Etiquetado: Juventud

Sermón del Domingo (24-6-2018)

CULTO DE LA MAÑANA

Eclesiastés 11, “Consejos de un padre para tener bendición en la vida”

CULTO DE LA TARDE

Jeremías 33, “Clama a mí, y te responderé”

Anuncios

Devocional, Salmo 119:9-16

El Medio de Gracia para la Juventud

119:9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. 10 Con todo mi corazón te he buscado: no me dejes divagar de tus mandamientos. 11 En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti. 12 Bendito tú, oh Jehová: enséñame tus estatutos. 13 Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca. 14 Heme gozado en el camino de tus testimonios, como sobre toda riqueza. 15 En tus mandamientos meditaré, consideraré tus caminos. 16 Recrearéme en tus estatutos: no me olvidaré de tus palabras.

Es bien corriente pensar que Dios ha de tratar con nosotros por medios extraordinarios, tales como apariciones, sueños, visiones, etc. Por supuesto que toda verdadera conversión a Cristo es un verdadero milagro de la gracia, puesto que Él mismo dijo que “ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre” (Juan 6:65). Pero Dios ha ordenado los medios para que esto ocurra, ya que “la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios” (Romanos 10:17).

La Palabra de Dios afirma, y la experiencia nos lo demuestra sobradamente, que “la necedad está ligada en el corazón del muchacho” (Proverbios 22:15). Todos somos, por naturaleza, igualmente pecadores (Romanos 3:23). Lo que pasa es que, además es esto, al joven le falta conocimiento pero desborda en energías. Una mezcla bien peligrosa, que puede decidir completamente el resto de nuestras vidas y, después, la eternidad. La Palabra, por tanto, este gran medio de gracia dado por Dios, es lo único que nos puede limpiar nuestra vida, y guardarnos de que pequemos contra Él, incluso desde la juventud.

Pero, ¿por qué no dirigir más bien toda esta energía, toda esta pasión, para “contar con los labios todos los juicios de la Palabra”? ¡Qué gran tarea esta, y qué bendición será el hacerlo!