Salmo 90 del Salterio de Ginebra

“Señor, Tú nuestro refugio has sido
De generación en generaciones.
Antes que hubiesen nacido los montes,
La tierra y mundo hubieses esculpido,
Del siglo hasta el siglo sin final
Sólo Tú eres el Dios eternal”.