Categoría: Exégesis

Israel en Romanos 9-11 según la Exégesis Católica-Romana Contemporánea. Punto de Vista Reformado

INTRODUCCIÓN

Romanos 9-11 es, sin duda alguna, uno de los pasajes más importantes, teológicamente hablando, de toda la Biblia. Es éste un pasaje muy compacto, que trata además acerca de cuestiones que han marcado el pensamiento cristiano, en Occidente en particular. Tradicionalmente, Romanos 9-11 ha sido el lugar por excelencia donde se han dirimido las disputas teológicas sobre temas tales como la predestinación, la elección o la reprobación. Recientemente, a partir de la II Guerra Mundial, el interés por este pasaje ha aumentado, más si cabe, sobretodo a causa de la cuestión de la elección de Israel y su salvación.

El título de esta conferencia podría parecer hoy decididamente desfasado. En efecto, hablar hoy de exégesis católica-romana, reformada o incluso evangélica comienza a ser un arcaísmo. Calificar a los exégetas, y las exégesis, según las diferentes confesiones se percibe, por lo general, como una interferencia ilegítima, cuyo objetivo no sería que el de perpetuar los viejos dogmatismos eclesiales.

Sin embargo, creemos que todas estas objeciones carecen, como mínimo, de realismo. Ciertamente, exégesis y teología no pueden ser disociadas tan fácilmente. Toda exégesis genera y supone una teología. El exégeta cristiano, además, pertenece a un origen eclesial, por lo tanto teológico, determinado. Hombre de Iglesia, el exégeta es también hombre de su tiempo, compartiendo, de una u otra manera, las ideas y preocupaciones, no solamente éticas sino también estéticas, que atraviesan la sociedad en la que vive. El punto, pues, que quisiéramos subrayar antes de comenzar la conferencia es que la exégesis no es una ciencia ideal, beatífica, en la que el exégeta se sienta apaciblemente ante su escritorio, como si estuviera en el cielo, lejos de todo condicionamiento humano. Como vamos a ver, esto está lejos de la verdad. La exégesis no está hecha por máquinas, sino por hombres. Seguir leyendo

Dios Salve al Rey

Cuando se lee o interpreta la Biblia, es ciertamente difícil poder sustraerse a las propias presuposiciones fundamentales, que muchas veces no son más que los prejuicios heredados de la cultura ambiente. El resultado de ello es que se tiende siempre a proyectar y superponer nuestra propia cultura o manera de ver las cosas a lo declarado en la Sagrada Escritura. De esta manera, está claro que el criterio de verdad y la realidad última siempre seguirá siendo nuestro presente y que el contenido de las Escrituras siempre tenderá, de una manera u otra, a confirmarlo.

Un excelente ejemplo de todo esto lo tenemos en la declaración de Pablo en 1 Timoteo 2:1-2. “Amonesto pues, ante todas cosas, que se hagan rogativas, oraciones, peticiones, hacimientos de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.”

¿Cuál es el verdadero alcance de este texto? ¿Por cuál cosa nos está Pablo exhortando a que los creyentes oremos?

Según nuestra manera de ver, heredada del estado de cosas intelectual, político y social a este lado de la Modernidad, seguramente explicaremos este texto diciendo que Pablo nos exhorta a que oremos solamente para que los reyes y las autoridades gobiernen bien y nos concedan “la libertad” para que nosotros vivamos “quieta y reposadamente, en toda piedad y honestidad”. Interpretamos así este texto a partir de nociones que en nuestros días nos son fundamentales e incuestionables como la libertad de cultos o la aconfesionalidad del Estado. Esto, lo dicho, lo hemos hecho todos, y he de decir que yo también muchas veces he enseñado este texto en este sentido.

¿Es éste el sentido de las palabras de Pablo aquí? ¿Está Pablo preocupado por nuestros problemas intelectuales y culturales, que estarían todavía por llegar y que tardarían casi dos mil años en aparecer? Pero sobretodo, ¿es esto la justa exposición del pensamiento de Pablo en este mismo pasaje?

Para ver el alcance de este texto, estos dos primeros versículos del capítulo han de ser interpretados en su propio contexto. Seguir leyendo

Notas Exegéticas – Romanos 11:29

Por lo general, y en círculos evangélicos no digamos, se da por segura una hipotética conversión de la nación de Israel al final de los tiempos. Tan segura se considera ésta que hasta en las traducciones evangélicas de la Biblia al español se ha incurrido en el error histórico de forzar la traducción de Romanos 11:26 en esta dirección (es decir, traducir “luego” en vez de “así”, que es sin lugar a dudas la traducción verdadera). Cuando se comenzó a circular esta mala traducción no lo sé. Sólo sé que no salió de la pluma de Cipriano de Valera, en la traducción de 1602.

Uno de los apoyos que se da normalmente para esta futura conversión es Romanos 11:29, entendido este versículo como haciendo referencia a la vocación general o nacional del pueblo de Israel, al mantenimiento del status de Israel como pueblo elegido de Dios. Pero ¿es esto así? ¿Se refiere realmente Romanos 11:29 a una elección nacional o tiene que ver más bien con la salvación irrevocable que heredan los elegidos de Dios?

Notas Exegéticas – Romanos 11:29

Éxodo 21:22-25 y Aborto

En estos días que vivimos, a veces se escucha que en el pasaje de Éxodo 21,22-25 la vida del no-nacido es considerada de manera muy distinta, más flexible, a como lo consideramos los rigoristas evangélicos que nos oponemos al aborto. Se sugiere, así, que este texto nos desmentiría de plano. Éste es el pasaje (RV60):

22  Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y juzgaren los jueces.

23  Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida,

24  ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie,

25  quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

En realidad, nada es más opuesto a la realidad que esta afirmación, y ello por las siguientes razones: Seguir leyendo