Etiquetado: Bautismo de Infantes

Templo de Lyon, Llamado Paraíso (1569-1570)

Temple_de_Lyon,_Nommé_paradis
(Hacer clic aquí para agrandar)

La pintura representa el comienzo de un servicio de boda o bautizo en este templo circular protestante de Lyon. Las mujeres están sentadas en el centro, frente al púlpito, los hombres a los lados, con los niños. Se nota la presencia de un perro, símbolo de fidelidad pero también de la no sacralidad de los templos protestantes [1]. El pastor, en el púlpito, tiene un pequeño reloj de arena para medir su tiempo de predicación. Los hombres llevan espadas, una marca de su nobleza.

 

La galería presenta el escudo de Lyon y de Francia. En dos pedestales sobre los que están sendas jarras se puede leer citas del evangelio en francés: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón / y a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo. 22:2).

 

Antecedentes

El Templo del Paraíso fue construido en 1564, poco después de la Paz de Amboise y el Sínodo Nacional de 1563. Se encontraba en el lugar llamado “del Paraiso”, rue des Etableries, entre rue Tupin y rue Ferrandière. Lyon entonces salía de los acontecimientos de 1562 que vieron la captura de Lyon por los calvinistas dirigidos por François de Beaumont, Barón de Adrets. Fue destruido con la reanudación de las Guerras de Religión, en 1567.

 

Historia de la pintura

Dibujo del templo del “Paraíso” por Jean Perrissin. Archives municipales de Lyon : GG 86, p. 1

 

Traducción del artículo de Wikipedia, “Le Temple de Paradis”.

[1] Siempre me ha llamado la atención la presencia de perros en el interior de pinturas de templos protestantes del tiempo de la Reforma. Ver el artículo siguiente:

Elisabeth Foucart-Walter, Bernard Reymond, « Église ou Temple: présence d’un chien »

La afirmación del autor del artículo de Wikipedia, de que es símbolo de no sacralidad, aunque parece corriente, es bastante dudosa, pues sería más bien un insulto (la no sacralidad querría decir impureza). En la imagen, el cánido parece hasta escuchar atentamente al predicador, así que si es símbolo de algo, más bien parece de lo primero, de fidelidad.

Por otra parte, en mi opinión, se trata claramente de un culto de bautismo. La posición de los brazos de la mujer parece llevar a un bebé. Si se fijan, a la izquierda se ve a una mujer con la jarra de agua y un hombre con los lienzos para envolver al bebé.

***

Contemplen, pues, la pintura y admiren un culto reformado en estado original, sin pompa alguna. Los niños con la Biblia abierta, siguiendo el culto, como debe ser. El púlpito separado pero a la vez en medio de la congregación. Esos bancos sin respaldo. Maravillosos.

Anuncios

El Bautismo en el Espíritu de la Reforma

Al ascender a los cielos, Cristo encargó a sus apóstoles la misión de discipular o enseñar a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todas las cosas que Él mandó (Mateo 28:19-20). El bautismo, por tanto, es una ordenanza instituida por Jesucristo, un sacramento, que el mismo Señor, nuestro Profeta celestial, sitúa en el marco de la enseñanza de la Palabra de Dios y del hecho de ser discípulos de Él. La relación entre bautismo y Palabra de Dios es prominente en la Escritura. En otro pasaje, el apóstol Pablo sigue señalando esta relación. En Romanos 6:3ss, el apóstol nos exhorta a que nuestra vida sea una muerte al pecado, porque hemos sido “bautizados en la muerte de Cristo Jesús”. En Romanos 6:17, por otro lado, Pablo basa nuestra renuncia al pecado al hecho de “haber sido entregados a la forma de doctrina” de la Palabra. Del mismo modo, encontramos en la Escritura declaraciones que atribuyen al bautismo y la Palabra de Dios las mismas operaciones. “Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra” (Efesios 5:25-26); “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado” (Juan 15:3). El bautismo y la Palabra son, por tanto, inseparables. La Reforma hace hincapié en esta unidad, y reconoce así al bautismo su valor como sacramento, sin supervalorarlo ni menoscabarlo, en los justos términos expresados por la Palabra de Dios.

Seguir leyendo