Salmo 79 del Salterio de Ginebra

“Oh Dios, a Tu heredad vinieron pueblos;
Han profanado ellos Tu santo templo;
Jerusalem reducida ha sido
A un gran montón de escombros esparcidos.
Y han llegado a dar
Tus siervos por manjar
A aves de los cielos;
Y a todo animal
Que en tierra está
La carne de Tus santos”.