Categoría: Evangelicismo

El Affaire Homosexualidad-CLIE Finaliza en Tablas

En la era de internet, las noticias y escándalos vienen y se van como pasan los trenes AVE por la meseta. A toda velocidad. Y eso es lo que ocurrió con la noticia que dábamos la semana pasada, acerca del artículo favorable a la homosexualidad publicado por CLIE en su obra “Diccionario Enciclopédico de la Biblia”.

En la primera mitad de la semana, el escándalo desembocó en una iniciativa de boicot a CLIE, iniciativa difundida en las redes sociales. La magnitud en muy poco tiempo de dicho boicot fue verdaderamente impresionante: en pocos días alcanzó la friolera de ¡1,2 millones de personas! Cosas de internet.

Y a finales de la semana, la editorial CLIE reaccionó con un comunicado, difundido también por las redes sociales, en el que, además de defenderse contra las acusaciones, aclaró una serie de cosas:

1) que Alfonso Ropero no fue el autor de dicho artículo, sino un teólogo norteamericano, Tom Hanks (sí, como el actor), a quien por otra parte CLIE también publicó el mismo año (2013) un libro que defendía las más radicales tesis a favor de la homosexualidad;

2) que el artículo de Hanks sólo apareció en su forma original en la primera edición del “Diccionario”, y que fue corregido en las ediciones posteriores;

3) que el subversivo libro de Hanks fue descatalogado por la editorial.

De esta manera, el escándalo de la semana pasada ahora ya parece formar parte del pasado, diríamos que con este resultado general: una parte del mundo evangélico ha hecho sonar todas las alarmas en cuanto al rumbo de la editorial, y por su parte, CLIE, que tiene muchas tablas, posiblemente haya salvado la cara en este asunto. No hay vencedores, no hay vencidos. Como, por otra parte, era de esperar al principio. Ya avanzaba la semana pasada mis dudas ante este tipo de acciones.

Evidentemente, las explicaciones de CLIE no resuelven la cuestión de cómo es posible que llegasen a ofrecer el artículo en cuestión a Hanks y le publicasen encima un libro. Esto no se hace de manera inadvertida o por descuido, sino que fue una decisión consciente tomada por los órganos responsables. Y parece indicar una voluntad determinada de un alineamiento progresivo de la editorial con el liberalismo teológico, máxime teniendo en cuenta que recientemente ha publicado otro libro, en el que se ataca la inerrancia y autoridad de la Biblia, de cuyo nombre no quiero acordarme.

La respuesta de la editorial CLIE a tales cuestiones tal vez quede englobada en la declaración de su comunicado, la que dice que la editorial “no tiene posiciones dogmáticas establecidas”.

En definitiva, y a modo también de autocrítica y como ejercicio de realismo, sería bueno que los evangélicos nos diéramos cuenta de una serie de cosas:

primero, que el llamado “mundo evangélico”, desgraciadamente, no es una Iglesia, sino un conglomerado, una constelación eclesial vagamente entrelazada entre sí, con una unión más institucional que doctrinal y espiritual;

segundo, que los objetivos de una editorial, regida con criterios de empresa, no son, en principio, doctrinales y espirituales, sino económicos;

tercero, que una editorial, regida con criterios de empresa, no contempla el “mundo evangélico” como una Iglesia, sino como un mercado, por lo que no busca su transformación, en el sentido de la reforma bíblica y confesional, sino que trata de adaptarse lo más que pueda al mismo.

Con lo cual, inevitablemente, a la corta o a la larga, se llega a dar carta de naturaleza al liberalismo teológico, hasta que este, por la fuerza de los hechos en las sociedades modernas (ver mi artículo anterior sobre el error del liberalismo, sobre todo las tres últimas tesis), acaba siendo la fuerza dominante (en inglés, mainstream) en todas las corrientes y denominaciones.

Es la gran tragedia del protestantismo en los últimos dos siglos, hasta que se llega al final del camino: cuando el “mundo evangélico” tiene más de mundo que de evangélico. Hasta que finalmente agoniza doctrinal, espiritual y numéricamente hablando, a imagen de las iglesias históricas liberales.

Por acabar con una nota positiva, de esperanza, todo esto demuestra que sigue en pie la necesidad de una reforma bíblica y confesional de la Iglesia (en singular). El mantenimiento del “mundo evangélico”, tal como se ha conocido hasta el momento, no es ni ha de ser nuestro objetivo. A pesar de lo que nos dicen, no somos nosotros los conservadores, no, sino los radicalmente subversivos –nosotros, sí– del orden evangélico instituido. Los conservadores del mismo son otros. Los que lo dirigen en todos sus ámbitos, en los que abundan liberales y progresistas.

Así están las cosas, pues. El “mundo evangélico” es –sigue siendo, nunca dejó de ser– un campo para la Reforma. Ancho, árido y extrañamente hermoso, como las tierras de Castilla, por las que pasa el AVE.

 

 

Anuncios

La Defensa de la Homosexualidad, por la Puerta Grande en el Mundo Evangélico Español

Ropero

En su edición de ayer, “Protestante Digital” informaba del artículo de Alfonso Ropero en el que expone sus puntos de vista en defensa de la homosexualidad. El artículo fue publicado en 2013, en el “Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia” (ed. CLIE). Tampoco es que siga el día a día de la actualidad –intento dejar este viejo hábito–, pero tal vez fue la primera vez en la que un personaje evangélico, fuera de los ámbitos eclesiales liberales, invocaba la Biblia en defensa de la homosexualidad.  En todo caso, por el lugar donde apareció, es una de las veces más importantes.

Siempre he pensado que la publicación de artículos de denuncia manifiesta cierta ingenuidad por nuestra parte, si no vemos los peligros que también pueden comportar. Por lo general, no se suele actuar así: normalmente, a la persona que, por las razones que sea, molesta en el mundo, y creo que también en el evangélico, primero se le ignora, luego se le margina, para acabar condenándolo al ostracismo  poniendo a su alrededor un muro de silencio. Lo que en la antigua Grecia era una medida preventiva o disciplinaria tan sólo temporal (unos diez años), de la que se salía completamente rehabilitado, en la actualidad se convierte fácilmente en un estado permanente, vitalicio, de por vida.

Sorprenderá, pues, o no tanto, la difusión que los puntos de vista a favor de la homosexualidad tiene en el mundo evangélico. Literalmente, por la puerta grande. Pero es que, además, la publicación de artículos como el que señalábamos, sin añadir consigo una refutación, lo único que hace, inevitablemente, es promocionar a la persona y sus puntos de vista. Publicidad gratis. De esta manera, nos acostumbramos cada vez más a la idea de que la defensa de la homosexualidad esa una opción teológica más dentro de las variopintas existentes en el mundo evangélico.

Hace once años, en el 2006, publiqué un artículo en la revista “Nueva Reforma”, llamado “Santidad del sexo y homosexualidad”, en el que, además de desmontar por adelantado las afirmaciones de Ropero –al menos, algunas de ellas– se exponía la enseñanza bíblica sobre la cuestión, según la cual la homosexualidad va en contra del diseño y ordenanza original de Dios en la Creación, y por lo tanto es pecado. Seguirían otros muchos escritos, advirtiendo del rumbo que invariablemente iba a seguir el mundo evangélico, vista la escasa y ambigua reacción al “matrimonio homosexual”.

Me acuerdo perfectamente cuándo concebí el artículo, incluso del día, en verano del 2005, durante las vacaciones de verano en la República Checa. Fue unos meses después de haber obtenido el doctorado en teología y unas semanas después que Zapatero proclamara su aciago “España será un país más decente”. Mucho ha llovido desde entonces. Donde vivimos, vemos nevar cada año.

Este blog, “Westminster Hoy”, comenzó su andadura en junio de 2009. Uno de sus objetivos fue rescatar del olvido los artículos que escribí en diferentes medios durante el periodo 2004-2008. No sé cuál pudo ser la influencia de mi artículo en 2006. Seguramente, Ropero no lo leyó, o si lo leyó, por lo que se ve, poco caso le hizo. Tampoco estoy seguro de la difusión y uso que este artículo pueda tener en la actualidad. Pero, en todo caso, lo escrito, escrito queda.

Cuando Obama Defendía el Matrimonio

En diciembre del 2008, un Obama reciéntemente elegido como Presidente de los EEUU comparecía en la iglesia de Rick Warren. Allí, con toda la desfachatez del mundo, y ante los vítores y aplausos de los asistentes, dijo cosas como:

“el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer”

“para mí, como cristiano, es también una unión sagrada, en la que Dios está en medio”.

Por aquel entonces, el gaymonio todavía era una chaladura de países como Países Bajos, Bélgica, España, Canadá y Sudáfrica (y para de contar). Bien, pues este mismo hombre, Obama, es el que en 2015 implantaría el gaymonio en los EEUU a escala nacional. Y después de él, al universo.

¿Lecciones?

1) Lo conveniente, en términos de popularidad, y lo peligroso que resulta, a los pastores avalar y promocionar candidatos y posturas considerados como “progresistas” (véase, Warren).

2) La facilidad con que los políticos mienten sin rubor alguno (véase, Obama).

3) La facilidad con que los evangélicos nos dejamos engañar por unos y otros.

Nota: Personalmente, el estilo de Obama me recuerda terriblemente al de los partidos en la campaña en España que se ríen directamente de sus electores, quienes los van a seguir votando fielmente (sean de derechas o de izquierdas).

El vídeo en cuestión (está en inglés, pero se puede tener los subtítulos apretando al cuarto icono de la parte de abajo, comenzando por la derecha)

Rick Warren Declara a Francisco I Como El Papa De Todos Los Evangélicos

Hace tiempo ya dije que Rick Warren nos mete de lleno en la espiritualidad del catolicismo-romano. Bueno, el tiempo nos va dando la razón.

En este video, de este año, Warren califica a Francisco I (así como de pasada)  “nuestro nuevo papa”. Como lo oyen. Literal. Vean: segundo 20.

Contornos de una Herejía Difusa: Rick Warren y “Una Vida con Propósito”

A menudo comparo al actual mundo evangélico, que ha abandonado masivamente la Reforma, como si fuera un viejo millonario que no sabe qué hacer para entretener su vida y que emplea su fortuna para intentar revivir las emociones de su juventud. Una y otra vez lo intenta, pero siempre llega a la misma sensación de insatisfacción. No es lo mismo que la primera experiencia vivida. No se puede comparar con el original. Con todo, ahí lo tenemos, inasequible al desaliento, probando incansablemente, experimentando con todo lo que le viene a mano.

Es de esta manera como el mundo evangélico ha llegado a ser todo un filón para avezados empresarios, pues esta ansia por la experimentación, bien orientada, puede resultar en una inagotable fuente de ingresos económicos. De hecho, esto es lo que ya ha ocurrido. El ejemplo por excelencia lo tenemos en la adquisición por el magnate de la comunicación Rupert Murdoch de la prestigiosa editorial americana Zondervan, y el lanzamiento por todo lo alto de sus dos productos estrella: la traducción de la Biblia NIV (Nueva Versión Internacional, en español) y el libro Una vida con propósito, del pastor bautista de la mega-iglesia de Saddleback (California, 19.000 miembros) Rick Warren.

De la magnitud de esta última empresa da cuenta los nada menos que 30 millones de libros vendidos por Rick Warren en todo el mundo, que le han propiciado unos ingresos de unos 25 millones de dólares, o, lo que es lo mismo, ocupar el número 57 en la lista de los mayores millonarios de América. Pensemos lo que esto significa. Algo absolutamente asombroso. Seguir leyendo

Soy Pastor Evangélico y Creo en las Doctrinas Reformadas, ¿Qué Puedo Hacer?

Retomo, por ser una cuestión extremadamente importante para nuestros días, el comentario del hermano Morgan y mi respuesta en el reciente artículo El silencio de los pastores cripto-reformados.

Por un lado, como dije en mi comentario de respuesta, el pastor se halla bajo el deber de conciencia ante el Señor de predicar y enseñar conforme a la verdad de la Palabra de Dios (en este sentido va también el comentario del hermano Eduardo).

La idea, en principio, puede causar algo de respeto. Pero atención a este punto: si el pastor llega al convencimiento de las doctrinas de la Reforma, no se trata de un punto particular, individual, una novedad del pastor que, por ser tal, se tiene que tomar con mucha precaución y reservas. ¡Se trata, nada menos, de una confesión de fe histórica de la Iglesia del Señor Jesucristo! El pastor, al menos interiormente, se suma a ella y adhiere a la misma. Por todo ello, hay un plus de seguridad, pero también de responsabilidad, en cuanto al tener que enseñarla.

Pero, por otro lado, tal como avancé en mi artículo y se hizo patente en los comentarios, entrar a predicarla, sin más, sería una operación absolutamente suicida, tanto con respecto a la propia congregación como de cara a la denominación.

Por supuesto, el pastor siempre tiene como primera opción la de desistir de entrada de introducir la doctrina de la Reforma en su congregación, para irse a servir directamente en un ámbito reformado. Personalmente, este fue mi caso. Avanzo que no tengo queja alguna de la denominación en la que entonces servía o de mi propia congregación. Pero también creo que el resultado se debió mucho a mi juventud e inexperiencia en aquel entonces. En todo caso, es mejor salir que dejar por el camino una iglesia destrozada.

Eso es, normalmente, lo que ocurrirá si se intenta introducir la doctrina de la Reforma en una congregación “a las bravas”, sin antes introducir previamente las condiciones necesarias para un cambio de tal magnitud. La teología reformada de las “causas segundas” aquí es fundamental. Producir un cambio significativo sin previamente proveerse de las condiciones y medios necesarios es algo perteneciente a la categoría de “milagros”. Estos pueden existir (no somos naturalistas) pero no es lo que normalmente ocurre (de ahí, precisamente, que sean “milagros”). Sin estas “causas segundas” (condiciones), y sin mediar milagros, el desastre está asegurado.

Lo que sigue son mis consejos al respecto:

Seguir leyendo

El Silencio de los Pastores “Cripto-Reformados”

Fue en mis tiempos de seminario cuando conocí la expresión “cripto-bautista” (del griego kruptos, “escondido”), para referirse a pastores, normalmente en las iglesias reformadas, que escondían sus convicciones bautistas. Debo decir que, en realidad, nunca conocí a ninguno, y de haberlo habido, ciertamente lo hubiera tenido muchísimo más fácil para acabar ejerciendo un ministerio pastoral en el mundo evangélico que uno en la situación contraria. Porque, ciertamente, el pastor en iglesia evangélica que llegue a las convicciones reformadas en cuanto al bautismo infantil tendrá que afrontar, si es coherente con ellas, una situación que, siendo moderados, podemos calificar de muy delicada, y siendo realistas, de sencillamente aterradora.

Imaginémonos, sino, el cuadro. Pastor de media edad (40-50 años) con familia a su cargo, que desempeña el ministerio en una concurrida iglesia… Seguir leyendo