Etiquetado: Testimonio de fe

La Fe de Abraham

Texto en formato pdf aquí

El texto que hemos leído nos sigue presentando la figura de Abraham, como el padre de la fe, o como el padre de los creyentes, sean de origen judío o no. Todo creyente es hijo espiritual de Abraham. Ésta es la lección que nos da todo este capítulo en general, y sobretodo los vv. 11-12 y el vs. 16.

El vs. 17 viene a dar una confirmación por medio de la Escritura de este hecho, que Abraham es el padre de creyentes no sólo judíos sino también gentiles: “como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes”. Hay que notar que ésta es una cita directa de la Escritura, de Génesis 17:4. Está, además, la cuestión del paréntesis, que figura en nuestra traducción de la Biblia, pues se considera que esta cita no continúa con la frase que sigue (“delante de Dios”). En traducciones en otras lenguas este paréntesis no existe y en mi opinión no debería estar aquí, pues el apóstol muy bien podría estar dejar abierta esta cita juntándolo con lo que sigue, diciendo que Abraham fue “puesto delante de Dios como padre de muchas gentes.”

Pero dejamos estas cuestiones para centrarnos de lleno con nuestro texto, que como vemos nos habla y nos enseña acerca de la fe de Abraham. Hasta el momento, en todo este capítulo hemos estado tratando acerca de la justificación por la fe. La hemos estado tratando con bastante detalle. Vemos que tiene una enorme importancia todo lo que el apóstol nos enseña aquí acerca de la justificación por la fe. Pero ahora nos habla de la fe de Abraham. Nos quiere enseñar qué es la fe, y para no estar dando definiciones de diccionario, nos la presenta por medio del ejemplo y de la vida de Abraham.

Es importante, creo, el punto que la Palabra de Dios nos presenta aquí. Uno podría pensar que la Palabra nos habla sólo como si fuera una teología sistemática. Ella es importante, y no lo dudo en ningún momento, pues la teología sistemática no pretende otra cosa que presentar la enseñanza de la Palabra de Dios. Pero no se trata sólo de enseñanza teórica, abstracta. La enseñanza también es viva y ha de verse también en la vida de las personas. Pero no sólo eso. Si nos damos cuenta, la vida de las personas ilustra o enseña acerca de la verdad de la Palabra. No que sea otra revelación aparte de la Palabra, sino que como esta Palabra ha tomado forma de una manera tan palpable y visible en la vida de una persona, que esa vida nos puede servir para comprender la naturaleza de la fe y ayudarnos en nuestra vida de fe. Seguir leyendo