Y la cultura hippie transformó el evangelicismo

Explo 72, el Woodstock evangélico

Una parte importante y a veces subestimada del despertar espiritual de finales de los 60 y principios de los 70 fue el movimiento de Jesús. Mucha juventud contracultural se desilusionó con los ideales de revolución sexual y drogas. El amor, la paz y la libertad habían sido confrontados por la dura realidad de las enfermedades veneras, la drogadicción y el tener que sobrevivir. En este estado de desilusión vino el mensaje de esperanza en Jesucristo y dio lugar a una “revolución de Jesús”. El movimiento de Jesús se convirtió en un avivamiento generacional único. En San Francisco, Los Ángeles, Nueva York y muchas otras ciudades de EEUU, hippies y estudiantes participaron en “raps bíblicos”, proclamaron a Jesús como el “único camino” para salvación y abrieron cafeterías para evangelismo. El movimiento Jesús fue no-tradicional y se caracterizó por un énfasis en la comunidad, la música contemporánea, el activismo en la evangelización, el uso de medios autóctonos y las estructuras paraeclesiales. Algo importante para este estudio, el movimiento de Jesús fue carismático y no-denominacional. Algunos consideran que el punto más alto del movimiento fue la “Explo ‘72” de Dallas, en 1972, patrocinado por Campus Crusade for Christ, en el que participaron unos 50.000 jóvenes. La influencia del movimiento de Jesús en los años 70 fue esencial.

S. David Moore, The Shepherding Movement. Controversy and Charismatic Ecclesiology, (Londres-Nueva York: T6T Clark, 2003), p. 20.




La Otra Iglesia Invisible: Ecclesiola in Ecclesia

En los números 75 y 76 de la revista Nueva Reforma se publicaron las conferencias dadas por Dr. Martin Lloyd Jones en Puritan and Westminster Conference, de 1965, acerca de las llamadas ecclesiola in ecclesia. En su día hicimos una recensión de tales conferencias y seguimos pensando que es un fenómeno sobre el que hay que meditar, puesto que sin duda está marcando el rostro, el desarrollo y la orientación del protestantismo español.

Las ecclesiola in ecclesia también son conocidas como “conventículos”, palabra que en español tiene un marcada connotación peyorativa, de reunión ilícita, lo cual no necesariamente está presente en su equivalente inglesa “conventicle”. Como su propio nombre indica, la ecclesiola se refiere a la formación de un grupo eclesial en el interior de la propia Iglesia. Tradicionalmente, ellas han sido la expresión del pietismo y se han desarrollado hasta convertirse en un rasgo característico del protestantismo –aunque no de manera exclusiva, puesto que también están presentes en el romanismo; cf. los llamados movimientos eclesiales tales como Opus Dei, Legionarios de Cristo, Movimiento Neo-Catecumenal, etc.–. La justificación de la ecclesiola normalmente ha sido la existencia de núcleos de verdaderos creyentes en el seno de grandes iglesias multitudinistas (de multitudes). Ha sido sobretodo en la tradición luterana y en la anglicana que ellas han proliferado.

En principio, se podría creer que el fenómeno de las ecclesiola, tal y como las ha descrito Lloyd-Jones, nos es ajeno a nosotros, protestantes españoles, por la simple razón de que en España fracasó la Reforma del siglo XVI. Seguir leyendo