Etiquetado: Policarpo de Esmirna

Lo que le Dijo Policarpo de Esmirna al Hereje Marción

Apóstol Juan y Marción de Sinope, from JPM LIbrary MS748, s. XI

 También menciona esto: que cuando Marción, de quien reciben el nombre los marcionitas, se encontró en una ocasión con el santo Policarpo, y le dijo: «Reconócenos, Policarpo», [Policarpo] respondió: «Te reconozco, reconozco al primogénito de Satanás».

Epístola de la Iglesia de Esmirna a la de Filomelio (manuscrito de Moscú)

Marción de Sínope fue un herético del s. II que afirmaba que el Dios del Antiguo Testamento no era el mismo que el Dios del Nuevo Testamento. Rechazó todo el Antiguo Testamento como Escritura canónica, y del Nuevo Testamento expurgó todo lo que consideraba como judío, con lo que se quedó tan sólo con el Evangelio de Lucas y las Epístolas de Pablo.

Anuncios

El Martirio (Testimonio Supremo) de Policarpo de Esmirna (año 155 d. C.)

Martirio Policarpo

Pero cuando Policarpo entró en el estadio le llegó una voz del cielo, diciendo: «Sé fuerte, Policarpo, y compórtate varonilmente». Y nadie vio al que hablaba, pero los que son de los nuestros que estaban presentes oyeron la voz. Y al final, cuando fue traído, hubo un gran tumulto, porque oyeron que habían capturado a Policarpo. Así pues, cuando lo presentaron delante del procónsul, este inquirió si él era el hombre. Y al confesar que lo era, intentó persuadirlo a que abjurara, diciendo: «Ten respeto a tu edad»; y otras cosas semejantes, como acostumbran decir: «Jura por el genio [o “fortuna”] de César; arrepiéntete y di: Fuera los ateos». Entonces Policarpo, con mirada grave, contempló toda la multitud de paganos impíos que había en el estadio, y les hizo señal con la mano; y gimiendo y mirando al cielo, dijo: «Fuera los ateos». Pero cuando el magistrado insistió y le dijo: «Jura, y te soltaré; insulta a Cristo», Policarpo dijo: «Ochenta y seis años lo he servido, y Él no me ha hecho mal alguno. ¿Cómo puedo ahora blasfemar de mi Rey que me ha salvado?»

Epístola de la Iglesia de Esmirna a la de Filomelio, § 9.