Salmo 108 del Salterio de Ginebra

“Mi corazón dispuesto está
Oh Dios, a Ti voy a cantar
Y salmos voy a entonar;
Mi gloria en esto está.
Despiértate con emoción
Salterio y arpa, dad el son;
Para esto saldré de mi alcoba,
Despertaré yo siempre al alba”.

Salmo 104 del Salterio de Ginebra

“Bendice, alma mía, al Señor.
Te engrandeciste, Jehová mi Dios;
De gloria y majestad Te has revestido.
El que se cubre de luz cual vestido,
Los cielos cual cortina hace extensión.
Fija entre aguas Su habitación,
Él pone las nubes por Su carruaje,
Anda sobre alas del viento de oraje.”

Salmo 101 del Salterio de Ginebra

“Misericordia y juicio habré cantado;
A Ti cantaré yo, Señor amado.
Senda de perfección voy a entender
Si te veré.

Andaréen integridad en mi casa
No pondré ante mis ojos cosa mala.
Odio la obra del que se desvió;
¡Libre de él yo!”