Etiquetado: niños

Oración para Niños, de Matthew Henry

Oh Dios, Tú eres mi Dios; te buscaré de madrugada. Tú eres mi Dios, y te alabaré; Dios de mi padre, y te exaltaré.

¿Qué Dios hay como Tú, magnífico en santidad, terrible en maravillosas hazañas, hacedor de maravillas?

¿A quién tengo yo en los cielos, sino a Ti? Y fuera de Ti nada deseo en la tierra. Cuando mi carne y mi corazón desfallecen, Tú eres la fuerza de mi corazón, y mi porción para siempre.

Tú me has hecho para Ti, para mostrar Tu gloria.

Pero yo soy pecador, fui formado en la iniquidad, y en pecado me concibió mi madre.

Dios, sé propicio a mí, pecador.

Oh, líbrame de la ira venidera por Jesús, quien murió por mí, y resucitó.

Señor, dame una nueva naturaleza. Que el Señor Jesucristo sea formado en mi alma, para que el vivir para mí sea Cristo, y el morir ganancia.

Señor, en mi bautismo fui entregado a ti; recíbeme en Tu gracia y ámame libremente.

Señor Jesús, Tú animaste a los niños a que vinieran a Ti, y dijiste que de los tales es el Reino de los Cielos; yo vengo a Ti; haz de mí un súbdito fiel de Tu Reino, tómame en Tus brazos, pon Tus manos sobre mí, y bendíceme.

Dame la gracia de ser redimido de toda iniquidad, y sobre todo, de la vanidad de la niñez y juventud.

Señor, dame un corazón sabio, que entienda, que pueda conocer y hacer Tu voluntad en todo, y que en nada peque contra Ti.

Señor, concédeme que desde mi juventud conozca las Sagradas Escrituras y pueda continuar en las cosas santas que he aprendido.

Quita de mí el camino de mentira, y concédeme Tu Ley en Tu gracia.

Señor, sé un padre para mí; enséñame y guíame; provee para mí, y protégeme, y bendíceme; sí, a mí, oh Padre mío.

Bendice a todos mis parientes (mi padre, mi madre, mis hermanos, mis hermanas), y dame la gracia de hacer mi deber para con ellos en todo.

Señor, prepárame para la muerte, y dame que considere sabiamente mi fin último.

Oh Señor, Te doy gracias por todas Tus misericordias para conmigo; por la vida y la salud, por la comida y el vestido, y por mi educación, por mi creación, preservación, y todas las bendiciones de esta vida; pero, por encima de todo, por Tu inestimable amor en los medios de gracia, y las esperanzas de gloria.

Gracias sean dadas a Dios por Su don inefable; bendito sea Dios por JESUCRISTO. Nadie, sino Cristo, nadie sino Cristo para mí.

Ahora, al Dios Padre, Hijo y Espíritu, este gran nombre en el que fui bautizado, sea honor y gloria, dominio y alabanza, desde ahora y para siempre. Amén.

Padre nuestro, que estás en los cielos, &c.

 

Catecismo Infantil

“Y este será mi pacto con ellos, dijo Jehová: El espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tu simiente, ni de la boca de la simiente de tu simiente, dijo Jehová, desde ahora y para siempre” (Isaías 59,21).

Estas son las promesas que Dios da a los creyentes en el Pacto de Gracia (cf. Hebreos 8:10-11). Nosotros, padres, ciertamente no podemos grabar la Palabra de Dios en los corazones de nuestros hijos. Esto es algo que sólo lo puede hacer el Señor, por medio de su Espíritu Santo. Sin embargo, sí que podemos enseñarles los versículos e historias de la Biblia, así como ser “colaboradores” de Dios, poniéndo es sus bocas las enseñanzas de la Palabra de Dios contenidas en este pequeño Catecismo.

Sin duda, será un sólido fundamento para el resto de sus vidas.

CATECISMO INFANTIL

1. ¿Quién te creó?
R. Dios.

2. ¿Qué más ha creado Dios?
R. Dios ha creado todo lo que existe.

3. ¿Para que te creó Dios a ti y a todos los demás?
R. Para su gloria.

4. ¿Cómo puedes glorificar a Dios?
R. Amándole y haciendo todo lo que Él me manda.

5. ¿Por qué debes glorificar a Dios?
R. Porque Él me creó, me conserva y me salva.

6. ¿Hay más de un Dios?
R. No hay sino uno sólo.

7. ¿En cuántas personas existe este único Dios?
R. En tres personas.

8. ¿Cuáles son?
R. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

9. ¿Qué es Dios?
R. Dios es espíritu, y no tiene como los hombres, un cuerpo sensible.

10. ¿En dónde está Dios?
R. Dios está en todas partes.

11. ¿Puedes ver a Dios?
R. Yo no puedo verlo, pero Él me mira continuamente.

12. ¿Sabe Dios todas las cosas?
R. Sí, ninguna cosa puede ocultarse a la vista de Dios.

13. ¿Puede Dios hacer todo?
R. Sí, Dios puede hacer todo conforme a su santa voluntad.

14. ¿En dónde aprendes a obedecer y amar a Dios?
R. Solamente en la Biblia.

15. ¿Quién escribió la Biblia?
R. Unos santos varones que fueron inspirados por el Espíritu Santo.

16. ¿Quiénes fueron nuestros primeros padres?
R. Adam y Eva.

17. ¿De qué fueron formados nuestros primeros padres?
R. Dios formó el cuerpo de Adam del polvo de la tierra y a Eva del cuerpo de Adam.

18. ¿Qué dio Dios a Adam y a Eva además de cuerpos?
R. Les dio almas inmortales.

19. ¿Tienes tú un alma así como un cuerpo?
R. Sí; tengo un alma que jamás puede morir.

20. ¿Cómo sabes que tienes alma?
R. Porque puedo pensar en Dios y en el mundo venidero.

21. ¿En qué estado creó Dios a Adam y Eva?
R. Los creó santos y felices.

22. ¿Qué cosa es un pacto o alianza?
R. Es un acuerdo hecho entre dos o más personas.

23. ¿Qué alianza hizo Dios con Adam?
R. La alianza de obras.

24. ¿Qué obligación asumió Adam en la alianza de obras?
R. La obediencia perfecta a Dios.

25. ¿Qué cosa prometió Dios en la alianza de obras?
R. Prometió premiar con la vida a Adam si continuaba en la obediencia.

26. ¿Qué amenaza hizo Dios en la alianza de obras?
R. El castigo de muerte para Adam si faltaba a la obediencia.

27. ¿Guardó Adam la alianza de obras?
R. No, porque pecó contra Dios.

28. ¿Qué es el pecado?
R. El pecado es la falta de conformidad con la ley de Dios, o la transgresión de ella.

29. ¿Qué quiere decir “falta de conformidad”?
R. El no vivir o el no obrar en conformidad con la voluntad de Dios.

30. ¿Qué significa “transgresión”?
R. El hacer lo que Dios ha prohibido.

31. ¿Cuál fue el pecado de nuestros primeros padres?
R. El comer del fruto prohibido.

32. ¿Quién les indujo a este pecado?
R. El diablo tentó a Eva, y ella dio del fruto a Adam.

33. ¿Qué sucedió a nuestros primeros padres después de haber pecado?
R. En vez de ser santos y felices, vinieron a ser culpables y miserables.

34. ¿Hizo Adam para sí solo la alanza de las obras?
R. No, representó a toda su posteridad.

35. ¿Qué efecto produjo para todo el género humano el pecado de Adam?
R. Por él, todo el género humano nace en un estado de pecado y de miseria.

36. ¿Cómo se llama aquella naturaleza pecaminosa que de Adam heredamos?
R. Pecado original.

37. ¿Qué merece todo pecado?
R. La ira y maldición de Dios.

38. ¿Puede alguno con esta naturaleza pecaminosa entrar al cielo?
R. No, pues hay necesidad de una mudanza de corazones para prepararnos a entrar al cielo.

39. ¿Cómo se llama esta mudanza de corazón?
R. Regeneración.

40. ¿Quién puede cambiar el corazón del pecador?
R. Sólo el Espíritu Santo.

41. ¿Puede alguien ser salvo por medio de la alianza de obras?
R. Nadie puede salvarse por la alianza de obras.

42. ¿Por qué nadie puede ser salvo por medio de la alianza de obras?
R. Porque todos la han quebrantado y están condenados por ella.

43. ¿Con quien Hizo Dios Padre la alianza de gracia?
R. Con Cristo su Hijo eterno.

44. ¿A quienes representó Cristo en la alianza de gracia?
R. A su pueblo elegido.

45. ¿Qué obligaciones asumió Cristo en la alianza de gracia?
R. La de guardar, por su pueblo, toda la ley, y la de sufrir el mismo el castigo que ellos merecían por razón del pecado.

46. ¿Cometió nuestro Señor Jesucristo algún pecado?
R. No, Él fue santo, inocente y libre de mancha.

47. ¿Cómo pudo sufrir el Hijo de Dios?
R. Cristo el Hijo de Dios, se hizo hombre, para que, participando de nuestra naturaleza, pudiera obedecer y sufrir.

48. ¿Qué es la expiación?
R. La satisfacción que en lugar de los pecadores hizo Cristo, de la justicia divina por medio de sus padecimientos y de su muerte.

49. ¿Qué prometió Dios Padre en la alianza de gracia?
R. La justificación y la santificación de aquellos por cuya causa Cristo habría de morir.

50. ¿Qué es “justificación”?
R. Es la obra por medio de la cual Dios perdona a los pecadores y los trata después como si no hubieran pecado.

51. ¿Qué es “santificación”?
R. Es una obra de Dios por la cual hace santos en conducta y en corazón a aquellos que antes eran pecadores.

52. ¿Para quiénes obedeció y padeció Cristo?
R. Para aquellos que el Padre le había dado.

53. ¿Qué vida llevó Cristo en este mundo?
R. Una vida de pobreza y de padecimientos.

54. ¿De qué manera murió Cristo?
R. De la penosa e ignominiosa muerte en la cruz.

55. ¿Quiénes han de ser salvados?
R. Solamente aquellos que se arrepienten de sus pecados, tienen fe en Cristo y viven santamente.

56. ¿Qué es “arrepentirse”?
R. Sentir el pecado, aborrecerlo y abandonarlo, por ser detestable a la vista de Dios.

57. ¿Qué es “creer y tener fe en Jesucristo”?
R. Confiar en Cristo para la salvación.

58. ¿Puedes arrepentirte y creer en Cristo por tus propios esfuerzos?
R. No, no puedo hacer ninguna cosa buena sin la ayuda del Espíritu Santo.

59. ¿Cómo puedes tener la ayuda del Espíritu Santo?
R. Dios nos ha enseñado que a Él hemos de pedir que nos envíe el Espíritu Santo.

60. ¿Cuánto tiempo hace que Cristo murió?
R. Hace más de mil novecientos años.

61. ¿Cómo alcanzaron la salvación los justos que vivieron antes de la venida de Cristo?
R. Por la fe en un Salvador que había de venir.

62. ¿De qué manera mostraron esa fe?
R. Ofreciendo sacrificios en el altar de Dios.

63. ¿A quién simbolizaron esos sacrificios?
R. A Cristo el Cordero de Dios, quien había de venir a morir por los pecadores.

64. ¿Cuántos oficios tiene Cristo?
R. Cristo tiene tres oficios.

65. ¿Cuáles son?
R. Los oficios de Profeta, de Sacerdote y de Rey.

66. ¿Cómo ejecuta Cristo el oficio de Profeta?
R. Enseñándonos la voluntad de Dios.

67. ¿Cómo ejecuta Cristo el oficio de Sacerdote?
R. Habiendo muerto e intercediendo continuamente por nosotros.

68. ¿Cómo ejecuta Cristo el oficio de Rey?
R. Al gobernarnos y defendernos.

69. ¿Por qué necesitas a Cristo como Profeta?
R. Porque soy ignorante.

70. ¿Por qué necesitas a Cristo como Sacerdote?
R. Porque soy culpable.

71. ¿Por qué necesitas a Cristo como Rey?
R. Porque soy débil y sin socorros.

72. ¿Cuántos mandamientos dio Dios en el monte Sinaí?
R. Dio diez mandamientos.

73. ¿Qué nombre se da algunas veces a los Diez Mandamientos?

R. El Decálogo.

74. ¿Qué se nos enseña en los primeros cuatro mandamientos?
R. Nuestros deberes para con Dios.

75. ¿Qué nos enseñan los últimos seis mandamientos?
R. Nuestros deberes para con los demás hombres.

76. ¿Cuál es el resumen de los Diez Mandamientos?
R. Amar a Dios con todo mi corazón, y a mi prójimo como a mí mismo.

77. ¿Quién es tu prójimo?
R. Todo ser humano.

78. ¿Agradan a Dios aquellos que lo aman y lo obedecen?
R. Sí, Él ha dicho, “Yo amo a los que me aman.”

79. ¿Se enoja Dios contra los que no lo aman y lo desobedecen?
R. Sí, Dios se enoja todos los días contra los impíos.

80. ¿Cuál es el primer mandamiento?
R. “No tendrás dioses ajenos delante de mí.”

81. ¿Qué nos enseñan el primer mandamiento?
R. A dar culto sólo a Dios.

82. ¿Cuál es el segundo mandamiento?
R. El segundo mandamiento es: “No te harás para ti imagen ni semejanza alguna de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra; no te inclinarás delante a ellas, ni las honrarás, porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación, a los que me aborrecen, y que hago misericordia a millares a los que me aman, y guardan mis mandamientos”.

83. ¿Qué nos enseña el segundo mandamiento?
R. A dar culto a Dios según la manera debida, y a huir de la idolatría.

84. ¿Cuál es el tercer mandamiento?
R. El tercer mandamiento es, “No tomaras en vano el nombre del Señor tu Dios; porque el Señor no dará por inocente al que tomaré su nombre en vano.”

85. ¿Qué nos enseña el tercer mandamiento?
R. A usar con reverencia el nombre, la Palabra y las obras de Dios.

86. ¿Cual es el cuarto mandamiento?
R. El cuarto mandamiento es, “Acuérdate del día de reposo para santificarlo; seis días trabajaras, y harás toda tu obra; mas el séptimo día será reposo al Señor tu Dios; no hagas en él obra alguna tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, porque en seis días hizo Jehová el cielo y la tierra, el mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.”

87. ¿Qué nos enseña el cuarto mandamiento?
R. A santificar el día de descanso.

88. ¿Cuál día de la semana es el descanso cristiano?
R. El primer día de la semana el cual se llama Domingo, es decir “Día del Señor.”

89. ¿Por qué se llama al Domingo “Día del Señor”?
R. Porque en este día Cristo resucitó de los muertos.

90. ¿En qué debemos ocuparnos el día de Domingo?
R. En la oración, en dar gracias a Dios, en oír y leer su Palabra, y en hacer bien a nuestros prójimos.

91. ¿Cuál es el quinto mandamiento?
R. El quinto mandamiento es: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen sobre la tierra que te da el Señor tu Dios.”

92. ¿Qué nos enseña el quinto mandamiento?
R. Amar y obedecer a nuestros padres e institutores.

93. ¿Cuál es el sexto mandamiento?
R. El sexto mandamiento es: “No matarás.”

94. ¿Qué nos enseña el sexto mandamiento?
R. Que debemos vencer la pasión de la ira.

95. ¿Cuál es el séptimo mandamiento?
R. El séptimo mandamiento es: “No cometerás adulterio.”

96. ¿Qué nos enseña el séptimo mandamiento?
R. A ser puros en corazón, en palabra y en comportamiento.

97. ¿Cuál es el octavo mandamiento?
R. El octavo mandamiento es: “No hurtaras.”

98. ¿Qué nos enseña el octavo mandamiento?
R. A ser honrados y trabajadores.

99. ¿Cuál es el noveno mandamiento?
R: El noveno mandamiento es. “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.”

100. ¿Qué nos enseña el noveno mandamiento?
R. A hablar con la verdad.

101. ¿Cuál es el décimo mandamiento?
R. El décimo mandamiento es: “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.”

102. ¿Qué nos enseña el décimo mandamiento?
R. A contentarnos con lo que el Señor nos da.

103. ¿Puede algún hombre guardar perfectamente estos mandamientos?
R. Ningún hombre, desde la caída de Adam, ha podido, ni puede guardar perfectamente estos Diez Mandamientos.

104. ¿Qué utilidad tienen pues para nosotros los Diez Mandamientos?
R. La de enseñarnos nuestros deberes y la necesidad que tenemos de un Salvador.

105. ¿Qué es la oración?
R. Oración es el acto de suplicar a Dios que nos conceda las cosas que Él nos ha prometido.

106. ¿En nombre de quién debemos orar?
R. Sólo en nombre de Cristo.

107. ¿Qué modelo nos dio Cristo para enseñarnos a orar?
R. La oración del Señor, comúnmente llamada “El Padre Nuestro”.

108. Repetid la oración del Señor
R. “Padre nuestro que estás en los cielos; santificado sea tu nombre: venga tu reino; hágase tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy: y perdónanos nuestra deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, el poder y la gloria, por todos los siglos. Amén.”

109. ¿Cuántas peticiones hay en la oración del Señor?
R. Seis.

110. ¿Cuál es la primera petición?
R. “Santificado sea tu nombre.”

111. ¿Qué rogamos en esta primera petición?
R. Que nosotros y todos los hombres honremos en nombre de Dios.

112. ¿Cuál es la segunda petición?
R. “Venga tu reino.”

113. ¿Qué rogamos en la segunda petición?
R. Que el evangelio sea predicado en todo el mundo, y que nosotros y todos los hombres lo creamos y obedezcamos.

114. ¿Cuál es la tercera petición?
R. “Hágase Tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.”

115. ¿Qué rogamos en la tercera petición?
R. Que los hombres en este mundo sirvan a Dios, así como los ángeles en el cielo.

116. ¿Cuál es la cuarta petición?
R. “Nuestro pan de cada día dánoslo hoy.”

117. ¿Qué rogamos en la cuarta petición?
R. Que Dios nos de todo lo que necesitamos, tanto para el cuerpo como para el alma.

118. ¿Cuál es la quinta petición?
R. “Y perdónanos a nuestra deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores.”

119. ¿Qué rogamos en la quinta petición?
R. Que Dios, por amor de Cristo, nos perdone nuestros pecados y nos dé disposición de perdonar a aquellos que nos han ofendido.

120. ¿Cuál es la sexta petición?
R. “Y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal.”

121. ¿Qué rogamos en la sexta petición?
R. Que Dios nos conserve libres de todo pecado.

122. ¿Cuántos sacramentos hay?
R. Dos.

123. ¿Cuáles son?
R. El Bautismo y la Cena del Señor.

124. ¿Quién instituyó estos sacramentos?
R. El Señor Jesucristo.

125. ¿Por qué instituyó Cristo estos sacramentos?
R. Para distinguir a sus discípulos del mundo, y para consolarlos y animarlos.

126. ¿Qué es lo que usamos como sello en el Bautismo?
R. Simplemente el agua.

127. ¿Qué significa esto?
R. Que por la sangre de Cristo somos purificados del pecado.

128. ¿En nombre de quién hemos de ser bautizados?
R. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

129. ¿Quiénes han de ser bautizados?
R. Los creyentes y sus hijos.

130. ¿Por qué han de ser bautizados los niños?
R. Porque tienen una naturaleza depravada y necesitan ser instruidos en la fe de su Salvador.

131. ¿Se ocupa Cristo también de los niños?
R. Sí, El ha dicho: “Dejad a los niños y no les impidáis venir a mí; porque de los tales es el reino de los cielos.”

132. ¿A que estás obligado por el Bautismo?
R. A ser fiel servidor de Cristo.

133. ¿Qué es la Cena del Señor?
R. Comer pan y beber vino en recuerdo de los padecimientos de Cristo.

134. ¿Qué se representa con el pan?
R. El cuerpo de Cristo, destrozado por nuestros pecados.

135. ¿Qué se representa con el vino?
R. La sangre de Cristo, derramada para nuestra salvación.

136. ¿Quiénes deben participar de la Cena del Señor?
R. Solamente aquellos que se arrepienten de sus pecados, confían en Cristo para la salvación y aman a sus semejantes.

137. ¿Permaneció Cristo en la tumba después de la crucifixión?
R. No; Él resucitó al tercer día después de su muerte.

138. ¿En donde está Cristo ahora?
R. Está en el cielo intercediendo por los pecadores.

139. ¿Vendrá Cristo al mundo otra vez?
R. Sí, el último día para juzgar al mundo.

140. ¿Qué sucede a los hombres al morir?
R. El cuerpo se vuelve polvo y el alma pasa al mundo espiritual.

141. ¿Resucitarán los cuerpos de los que han muerto?
R. Sí, será tocada la trompeta final y los muertos serán levantados.

142. ¿Qué sucederá a los impíos en el día del juicio?
R. Serán echados al infierno.

143. ¿Qué es el infierno?
R. Es un lugar terrible y de eterno tormento.

144. ¿Qué sucederá a los justos?
R. Serán recibidos en el cielo.

145. ¿Qué es el cielo?
R. Es un lugar lleno de gloria y de bienaventuranza, en donde los justos gozarán para siempre de la presencia del Señor.