El Etos Marcial del Culto Reformado Histórico: El Canto de Salmos para un Vigoroso Culto del Reino (parte 2)

Psautier 1563

[Continuamos con la excelente serie del Pastor John Sawtelle[1] acerca de la historia de los Salmos de Ginebra y su papel en las Guerras de Religión de los siglos XVI y XVII en Europa. Pueden consultar el original en inglés aquí. Westminster Hoy no comparte forzosamente la totalidad de los puntos de vista del autor, pero recomienda vehementemente su lectura].

Al pensar acerca de la práctica histórica Reformada del canto de Salmos y cómo ella cultivó el particular efecto de un etos marcial, será útil delinear brevemente el origen y la distribución del Salterio de Ginebra, el cual tendría un papel esencial para dar forma al culto reformado al menos durante unos siglos después de la Reforma. Aunque ya se cantaban los Salmos entre los reformados en la década de 1520, fue Calvino quien ayudó a que esta práctica llegara a ser una seña de identidad para las iglesias reformadas. Tomando un vía media entre Lutero, por un lado, quien incorporó himnos y salmos en la adoración pública, y Zwinglio, por otro, quien rechazó totalmente el uso tanto de instrumentos como incluso del canto en el culto público, Calvino propuso el canto de los Salmos a capela por toda la congregación.

Seguir leyendo

La Familia Según la Voluntad de Dios

Murillo_Isaac bendiciendo a JacobIsaac bendiciendo a Jacob (Bartolomé Esteban Murillo)

Introducción: La utopía y la familia. Breve estado de la cuestión

Desde el inicio y difusión de las ideas filosóficas naturalistas, a partir de mediados del siglo XVII, hasta el triunfo de las mismas en el movimiento de la Ilustración en el siglo XVIII, se inició un proceso por el cual los pensadores escépticos o ateos iban a conseguir alejar a las poblaciones de las distintas naciones occidentales de su largo pasado de herencia cristiana –Reforma protestante incluida–. Si algún papel se seguiría reconociendo a la religión, este quedaría relegado meramente al ámbito de lo personal y privado. Lo cual implica que la religión debía estar asimilada, tanto en teoría y como en práctica, a la superstición y, por tanto, se le declaraba incapaz de regir, siquiera orientar, la mentalidad de las sociedades, y ello en beneficio de la “Diosa Razón”.

Seguir leyendo

Revolucionaria Familia

Un alumno de la Academia me comentaba recientemente la situación del lugar donde vive: una ciudad de Hispanoamérica, de unos 240 mil habitantes, que cuenta con unas ciento ochenta denominaciones evangélicas. El caso puede parecer muy extremo, pero seguramente no lo será tanto. Es bien representativo de lo que ocurre en los países de habla hispana y lo que empieza a ocurrir también en España. ¿Un triunfo de la libertad? Sólo los muy fanáticos considerarán esta situación como una buen a o legítima expresión de la iglesia en el Nuevo Testamento.

Como resultado de esta extrema atomización evangélica, el protestantismo en general, por un lado, nunca se puede presentar como alternativa, siquiera legítima, a la Iglesia católica-romana; como tampoco, por otra parte, puede llamar a la obediencia a la fe a las naciones, ni mucho menos a sus gobernantes, tal como establece las Sagradas Escrituras (Mateo 28:19-20; romanos 1:5; Salmo 2:10-12; 72:1).

La gravedad de esta situación llama a replantearnos por completo los fundamentos que por largo tiempo dábamos por sentado, en todos los órdenes. El hacerlo, precisamente, se llama Reforma. Y si uno de los fundamentos principales sobre el cual se basa el caótico estado evangélico actual se llama individualismo, es decir, una concepción (conforme a la cosmovisión imperante en el mundo) individualista de la vida y por ende de la iglesia, es ahí donde habrá que empezar a aportar el correctivo de la Palabra de Dios, las Sagradas Escrituras. Frente al individualismo imperante en la sociedad, pues, tenemos que comenzar por el principio: recuperando el verdadero sentido de la familia.

Este fin de semana, unas 800 mil personas se han manifestado en París en contra del llamado “matrimonio” homosexual. Este impresionante acto, convenientemente pasado de puntillas por la prensa española, muestra que Francia lo recibe de manera muy distinta cómo, servilmente, lo hizo España. Con todo, de nada servirá manifestaciones como esta si no vamos a recuperar plenamente el verdadero sentido, natural y bíblico, de la familia.

Siempre se ha considerado a la familia como una institución conservadora en la sociedad. Las cosas hoy han cambiado radicalmente: en la actualidad, tal vez no haya entidad más revolucionaria que ella. La cuestión, pues, es si los evangélicos vamos a recibir y aplicar la enseñanza de las Sagradas Escrituras con respecto a la familia, en contra de los dictados del mundo y frente a su oposición.

El Etos Marcial del Culto Reformado Histórico: El Canto de Salmos para un Vigoroso Culto del Reino (parte 1)

“Un huguenote en el Día de San Bartolomé, rehusando protegerse del peligro por llevar una señal católica romana” (Sir John Everett Millais)

[Reproducimos la excelente serie de siete artículos del Pastor John Sawtelle[1] acerca de la historia de los Salmos de Ginebra y su papel en las Guerras de Religión de los siglos XVI y XVII en Europa. Pueden consultar el original en inglés aquí. Usado con permiso. Westminster Hoy no necesariamente comparte la totalidad de los puntos de vista del autor, pero recomienda vehementemente su lectura].
El culto reformado, es decir, la adoración regulada conforme a la Sola Escritura (Catecismo de Heidelberg Q 96; artículo Confesión Belga 32), ha fomentado y cultivado una forma única de piedad en la iglesia reformada en el pasado. Se podrían citar muchos ejemplos y testimonios de esta distintiva forma de piedad, pero en esta nueva serie propongo considerar el ETOS MARCIAL producido por el canto de Salmos, que caracterizó al calvinismo militante durante los siglos XVI y XVII. El estudio que usaré para tratar acerca del etos marcial producido por el canto de Salmos en las iglesias reformadas de este período fue realizado y publicado por W. Reid Standford en un artículo titulado, “Los Himnos de Guerra del Señor: El canto de Salmos calvinista del siglo XVI”. El Dr. Reid fue profesor de Historia en la Universidad de Guelph y el estudio presentado en este ensayo en particular se encuentra en un volumen de ensayos publicado en 1970 en Ensayos y Estudios del siglo XVI, editado por C.S. Meyer. En las entradas posteriores que se basarán en este ensayo, me propongo examinar las cinco áreas siguientes:

Seguir leyendo

El Comienzo de Algo Nuevo

Tras unos días en mi tierra natal, Barcelona, hemos podido comprobar que las banderas independentistas izadas en los balcones tras el órdago del 11 de septiembre, lejos de arriarse, se mantienen en alto. Frente a ellas, comienzan en algunos, pocos, balcones a ondear banderas españolas. A lo que se ve, el riesgo de fractura social en Cataluña comienza a ser evidente.

Treinta y cinco años: esto es lo que nos ha costado a todos despertar del sueño y ver de cara a la realidad. Los nacionalistas, al final, sólo quieren la independencia. Se acaba, por tanto, uno de los mitos sobre los cuales se asentó la Transición: la voluntad de consenso y acuerdo infinito. Hay realidades irreductibles y cosas innegociables. La soberanía de un país, por ejemplo.

Durante estos días, también hemos podido ver por televisión al mayor artífice de la Transición, el Rey, andando con muletas y con el rostro inflado de cortisona. Todo parece indicar que estamos ante el inicio de una nueva etapa en la Historia de España.

Sea ella la que traiga la Reforma a nuestro país.