Etiquetado: Epístola a los Romanos

Sermón del Domingo (28-11-2010)

CULTO DE LA MAÑANA

Romanos 4:9-12, “Justificación por la fe y sacramento”.

Escuchar la predicación en mp3

Leer el texto de la predicación (pdf)

CULTO DE LA TARDE

Mateo 6:10, “Venga tu reino”

Escuchar la predicación en mp3

Anuncios

La Justificación de Abraham

Texto en formato pdf aquí

¿Para qué tenemos los cristianos la Sagrada Escritura? Esta pregunta sólo tiene una respuesta evidente, que es “para que la leamos”. En efecto, la Escritura nos fue dada por Dios por algo, la puso por escrito para que se lea. Pero no sólo que se lea, sino que se lea con atención, o lo que es lo mismo, que se estudie.

Mi mayor deseo esta mañana es que pudiéramos gustar los beneficios del estudio de la Escritura. La bendición del Señor viene sobre el estudio de la misma, como dice el Salmo 1, cuando ella es meditada continuamente, día y noche. Es en el estudio reposado de la misma que gustamos, que probamos la luz del Señor, Su bendición sobre nuestro entendimiento y sobre nuestra alma. Esto afecta también a nuestro corazón, y nuestras emociones son despertadas por la guía y bendición del Espíritu, que nos habla por la Escritura. Nuestro corazón es así afirmado para cumplir con la voluntad del Señor, para cumplirla nosotros por propia voluntad, aunque sabemos que es Dios quien en nosotros obra tanto el querer como el hacer (Flp. 2:13).

El estudio de la Escritura crea un ambiente, una atmósfera, que es en la que nacemos y crecemos espiritualmente, pues la fe viene por el oír la Palabra de Dios (Rm. 10:17). Ahora que ya estamos en otoño, podemos ver esto como la fina lluvia que tenemos aquí casi a diario, que aunque uno no se dé cuenta de ella, de lo fina que es, al final hace que estemos del todo impregnados de agua. Así es con la Palabra de Dios. Como Moisés dijo al comenzar su cántico en Deuteronomio: “Goteará como lluvia mi doctrina, destilará como la lluvia sobre la hierba” (Dt. 32:2). ¡Que el Señor nos dé hoy esta lluvia de la bendición de Su Palabra!

El pasaje de hoy, en estos primeros versículos del capítulo 4, viene a ser la confirmación por medio de las Escrituras del Antiguo Testamento de todo lo que el apóstol Pablo acababa de decir acerca de la justicia de Dios, la justificación por la fe sin obras y, como veíamos la semana pasada, la ley o la norma de la fe en la Escritura. Vemos el proceder de Pablo: si lo que dice él ha de ser creído y aceptado por los cristianos de Roma —muchos de los cuales eran de origen judío— no es porque lo diga él, sino porque lo enseña la Sagrada Escritura. Vemos aquí, pues, cómo el apóstol funda la autoridad de la Escritura por encima de todo.

Y bien, hemos de tener en cuenta que estamos en uno de los lugares cruciales de la Biblia, porque aquí es donde, en buena medida, se dirimen y se tendrían que decidir los debates y controversias acerca de la justificación por la fe, Seguir leyendo

Sermón del Domingo (14-11-2010)

CULTO DE LA MAÑANA

Romanos 4:1-5, “La justificación de Abraham”.

Escuchar la predicación en mp3.

Leer el texto de la predicación (pdf).

CULTO DE LA TARDE

Mateo 6:9, “Padre nuestro que estás en los cielos”

(Catecismo Mayor Westminster P. 189; Catecismo Menor Westminster P. 100; Catecismo de Heidelberg Domingo 46)

Escuchar la predicación en mp3.