Etiquetado: Evangelicismo

I Conferencias “Reforma en España” (Audio Disponible)

La semana pasada tuvimos las I Conferencias “Reforma en España”, en Miranda de Ebro. Esperamos poder repetirlas cada año y que, con la ayuda y bendición de Dios, puedan contribuir, como su mismo título indica, al triunfo de la Reforma en España.

Conferencia 1: Cristología en el Antiguo Testamento (Ángel Álvarez Fernández).

Audio aquí

Conferencia 2: “Tratado del fiel entre los papistas” y “Excusa a los señores nicodemitas” de Juan Calvino: Separación y Reforma” (I) (Jorge Ruiz Ortiz).

Audio aquí

Conferencia 3: “Tratado del fiel entre los papistas” y “Excusa a los señores nicodemitas” de Juan Calvino: Separación y Reforma” (II) (Jorge Ruiz Ortiz).

Audio aquí.

Anuncios

El Problema Evangélico con la Ley de Dios

En los últimos cuatro años, el Gobierno presidido por Zapatero ha propulsado toda una batería de acciones (matrimonio homosexual, divorcio exprés, clonación, Educación para la Ciudadanía, aborto, eutanasia, de momento) cuyo único fin es transformar definitivamente la realidad moral y espiritual tradicional en España. Es decir, que ha apostado firme y decididamente en la llamada “guerra cultural”, expresión importada del inglés que creo no muy afortunada, razón por la cual no la he empleado hasta el día de hoy. Pero a efectos prácticos, sirve para describir la actuación del Gobierno, y para explicarla.

En este contexto, se puede decir que la gran mayoría del cuerpo evangélico español ha optado, más o menos conscientemente, y por parte de algunas instancias, de manera absolutamente deliberada, por ocupar una especie de “centro virtual”, como si en el momento histórico que vivimos fuera posible una neutralidad entre las pretensiones de unos y otros; para ser más concretos, del Gobierno y de la Iglesia católica-romana. Seguir leyendo

La Necesidad de una Iglesia Confesional

Afirmación 2010 tiene ya una semana de existencia en su versión en español. Si la han leído -cosa que no dejamos de recomendar efusivamente- podrán allí conocer un documento que alza una voz alta y clara acerca de los males que aquejan en nuestros días al mundo evangélico. Son muchos y multiformes, pero todos son síntomas que revelan la misma enfermedad: se puede afirmar que ellos no se hubieran dado si el mundo evangélico hubiera permanecido todavía arraigado a la Reforma y sus Confesiones de Fe. De las cuales, la de Westminster es la máxima expresión.

La Afirmación es un texto nacido de círculos reformados que, en general, mantienen un alto carácter confesional. Por ello, en cierto sentido, ni sus creadores, ni las iglesias de los mismos, ni los signatarios de la Afirmación tienen necesidad de un tal documento. La fe de ellos está expresada de manera positiva en las Confesiones de Fe y Catecismos de la Reforma, y gracias a ello, a lo largo de la Historia y hoy también, han podido ir eludiendo las diversas seducciones que periódicamente aparecen y se reproducen en las iglesias. La denuncia y rechazo de los errores es algo exterior a la Confesión misma, y precisamente ésa es la tarea a realizar por cada generación de pastores y teólogos. Seguir leyendo

Afirmación 2010 (Texto en Español)

[He aquí el texto en español de la “Afirmación 2010. Recordad -especialmente los pastores- que se puede firmar la Afirmación aquí ]

En vista de la actual oposición violenta del adversario de Dios y del hombre, y la evidente confusión y grave alejamiento de la Verdad Bíblica en la Iglesia profesante, creemos nuestro deber hacer una solemne afirmación de la doctrina que procuramos firmemente creer y enérgicamente mantener. Se sobrentiende que esta afirmación no cubre todos los dogmas de la fe una vez entregada a nosotros, sino que aquí se hace declaración y se hace hincapié, a la doctrina que se está siendo especialmente atacada en el presente. Consciente, como ciertamente lo somos, de nuestra propia gran debilidad, y dependiendo como siempre del apoyo y la fuerza de nuestro fiel Dios, unidos hacemos un testimonio solemne y público de la verdad de vital importancia, mientras que al mismo tiempo, rechazamos con firmeza los errores y las novedades que son contrarias a ellas. Hacemos un llamamiento a todos los que aman la Verdad a sumarse a nosotros para hacer esta formal afirmación formal de Fe, y rogamos a Dios que la utilice para el derrocamiento de la falsa doctrina y práctica.

“Porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él”.

Isaías 59:19

1. La Infalibilidad de la Escritura

Afirmamos que Dios ha revelado sobrenaturalmente al hombre una verdad objetiva. La revelación general viene a través del universo que Dios ha hecho 1 y por medio de la naturaleza del hombre, creado a imagen de Dios. 2 Pero la revelación especial ha sido dada en una variedad de maneras (por ángeles, sueños, voces, etc.), culminando en la revelación de Dios en Cristo, la cual es perfecta y completa. 3 Seguir leyendo

Los Evangélicos y El Aggiornamento (1)

No es exagerado afirmar que, dentro y fuera de nuestras fronteras, el mundo evangélico contemporáneo se encuentra en un momento crucial de su historia. Esta última generación ha sido y está siendo artífice de toda una serie de transformaciones sin precedentes, que están dando como resultado algo nunca del todo conseguido pero que cada vez está más cerca de alcanzarse: la transformación radical de la identidad evangélica. En efecto, la identidad evangélica está sufriendo una erosión continuada en todos los órdenes, algo que se hace evidente con los últimos y descarados ataques al corazón de la Reforma –la justificación por la fe sola– surgidos o amplificados desde nuestras mismas filas evangélicas. Por otra parte, estas transformaciones se han puesto muy de manifiesto en el culto público y comunitario a Dios. Por lo general, ya se da por asumido el cambio de culto como una necesaria adaptación a nuestra época, aunque es por otra parte cierto que éste se ha realizado sin reparar lo suficiente en el hecho de que los cambios no sólo son, como insisten los que los propugnan, meramente culturales, sino también de espiritualidad, de aspiraciones como grupo humano y, en última instancia, de doctrina.

A todo esto, cabe preguntarse si sería lícito denominar tales transformaciones como nuestro particular aggiornamento evangélico. Seguir leyendo