El bautismo de infantes como prerrogativa divina y derecho espiritual del niño

El padre de una familia da su propio nombre a sus hijos desde el momento en que nacen, y les prodiga sus cuidados sin haberles consultado. Ellos no pueden cambiar su nombre, ni rehusar el cuidado de su padre, sino hasta que hayan alcanzado la madurez legal. El Estado les da su nacionalidad a los bebés recién nacidos, y autoritariamente los coloca bajo su poder y protección sin que ellos puedan estar capacitados para expresar preferencia alguna sobre el asunto. Ellos pueden elegir otra nacionalidad y renunciar a la protección del Estado, pero no sino hasta que alcanza la mayoría de edad legal. Así, por el principio de la vida, Dios tiene el derecho de incluir a los hijos infantes dentro de los lazos de su pacto de gracia redentora, y de colocarlos dentro de la esfera de sus beneficios y privilegios, antes de que ellos sean capaces de tener conciencia de tales beneficios y privilegios. Y al hacerlo así, Dios impone a los hijos de las familias la más alta bendición posible. ¿Será Dios acusado por eso? ¡Dios está ejerciendo Sus prerrogativas de amor y de gracia! ¡Sus criaturas solamente pueden inclinarse en reverencia y adoración! (…)

El bautismo debe significar, tanto para los padres como para la iglesia, los derechos espirituales del niño. El hijo tiene derecho a la comunión con Cristo en cumplimiento de las promesas que se le han hecho. Tiene derecho a la ciudadanía en la iglesia visible con el pueblo de Dios, especialmente con aquellas personas que son sus propios padres. Tiene derecho a ser instruido en la Palabra de Dios. Tiene derecho de que se le conduzca a la fe en el Salvador. Tiene derecho a la obediencia de sus padres a sus obligaciones del pacto. Tiene derecho al ministerio fiel de la iglesia. No podemos infringir estos derechos sin ofender a Dios mismo, pues estos son derechos concedidos por Él. Él bautismo señala y certifica estos derechos.

D. H. Small, Las bases bíblicas para el bautimo de los infantes, (Grand Rapids: TELL, 1959), pp. 117-19

El bautismo de infantes como promesa a los padres, por Pierre Marcel

Las promesas hechas a los padres. Dios asegura a los padres, a los futuros padres del pacto, que considera a sus hijos dentro de éste y, en consecuencia, en su reino y en su iglesia, y que los quiere hacer después miembros vivientes del mismo.

¿No quiere decir esto que les promete que sus hijos, llegado el momento en que alcancen la edad de discernimiento y cuando les sea predicado el evangelio del pacto, tendrán la posibilidad de escoger libre, voluntaria y consecuentemente entre el bien y el mal, la bendición y la maldición, la vida y la muerte (Dt. 30:11-20, y textos similares), la posibilidad y la libertad de confirmar el pacto ofrecido por Dios, de amar a su Redentor y servirle? La respuesta es afirmativa, ya que Dios quiere hacerlos miembros vivientes del pacto. Asegura a los padres que quiere ser el Padre de sus hijos, y atraerlos a Él. Libra a los padres de la horrible inquietud que tendrían si Dios les obligase a hacerse esta pregunta: “Quiere Dios ser el Padre de mi hijo?”, ¡y no le diese ninguna respuesta! En la economía de la salvación, que continuamente sitúa en preeminencia la libertad soberana de Dios, quien ama a quien quiere, que tiene misericordia de quien tiene misericordia y da gracia a quien da gracia, que se revela a quien quiere y escoge a quien desea, ésta es una pregunta que todo padre cristiano debería plantearse obligatoriamente. Pero Dios libera a los padres de la angustia de tal incertidumbre y de los peligros de una respuesta subjetiva y humana. A esta cuestión que todo padre convertido debe, en la economía libre de la libre gracia, hacerse: “¿Quiere Dios ser también el Padre de mi hijo?”, Dios mismo, en su asombrosa benevolencia, da su respuesta divina y paternal que confirma toda la revelación bíblica del plan de la salvación: “¡Sí, Yo lo quiero! Yo seré tu Dios, y el de tu descendencia después de ti. Circuncidaré tu corazón y el corazón de tu descendencia. Serás salvo tu y tu familia”. Él mantiene la promesa hecha: “escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia” (Dt. 30:19).

Queremos plantear de modo muy serio la cuestión siguiente: “Se puede concebir la vida terrenal de los padres cristianos sin esta seguridad? Yo, padre, que he vivido la experiencia de mi perdición total (y que conozco lo que anuncia el evangelio a los que están perdidos) y recibido mi perdón en Jesucristo; yo, a quien el evangelio enseña a confesar que si creo es porque he sido buscado y hallado, elegido por un decreto soberanamente libre de mi Dios, ¿traeré hijos al mundo sin tener la certeza –en nombre de la libertad de Dios de escoger a quien quiere, aquí y allá” y rechazar a quien desea– de que Él quiere ser el Padre de mis hijos? ¿Podría Dios ver mi descendencia en la perdición sin hacer nada por ella en el terreno de la gracia? ¿Rechazarían mis hijos el evangelio que yo les presentase, por encontrarse en la imposibilidad de recibirlo y creerlo?

Padres cristianos y futuros padres que tenéis una idea cristiana de la procreación y de la familia, al mismo tiempo que de la gracia concedida libremente al pecador llamado, arrepentido y salvo: ¿os consideráis lo suficientemente fuertes para aceptar esta situación? ¿o para afirmar que Dios vuestro Padre quiere imponérosla, con todo lo que implica tal paternidad, en nombre de la libertad soberana o del secreto de sus decretos? Si la Sagrada Escritura guardase silencio sobre este punto, si Dios impusiese este yugo a los suyos, deberíamos ciertamente aceptar este silencio y este yugo, sometiéndonos pasivamente a los designios insondables de Dios, y vivir con el terror y la angustia de nuestra familia rota en su principio y por la eternidad. ¿Podríamos traer hijos al mundo en tales condiciones? ¿Qué cristiano se sentiría lo suficientemente fuerte en esta obra para no caer sobre dicha piedra de escándalo?

¡No! La Escritura atestigua, y nosotros con ella, la libertad soberana de la gracia de Dios. Pero la Palabra de Dios atestigua, y nosotros con ella, esta libertad en el pacto de gracia de generación en generación. Es Dios quien ha tomado la iniciativa del pacto: él es su liberad. No se trata aquí de ideas humanitarias que imponemos a Dios. Se trata de la humanidad de Dios revelada al hombre, y que nosotros aprehendemos con gozo por la fe.

Además, ¿quién es el padre o madre cristiano que no sabe que Dios quiere ser también el Padre de sus hijos, o que no lo siente en su corazón? ¿Quién el que no dice a sus hijos que Dios les ama, o que no pone su confianza en la acción del Espíritu Santo en el corazón de su descendencia y que no se apoya sobre esta convicción en todas las cuestiones relativas a la educación de los suyos? Una vez más diremos que no se trata aquí de proyectar en Dios los sentimientos o deseos piadosos del corazón del hombre, sirviéndose de ellos para construir una doctrina a posteriori. Los sentimientos paternos no son la causa del pacto de gracia, sino la consecuencia. Existe, sin embrago, cierta armonía entre la Palbra de Dios revelada y el hombre tal como Dios lo ha creado y regenerado. ¿Dónde estaría sin esto el punto de contacto entre la palabra predicada y el hombre a quién y por quién Dios la ha pronunciado? Incluyo sin apoyarse teológicamente en los beneficios del pacto de gracia, los padres cristianos experimentan sus efectos en su corazón y viven de sus promesas. No estamos diciendo que el pecado y su condenación vengan a ser para ellos algo despreciable, o que hayan sido cubiertos por la doctrina apriorística de la universalidad de la gracia y de la salvación, de manera que Dios no pueda rechazar ni condenar a nadie. Nos referimos a padres cristianos que hayan comprendido y sepan quién es Cristo y qué es la gracia cristiana. Los únicos que toman en serio el hecho y las promesas del pacto de gracia son los que toman también en serio el pecado y rebelión humanos. Por el contrario, los que no tienen una noción bíblica del pecado, de la condenación universal y de sus nefastas consecuencias, se inclinan a olvidar, descuidar e incluso combatir el pacto. Esto no se sienten fascinados por la gracia soberana y libre que nos es anunciada, ni maravillados ni gozosos por tal decisión. ¡No necesitan el pacto!

En consecuencia, Dios se ha comprometido con juramento a recibir en su gracia a los hijos de los creyentes, en tanto que vivan, si a su vez estos hijos aceptan la promesa por la fe. Si le piden que Él sea su Padre, lo será. Además, Dios no se conforma con prometerlo, realiza las condiciones necesarias para que la promesa pueda ser eficaz. El pacto es más que un simple ofrecimiento de salvación, y más también que una oferta de salvación a la que se ha añadido la promesa de fe en el evangelio. Ofrece la seguridad, fundada en las promesas de Dios, de que Él obrará en los hijos del pacto cuando y como le plazca. Dios, según la promesa, restaura en los hijos del pacto la libertad de elección, con el resultado de que, confrontados a la alternativa de la vida o la muerte, puedan abrazar voluntaria y libremente una u otra. El Señor da la seguridad de que los creyentes no engendrarán hijos para verlos perecer eternamente: Él quiere ser su Padre. Si se pierden, si rechazan las gracias del pacto, es porque ellos mismos habrán escogido el camino de la perdición. No se perderán porque la gracia no les haya sido jamás ofrecida, sino todo lo contrario, porque, habiéndoles sido presentada la gracia con la posibilidad de recibirla, la habrán despreciado y rechazado. Los padres cristianos no pueden evitar el prever y aceptar el riesgo de tal decisión libre de sus hijos. Mas Dios hablará a sus hijos. Él hace esta promesa a los padres, no en virtud de sus méritos, sino de su gracia, a la que ha dado la forma de un pacto de generación en generación.

Pierre Ch. Marcel, El bautismo. Sacramento del Pacto de Gracia, (Rijswijk: FELIRE, 1968), pp. 101-104

Pacto con Abraham, Pacto Mosaico y Pacto de Gracia, Según Calvino

Figures_016_A_Deep_Sleep_Fell_Upon_Abram_and_a_Horror_Seized_Him

El 20 de marzo de 1555, miércoles, bien pronto por la mañana, en los servicios de predicación al comenzar la jornada de trabajo, Juan Calvino predicó su primer sermón en el libro de Deuteronomio. Continuaría haciéndolo en los cultos matinales entre semana durante los próximos diecisite meses, hasta el 15 de julio de 1556, también miércoles, completando un total de 200 sermones en el libro de Deuteronomio.

Uno de los puntos de interés de esta obra es determinar exactamente la verdadera enseñanza de Calvino acerca del pacto mosaico, que es precisamente el tema principal del libro de Deuteronomio. Calvino expone la verdadera naturaleza de este pacto desde el primer sermón mismo. Por supuesto, no hay ningún rastro en él de la concepción corriente en sectores que se reclaman de la Reforma, que afirma que el pacto de Moisés es un pacto de ley u obras distinto del pacto de gracia del Nuevo Testamento.

Porque (como lo veremos) la Ley no ha sido dada solamente como una regla de bien vivir, sino que ella está fundada en la alianza que Dios había hecho con Abraham, y con su simiente (Gálatas 3:29). Y en virtud de esta alianza, somos herederos del reino celestial, como S. Pablo lo muestra. Y para buscar nuestra salvación, debemos llegar a esta promesa que fue dada a nuestro padre Abraham; y que seamos su linaje espiritual, para ser domésticos de la Iglesia de Dios, para ser miembros de nuestro Señor Jesucristo. De esto, pues, vemos que esta doctrina no ha servido sólo hasta la venida del Hijo de Dios, sino que ella nos es útil y lo será hasta la fin del mundo. Por es un edificio fundado sobre esta alianza eterna, de la que (como he dicho) procede nuestra salvación como de su verdadera fuente

Jean Calvin, Sermons de M. Jean Calvin sur le V. livre de Moyse nommé Deuteronome, (Ginebra : 1567), p. 4.