, Austria y Portugal.

– los más abortistas en Europa Occidental son: Gran Bretaña, Francia y Países Nórdicos (a excepción de Finlandia).

– las regiones más abortistas en España son Madrid, Málaga, Gerona y (sorprendentemente) Huesca.

– las menos abortistas: Álava, Salamanca y Ávila.

Está claro que el abortismo se basa en el ateísmo y el laicismo. Pero, ¿adónde conduce?

Pueden sacar ustedes mismos las conclusiones.

El Ídolo Abortista

Que los Gobiernos en España, y en particular el actual, han procedido y proceden con una sagacidad artera y fino cálculo en la cuestión del aborto, es algo que a estas alturas ha de estar fuera de toda duda razonable, aunque también sea cierto que no hay más ciego que el que no quiere ver.

Los tres supuestos abortistas de 1985 no fueron más que el primer paso para una implantación del aborto “libre” en nuestro país. Esto sí que ha sido una ley del aborto “a plazos”: primeramente se abrió la puerta al aborto –en teoría parcialmente– a la par que desde el poder se alentaba, ya en las escuelas, el carácter contestatario entre la juventud, y se propugnaba, televisión en mano, una verdadera revolución sexual en la población. Ambas cosas concebidas como medios para superar, en las costumbres del pueblo, el anterior régimen político. Todo ello no respondía más que a una estrategia ya diseñada y no podía sino producir lo que hemos visto en estos últimos veinticinco años: que la sociedad española de facto llegara a practicar masivamente el aborto llamado “libre”, es decir, sin ninguna traba ni restricción. Seguir leyendo

A Propósito de la Declaración de Manhattan

La llamada “Declaración de Manhattan”, redactada y firmada en Estados Unidos entre los meses de octubre-noviembre pasados, ya es conocida en España. Esta Declaración se presenta como un manifiesto de altas personalidades católicas, evangélicas y ortodoxas en asuntos tales como el aborto, la clonación o la homosexualidad, y ha suscitado muchas reacciones, tanto a favor como en contra, dentro y fuera de los círculos evangélicos. Una vez llegada y conocida aquí, es conveniente que nuestra reacción a la misma sea comedida y reflexiva.

Intentando, pues, poner el texto en su contexto, hemos de pensar que la Declaración de Manhattan supone una respuesta a leyes de la administración norteamericana como la “Ley de Crímenes de Odio” (Hate Crimes Bill, firmada por Obama precisamente el 28 de octubre de 2009) o también, a uno de los proyectos estrella de la nuevo gobierno demócrata, el intento de creación de una Seguridad Social universal, pero que incluya el aborto como una prestación sanitaria más. De esta manera, la Declaración afirma resueltamente que no aceptará imposiciones del Gobierno de Obama en estas materias que vayan en contra de sus conciencias, y éste muy bien podría ser el punto principal del manifiesto.

La Declaración de Manhattan es, por ello, un documento propiamente americano. Pero la verdad es que es más que eso, pues claramente nace con la vocación de convertirse en una especie de manifiesto internacional sobre estos asuntos éticos, fijando la posición cristiana en los mismos. Muestra de ello es que en su página web, la declaración esté disponible traducida a nada menos que 14 idiomas. Seguir leyendo

Éxodo 21:22-25 y Aborto

En estos días que vivimos, a veces se escucha que en el pasaje de Éxodo 21,22-25 la vida del no-nacido es considerada de manera muy distinta, más flexible, a como lo consideramos los rigoristas evangélicos que nos oponemos al aborto. Se sugiere, así, que este texto nos desmentiría de plano. Éste es el pasaje (RV60):

22  Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y juzgaren los jueces.

23  Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida,

24  ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie,

25  quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

En realidad, nada es más opuesto a la realidad que esta afirmación, y ello por las siguientes razones: Seguir leyendo