Etiquetado: Unidad del Pacto de Gracia

Pacto con Abraham, Pacto Mosaico y Pacto de Gracia, Según Calvino

Figures_016_A_Deep_Sleep_Fell_Upon_Abram_and_a_Horror_Seized_Him

El 20 de marzo de 1555, miércoles, bien pronto por la mañana, en los servicios de predicación al comenzar la jornada de trabajo, Juan Calvino predicó su primer sermón en el libro de Deuteronomio. Continuaría haciéndolo en los cultos matinales entre semana durante los próximos diecisite meses, hasta el 15 de julio de 1556, también miércoles, completando un total de 200 sermones en el libro de Deuteronomio.

Uno de los puntos de interés de esta obra es determinar exactamente la verdadera enseñanza de Calvino acerca del pacto mosaico, que es precisamente el tema principal del libro de Deuteronomio. Calvino expone la verdadera naturaleza de este pacto desde el primer sermón mismo. Por supuesto, no hay ningún rastro en él de la concepción corriente en sectores que se reclaman de la Reforma, que afirma que el pacto de Moisés es un pacto de ley u obras distinto del pacto de gracia del Nuevo Testamento.

Porque (como lo veremos) la Ley no ha sido dada solamente como una regla de bien vivir, sino que ella está fundada en la alianza que Dios había hecho con Abraham, y con su simiente (Gálatas 3:29). Y en virtud de esta alianza, somos herederos del reino celestial, como S. Pablo lo muestra. Y para buscar nuestra salvación, debemos llegar a esta promesa que fue dada a nuestro padre Abraham; y que seamos su linaje espiritual, para ser domésticos de la Iglesia de Dios, para ser miembros de nuestro Señor Jesucristo. De esto, pues, vemos que esta doctrina no ha servido sólo hasta la venida del Hijo de Dios, sino que ella nos es útil y lo será hasta la fin del mundo. Por es un edificio fundado sobre esta alianza eterna, de la que (como he dicho) procede nuestra salvación como de su verdadera fuente

Jean Calvin, Sermons de M. Jean Calvin sur le V. livre de Moyse nommé Deuteronome, (Ginebra : 1567), p. 4.

Anuncios

Sermón del Domingo (14-6-2015)

CULTO DE LA MAÑANA

Apocalipsis 4, “La visión del trono celestial”

CULTO DE LA TARDE

Romanos 9:14-18, “La predestinación de Dios (3)”

Cita Diaria con Calvino (94)

“Y si los lectores prefieren que les aduzca testimonios de la Ley y de los Profetas, mediante los cuales puedan ver claramente que el pacto espiritual de que al presente gozamos fue comunicado también a los patriarcas, como Cristo y los apóstoles lo han manifestado, con gusto haré lo que desean; y tanto más, que estoy cierto de que los adversarios serán convencidos de tal manera que no puedan ya andar con tergiversaciones.

Comenzaré con un argumento, que estoy seguro de que a los anabaptistas les parece débil y casi ridículo; pero de gran importancia para las personas razonables y juiciosas. Admito como cosa irrebatible, que la Palabra de Dios tiene en sí tal eficacia, que vivifica las almas de todos aquellos a quienes el Señor hace la merced de comunicársela. Porque siempre ha sido verdad lo que dice san Pedro, que la Palabra de Dios es una simiente incorruptible, la cual permanece para siempre; como lo confirmación la autoridad de Isaías (1 Pe. 1: 23; Is. 40:6). Y como en el pasado Dios ligó a sí mismo a los judíos con este santo nudo, no se puede dudar que Él los ha escogido para hacerles esperar en la vida eterna […]

Y si esto parece aún algo intrincado y oscuro, pasemos a la fórmula misma del pacto, que no solamente satisfará a los espíritus apacibles, sino que demostrará suficientemente la ignorancia de los que pretenden contradecirnos.

El Señor ha hecho siempre este pacto con sus siervos: “Yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo” (Lv. 26:12); palabras en las que los mismos profetas declaran que se contiene la vida, la salvación y la plenitud de la bienaventuranza. Pues no sin motivo David afirma muchas veces: “Bienaventurado el pueblo cuyo Dios es Jehová” (Sal. 144;15) “el pueblo que él escogió como heredad para sí” (Sal. 33:12). Lo cual no se debe entender de una felicidad terrena, sino que Él libra de la muerte, conserva perpetuamente, y mantiene con su eterna misericordia a aquellos a quienes ha admitido en la compañía de su pueblo. E igualmente otros profetas: “Tú eres nuestro Dios; no moriremos” (Hab. 1: 12). Y: “Jehová es nuestro legislador; Jehová es nuestro rey; Él mismo nos salvará” (Is.33:22). “Bienaventurado tú, oh Israel; ¿Quién como tú, pueblo salvo por Jehová?” (Dt. 33:29) […]

Añádase a esto que Él no solamente les afirmaba que sería su Dios, sino también les prometía que lo sería para siempre, a fin de que su esperanza, insatisfecha con los bienes presentes, pusiese sus ojos en la eternidad. Y que este modo de hablar del futuro haya querido significar esto, se ve claramente por numerosos testimonios de los fieles, en los cuales no solamente se consolaban de las calamidades actuales que padecían, sino también respecto al futuro, seguros de que Dios nunca les había de faltar.

Asimismo había otra cosa en el pacto, que aún les confirmaba más en que la bendición les sería prolongada más allá de los límites de la vida terrena; y es que se les había dicho: Yo seré Dios de vuestros descendientes después de vosotros (Gn. 17:7). Porque si había de mostrarles la buena voluntad que tenía con ellos ya muertos, haciendo bien a su posteridad, con mucha mayor razón no dejaría de amarlos a ellos. Pues Dios no es como los hombres, que cambian el amor que tenían a los difuntos por el de sus hijos, porque ellos una vez muertos no tienen la facultad de hacer bien a los que querían. Pero Dios, cuya liberalidad no encuentra obstáculos en la muerte, no quita el fruto de su misericordia a los difuntos, aunque en consideración a ellos hace objeto de la misma a sus sucesores por mil generaciones (Ex.20:6). Con esto ha querido mostrar la inconmensurable abundancia de su bondad, la cual sus siervos habían de sentir aun después de su muerte, al describirla de tal manera que habría de redundar en toda su descendencia.

El Señor ha sellado la verdad de esta promesa, y casi mostrado su cumplimiento, al llamarse Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob mucho tiempo después de que hubieran muerto (Éx. 3:6; Mt. 22:32; Lc. 20:37). Porque sería ridículo que Dios se llamara así, si ellos hubieran perecido; pues sería como si Dios dijera: Yo soy Dios de los que ya no existen. Y los evangelistas cuentan que los saduceos fueron confundidos por Cristo con este solo argumento, de tal manera que no pudieron negar que Moisés hubiese afirmado la resurrección de los muertos en este lugar. De hecho, también sabían por Moisés que todos los consagrados a Dios están en sus manos (Dt. 33:3). De lo cual fácilmente se colegía que ni aun con la muerte perecen aquellos a quienes el Señor admite bajo su protección, amparo y defensa, pues tiene a su disposición la vida y la muerte”.

Institución de la religión cristiana II.X.7, 8 y 9 (p. 316-318).