Categoría: Biografías

Guido de Bres, Confesor de la Fe en Bélgica

Guido de Bres nació en la ciudad de Mons, en el sur de Bélgica, en el año 1522. Su padre era de oficio pintor de cerámica y su madre era una fiel católica-romana. Con la difusión de las ideas de la Reforma, la familia quedó dividida, pues sólo los dos hijos menores (Cristóbal y Guido) y la única hija (Mailette) rompieron con la iglesia papista. No se sabe con precisión acerca de la conversión de Guido, salvo que esta se tuvo que producir antes de cumplir 25 años, fruto principalmente de su lectura personal de la Biblia.

Seguir leyendo

Cipriano de Valera: El Reformado Español

Cipriano de Valera es, sin lugar a dudas, el español del siglo XVI que de manera más clara y contundente se definió por la fe de la Reforma y que contribuyó de manera más decisiva a la transmisión de la Palabra de Dios. Nació en 1532 en Frenegal de la Sierra (Badajoz), y después de haber estudiado filosofía durante seis años, ingresó en el monasterio jerónimo de San Isidoro del Campo. Allí conocería las verdades de la Palabra de Dios proclamadas por la Reforma, y de allí saldría, en el año 1557, rumbo al exilio, junto con otros compañeros de monasterio, como Antonio del Corro o Casiodoro de Reina. Tras un breve paso por Ginebra, donde conocería personalmente al Reformador Juan Calvino, en 1558 Valera se instaló definitivamente en Inglaterra. Allí, además de casarse en 1563, llegaría a ser profesor tanto en la universidad de Cambridge como de Oxford. Durante 20 años, Valera llevó a cabo el monumental trabajo de revisar la traducción de la Biblia que en 1569 publicara su antiguo compañero, Casiodoro de Reina. Su nueva revisión se publicó en el año 1602. Pocos años más tarde, no se sabe exactamente cuando, Valera falleció en su exilio de Inglaterra.

Seguir leyendo

El Último Calvinista en Francia: Auguste Lecerf

Auguste Lecerf (izquierda), Sergius Bulgakov (centro) y Fritz Lieb (derecha) en 1933.

Una de las personalidades por las que, como cristiano, siento más aprecio y simpatía es la del pastor y profesor reformado Auguste Lecerf.  Ni su conversión ni su posterior evolución teológica e intelectual se explican por las condiciones familiares o eclesiales en las que vivió, en las que predominaban las ideas liberales. Lecerf fue un verdadero reformado confesional, en un sentido pleno de la palabra. En él se percibe la verdadera y continua “renovación del entendimiento” a la que todos los cristianos somos llamados (Romanos 12:1-2), dirigida siempre por la autoridad de Dios quien habla en las Sagradas Escrituras. Lecerf no fue perfecto y como todos los hombres tuvo también sus fallos, pero en su vida y obra se ve claramente el llamamiento y bendición de Dios.

“LECERF Auguste – Pastor reformado, profesor de teología. Nacido el 18 de septiembre de 1872 en Londres; muerto el 1 de septiembre de 1943. Hijo (oficialmente, porque su verdadero padre era un noble escocés) de René Lecerf, francés, refugiado en Londres tras la Comuna de París, en la que participó, y de Stela Élisa Ramonetti, inglesa de ascendencia italiana, quien también participó en la Comuna de París. Se casó el 28 de septiembre de 1893 con Andréa Elisabeth Léré. Cuatro hijos.

De padres agnósticos y anticlericales, que regresaron a Francia tras la amnistía de los Comuneros, Auguste Lecerf se convirtió al protestantismo durante su adolescencia, principalmente tras la lectura de las obras de Juan Calvino (fue bautizado, parece ser, a los 17 años). Después de una estancia en la Escuela preparatoria para el ministerio evangélico de  Batignolles, hizo sus estudios en la Facultad de teología de París entre 1891 y 1895. Seguir leyendo