Etiquetado: Conocimiento de Dios

La Importancia de la Adoración en la Reforma

pilgrims-Public-Worship-at-plymouth

Para comprender la importancia concedida por la Reforma a la adoración pública a Dios. En un tratado escrito por Calvino al Emperador Carlos V (Carlos I de España) en el año 1543, Calvino afirmaba que “la sustancia entera”, toda la esencia, lo verdaderamente fundamental, “del cristianismo” es, “un conocimiento”, por este orden, “del modo en el que Dios deba ser adorado apropiadamente; y el origen de donde se obtiene la salvación”.[1]

El argumento de Calvino ante el Emperador era, pues, el siguiente: lo verdaderamente fundamental y esencial para la Iglesia es 1) la adoración, y 2) las doctrinas de la salvación. Cuando se introduce impureza en ellas, cuando se pervierte la adoración o la predicación, no sólo es legítimo sino que es necesario proceder a una Reforma de la Iglesia. De la célebre obra de Calvino Carta al Cardenal Sadoleto se desprende el cómo de su realización. Calvino contempla que los órganos que han de mantener la Iglesia en su pureza son los gobernantes establecidos por Dios en la Iglesia. Pero si los gobernantes máximos no lo hacen, entonces los ministros en posiciones digamos “inferiores” son los encargados a llevarla a cabo, por el honor de Dios y de Su verdad.[2] No están haciendo nada fuera de sus atribuciones. Simplemente, es el deber de ellos hacerlo como autoridad instituida por Dios en Su iglesia. Aunque en la posición jerárquica sean inferiores, son igualmente autoridades establecidas por Dios, y ante el ejercicio despótico del poder o una infidelidad manifiesta y continuada, la autoridad menor resiste ha de a la autoridad mayor. Ésta y no otra es la única lógica de la Reforma, y esto es precisamente lo que hicieron Calvino o el resto de los reformadores.

Hoy en día, no tenemos ningún problema en considerar la necesidad de la Reforma desde el punto de vista de la perversión doctrinal que introdujo el catolicismo medieval, y particularmente el papado, en la Iglesia. Pero tal vez, en principio, no lleguemos a verlo igual de claro en lo que respecta a la adoración. Con todo, la adoración en la Iglesia sufrió un proceso de perversión similar a lo ocurrido en el plano de la predicación. Es más, sin duda, una perversión todavía mayor, una perversión generalizada.

Pensemos en las peregrinaciones a supuestos lugares santos (explícitamente descartadas en las palabras de Jesús en Juan capítulo 4); pensemos en la proliferación exuberante de supuestas reliquias en toda Europa, detallada por Calvino con todo lujo de detalles en su Tratado de las reliquias;[3] pensemos en la proliferación igualmente asombrosa de días festivos (cuya única razón de ser descansaba en la autoridad de la Iglesia); pensemos en la adoración de reliquias y de imágenes; pensemos en la multitud de ceremonias a los que el pueblo asistía como mero espectador, sin ni siquiera entender lo que el supuesto sacerdote decía en una lengua, el latín, que ya nadie entendía fuera de los monasterios o la Universidad; o pensemos en la abominación de la misa, la adoración de los elementos de la misa, la oración a la Virgen o los santos, y tantas y tantas otras cosas introducidas por la Iglesia medieval.

La adoración y la fe, por tanto, estaban pervertidas. De hecho, la adoración y la fe de la Iglesia están tan relacionadas que no se pueden separar. Existe un antiguo principio cristiano que dice en latín “lex orandi, lex credendi”, es decir, “la ley de la oración es la ley de la fe”. Dejando aparte que la Iglesia papista se lo haya apropiado para reivindicar su liturgia, este principio en sí mismo está expresando una verdad, a la que tal vez nosotros los evangélicos nos resulta difícil ver, que es que nuestra fe se expresa en nuestra adoración, así como también nuestra adoración influye en la manera cómo creemos en Dios. Tenemos un ejemplo bíblico de esto. En el Salmo 115, tras describir la vanidad de los ídolos hechos por los hombres, se nos dice que “Semejantes a ellos son los que los hacen, y cualquiera que confía en ellos”. La manera como adoras afecta tu fe, e incluso afecta toda tu persona.

Así, pues, la fe en los creyentes se pervirtió, y esto influyó en la adoración, y viceversa, es decir, la adoración a Dios en la Iglesia se pervirtió, y esto a su vez influyó en la fe de los creyentes. Y ambas, adoración y fe, llamaban a operar una Reforma en la Iglesia, por el honor debido a Dios y Su verdad. Y el Señor, en Su misericordia y en la fidelidad a las promesas de Su alianza, la propició levantando a los reformadores en distintos países de Europa.

También hay que decir que en aquel mismo tiempo no todos compartían la necesidad de la Reforma por motivo de la perversión de la adoración. Nos referimos principalmente a los erasmistas. Los erasmistas eran los seguidores de Erasmo de Rotterdam, y esta corriente se puede definir como un humanismo cristiano. A pesar de que tenían una antropología optimista, mantenían algunas posiciones similares a la Reforma, sobre todo sobre todo a la hora de criticar a las ceremonias de la Iglesia. Sin embargo, tampoco querían cortar con ellas. Lo que buscaban los erasmistas era una suerte de acomodación dentro de la gran Iglesia, como una corriente “ilustrada” en el seno de la misma. Para los erasmistas, las ceremonias de la Iglesia, todas ellas, eran de carácter totalmente secundario, totalmente exteriores. Lo único que importaba era la fe personal en el ámbito personal y privado, y por ello se explica que pudieran continuar en el seno de la “gran” Iglesia.

Evidentemente que según esta lógica erasmista, no había necesidad de Reforma de la Iglesia, porque lo realmente importante es lo que sucede con los individuos.

Fue particularmente el reformador Calvino quien luchó contra esta manera de pensar y actuar, que él llamó “nicodemismo” (de Nicodemo, en Juan cap. 3, que vino a visitar a Jesús en secreto, de noche). Esta cuestión del nicodemismo fue una parte bastante importante del ministerio de Calvino. En el año 1537, Calvino escribía dos epístolas en latín en las que se invitaba a los iluminados por el Evangelio a no mezclarse en las ceremonias de la Iglesia romana. En 1540 escribiría otra carta del mismo contenido. En el año 1543, publicó el “Tratado del Fiel entre los papistas”, seguida al año siguiente de la “Excusa a los nicodemitas”. Por último, Calvino reunió todos estos escritos y los publicó, primero en latín y, en el año 1551, en francés.

De manera particular, el Tratado del Fiel entre los papistas  y la Excusa a los nicodemitas, fueron enviados masivamente a Francia desde la vecina Suiza, y sin ningún lugar a dudas, mantuvieron viva la necesidad de la Reforma entre los sectores que habían sido alcanzado por el Evangelio. Lo cual se iba a traducir, entre la asombrosa formación, entre los años 1555 y 1562, de nada menos que 2000 congregaciones protestantes en toda Francia.

El argumento de Calvino era bíblico y era sencillo: los actos de culto a Dios, aunque sean exteriores, son importantes, puesto que es la adoración debida al Dios Creador y Soberano, porque se trata de la profesión pública de nuestra fe, y por encima de todo, porque se trata del honor de Dios. ¿Hay que honrar a Dios conforme a lo que Él nos dice en Su Palabra o por las imaginaciones de los hombres? La respuesta está clara, y el no participar de las ceremonias papistas, por consiguiente, la creación de congregaciones reformadas se convertía en un deber de conciencia.

Bien, de esta manera hemos visto cómo la restauración de la verdadera adoración a Dios es la razón y el porqué de la Reforma. Ahora bien, retomando la cita del tratado enviado por Calvino al Emperador, recordemos, tanto la adoración como la enseñanza de la salvación son los dos pilares esenciales de la Iglesia y, asimismo de la Reforma. ¿No nos llama la atención esta idea?

Nos referimos al orden en estas ideas: primero la adoración, luego la salvación. La adoración tiene, pues, la primacía. Podemos ver este pensamiento más detallado en el Catecismo de la Iglesia de Ginebra, cuyas tres primeras preguntas dicen así:

“P – ¿Cuál es el fin principal de la vida humana?

R – Conocer a Dios por el cual los hombres fueron creados.

P – ¿Por qué razón dices eso?

R – Porque nos ha creado y nos ha colocado en este mundo para ser glorificado en nosotros. Y, en efecto, es justo que nuestra vida, de la cual Él mismo es el principio, sea dedicada para Su gloria.

P – ¿Cuál es el bien supremo del hombre?

R- Exactamente lo mismo.” [4]

 

Y un poco más adelante, la pregunta número 6 y 7 dicen:

P – ¿Cuál es el verdadero y recto conocimiento de Dios?

R – Cuando Él es conocido de manera que le es dado el honor debido a Él.

P – ¿Cuál es el método de honrarlo debidamente?

R – Poner nuestra entera confianza en Él; estudiar servirlo durante toda nuestra vida obedeciendo a Su voluntad; invocarlo en todas nuestras necesidades, buscando la salvación y toda buena cosa que pueda ser deseada en Él; finalmente reconocerlo tanto de corazón como de labios como el único Autor de toda bendición.” [5]

 

¡Es verdaderamente extraordinario el pensamiento transmitido aquí por el Catecismo, que, recordemos, era para instruir a los niños! El fin o propósito de Dios al crear al hombre es que éste Lo conozcan a Él. Se trata, pues, del conocimiento del Dios Creador. Y este fin y propósito de Dios coincide con lo que es para el hombre el mayor bien. Pero Dios sólo es conocido verdaderamente cuando se le honra o se le adora como es debido, un conocimiento que incluye el conocerlo como Salvador.

Por lo tanto, conocimiento del Dios Creador y del Dios Redentor en Jesucristo, no son contrarios ni están en dicotomía (como sucede en el luteranismo), sino que se encuentran juntos en el verdadero conocimiento de Dios. La salvación está incluida en este verdadero conocimiento de Dios, cuyo fin principal es dar la honra y gloria debida a Dios.

Hay también que decir que, por supuesto, esta honra a Dios, esta adoración, en el pensamiento del Reformador Calvino, no es absolutamente idéntica a la adoración cúltica de la Iglesia. Pero ciertamente la comprende e incluye. La adoración en la Iglesia, desprovista de la fe y de la realidad espiritual por parte del que adora, no representa nada. Pero en aquel que verdaderamente conoce a Dios, no sólo como su Creador sino también como su Salvador en Jesucristo, esta adoración cúltica en la Iglesia es la manifestación pública del fin principal para el cual ha sido creado y salvado por Dios.

En definitiva, la importancia de la adoración en la Reforma se ve claramente al comprobar que ella fue una de las causas principales precisamente de la Reforma, y que ella era considerada como el fin principal y el mayor bien del hombre.


[1] Juan Calvino, La necesidad de reformar la iglesia, (Edmonton: Landmark, 2009), p. 13.

[2] Cf. Respuesta al Cardenal Sadoleto, (Rijswick: FELIRE, 1990), p. 45-46, 48, 50.

[3] Cf. Traité des reliques, suivi de l’excuse a Messieurs les nicodémites, (Paris : Éditions Bossard, 1921), pp. 85-187,

[4] Calvin, J., “Catechism of the Church of Geneva”, en Tracts Relating to the Reformation, vol. II, (Edimburgo: Calvin Translation Society, 1849) p. 37, nuestra traducción.

[5] Ibid., p. 38.

 

_________

Jorge Ruiz Ortiz. Conferencia dada en el “Día de la Reforma” en la Iglesia Cristiana Presbiteriana de Alcorcón, el 1 de noviembre del 2008. Este artículo también fue publicado en la revista “Nueva Reforma”, en el año 2009.

Anuncios

Cita Diaria con Calvino (8)

“Y de hecho, los más sabios gobernadores del mundo que han establecido leyes nunca pasaron más allá de tener una religión admitida por público consentimiento del pueblo. Jenofonte cuenta también como Sócrates, filósofo famosísimo, alaba la respuesta que dio Apolo, en la cual manda que cada uno sirva a su dios conforme al uso y manera de sus predecesores, y según la costumbre de la tierra en que nació. ¿Y de dónde, pregunto yo, vendrá a los mortales la autoridad de definir y determinar conforme a su albedrío y parecer una cosa que trasciende y excede a todo el mundo? o bien, ¿quién podría estar tranquilo sobre lo ordenado por los antiguos para admitir sin dudar y sin ningún escrúpulo de conciencia el Dios que le ha sido dado por los hombres? Antes se aferrará cada uno a su parecer, que sujetarse a la voluntad de otro. Así que, por ser un nudo muy flojo y sin valor para mantenernos en la religión y servir a Dios, el seguir la costumbre o lo que nuestros antepasados hicieron, no queda sino que el mismo Dios desde el cielo dé testimonio de sí mismo”.

Institución de la religión cristiana, I.V.15 (vol. 1, pag. 24-25).

Cita Diaria con Calvino (7)

“Además de eso, ese conocimiento no sólo debe incitarnos a servir a Dios, sino también nos debe recordar y llenar de la esperanza de la vida futura. Porque si consideramos que los testimonios y muestras que Dios nos ha dado, así de su clemencia como de su severidad, no son más que un comienzo y que no son perfectos, conviene que pensemos que Él no hace más que poner la levadura para amasar, según se dice, ensayarse para después hacer de veras su obra, cuya manifestación y entero cumplimiento se difiere para la otra vida. Por otra parte, viendo que los piadosos son ultrajados y oprimidos por los impíos, injuriados, calumniados, perseguidos y afrentados, y que, por otra parte, los malos florecen, prosperan, y que con toda tranquilidad gozan de sus riquezas y dignidades sin que nadie les vaya a la mano, debemos concluir que habrá otra vida en la cual la maldad tendrá su castigo, y la justicia su merced. Y además, cuando vemos que los fieles son muchísimas veces castigados con azotes de Dios, debemos tener como cosa certísima que mucho menos escaparán los impíos en lo venidero a los castigos de Dios. Muy a propósito viene una sentencia de san Agustín: “Si todos los pecados fuesen ahora públicamente castigados, se creería que ninguna cosa se reservaba para el último juicio: por otra parte, si Dios no castigase ningún pecado públicamente, se creería que ya no hay Providencia divina”.(1)  Al que debemos confesar que en cada una de las obras de Dios, y principalmente en el orbe, están pintadas, como en una tabla, las virtudes y poder de Dios, por las cuales todo el linaje humano es convidado y atraído a conocer a este gran Artífice y de aquí a la verdadera y perfecta felicidad. Y aunque las virtudes de Dios estén retratadas a lo vivo y se muestren en todo el mundo, solamente entendemos a lo que tienden, cuánto valen y para qué sirven, cuando descendemos a nosotros mismos y consideramos los caminos y modos en que el Señor despliega para nosotros su vida, sabiduría y virtud, y ejercita con nosotros su justicia, bondad y clemencia”.

(1) Sobre el Salmo 144

Institución de la religión cristiana, I.V.11 (vol. 1, pag. 21).

Cita Diaria con Calvino (6)

“También en la segunda clase de las obras de Dios, a saber, las que suelen acontecer fuera del curso común de la naturaleza, se muestran tan claros y evidentes los testimonios del poder de Dios, como los que hemos citado. Porque en la administración y gobierno del género humano de tal manera ordena su providencia, que mostrándose de infinitas maneras munífico y liberal para con todos, sin embargo, no deja de dar claros y cotidianos testimonios de su clemencia a los piadosos y de su severidad a los impíos y réprobos. Porque los castigos y venganzas que ejecuta contra los malhechores, no son ocultos sino bien manifiestos, como también se muestra bien claramente protector y defensor de la inocencia, haciendo con su bendición prosperar a los buenos, socorriéndolos en sus necesidades, mitigando sus dolores, aliviándolos en sus calamidades y proveyéndoles de todo cuanto necesitan. Y no debe oscurecer el modo invariable de su justicia el que Él permita algunas veces que los malhechores y delincuentes vivan a su gusto y sin castigo por algún tiempo, y que los buenos, que ningún mal han hecho, sean afligidos con muchas adversidades, y hasta oprimidos por el atrevimiento de los impíos; antes al contrario, debemos pensar que cuando Él castiga alguna maldad con alguna muestra evidente de su ira, es señal de que aborrece toda suerte de maldades; y que, cuando deja pasar sin castigo muchas de ellas, es señal de que habrá algún día un juicio para el cual están reservadas. Igualmente, ¡qué materia nos da para considerar su misericordia, cuando muchas veces no deja de otorgar su misericordia por tanto tiempo a unos pobres y miserables pecadores, hasta que venciendo su maldad con Su dulzura y blandura más que paternal los atrae a si!”

Institución de la religión cristiana, I.V.8 (vol. 1, pag. 19).

Cita Diaria con Calvino (5)

“Por esta causa, algunos de los filósofos antiguos llamaron, no sin razón, al hombre, microcosmos, que quiere decir mundo en pequeño; porque él es una rara y admirable muestra de la gran potencia, bondad y sabiduría de Dios, y contiene en si milagros suficientes para ocupar nuestro entendimiento si no desdeñamos el considerados. Por eso san Pablo (Hch.17:27), después de decir que aun los ciegos palpando pueden encontrar a Dios, añade que no deben buscarlo muy lejos, pues cada uno siente dentro de sí sin duda alguna la gracia celestial con que son sustentados y existen. Si, pues, para alcanzar a Dios no es menester salir de nosotros, ¿qué perdón merecerá la pereza del que para conocer a Dios desdeña entrar en sí mismo, donde Dios habita? Por esta razón el profeta David, después de haber celebrado en pocas palabras el admirable nombre del Señor y su majestad, que por doquiera se dan a conocer, exclama (Sal. 8:4): “¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria?”; y (Sal. 8:2) “De la boca de los chiquitos y de los que maman fundaste la fortaleza”. Pues no solamente propone al hombre como un claro espejo de la obra de Dios, sino que dice también que hasta los niños, cuando aún son lactantes, tienen suficiente elocuencia para ensalzar la gloria de Dios, de suerte que no son menester oradores; y de aquí que él no dude en hablar de sus bocas, por estar bien preparados para deshacer el desatino de los que desean con su soberbia diabólica echar por tierra el nombre y la gloria de Dios. De ahí también lo que el Apóstol (Hch.17:28) cite del pagano Arato, que somos del linaje de Dios, porque habiéndonos adornado con tan gran dignidad, declaró ser nuestro Padre. Y lo mismo otros poetas, conforme a lo que el sentido y la común experiencia les dictaba, le llamaron Padre de los hombres, y de hecho, nadie por su voluntad y. de buen grado se sujetará a Dios sin que, habiendo primero gustado su amor paterno, sea por Él atraído á amarle y servirle”.

Institución de la religión cristiana, I.V.3 (vol. 1, pag. 15).

Cita Diaria con Calvino (3)

“De ninguno se lee en la Historia, que haya sido tan mal hablado ni tan desvergonzadamente audaz como el emperador Cayo Calígula. Sin embargo, leemos que ninguno tuvo mayor temor ni espanto que él, cada vez que aparecía alguna señal de la ira de Dios. De esta manera, a despecho suyo, se veía forzado a temer a Dios, del cual, de hecho, con toda diligencia procuraba no hacer caso. Esto mismo vemos que acontece a cuantos se le parecen. Porque cuanto más se atreve cualquiera de ellos a mofarse de Dios, tanto más temblará aun por el ruido de una sola hoja que cayere de un árbol. ¿De dónde procede esto, sino del castigo que la majestad de Dios les impone, el cual tanto más atormenta su conciencia, cuanto más ellos procuran huir de Él? Es verdad que todos ellos buscan escondrijos donde esconderse de la presencia de Dios, y así otra vez procuran destruirla en su corazón; pero mal que les pese, no pueden huir de ella. Aunque algunas veces parezca que por algún tiempo se ha desvanecido, luego vuelve de nuevo de forma más alarmante; de suerte que si deja algún tiempo de atormentarles la conciencia, este reposo no es muy diferente del sueño de los embriagados y los locos, los cuales ni aun durmiendo reposan tranquilamente, porque continuamente son atormentados por horribles y espantosos sueños. Así que los mismos impíos nos pueden servir de ejemplo de que hay siempre, en el espíritu de todos los hombres, cierto conocimiento de Dios.

Esto, pues, deberán tener por seguro todos aquellos que juzgan rectamente: que está esculpido en el alma de cada hombre un sentimiento de la Divinidad, el cual de ningún modo se puede destruir; y que naturalmente está arraigada en todos esta convicción: que hay un Dios”. 

Institución de la religión cristiana, I.III.3 (vol. 1, pag. 9)

Cita Diaria con Calvino (2)

“Yo, pues, entiendo por conocimiento de Dios, no sólo saber que hay algún Dios, sino también comprender lo que acerca de Él nos conviene saber, lo que es útil para su gloria, y en suma lo que es necesario. Porque hablando con propiedad, no podemos decir que Dios es conocido cuando no hay ninguna religión ni piedad alguna. (…)

Llamo piedad a una reverencia unida al amor de Dios, que el conocimiento de Dios produce. Porque mientras que los hombres no tengan impreso en el corazón que deben a Dios todo cuanto son, que son alimentados con el cuidado paternal que de ellos tiene, que Él es el autor de todos los bienes, de suerte que ninguna cosa se debe buscar fuera de Él, nunca jamás de corazón y con deseo de servirle se someterán a Él. Y más aún, si no colocan en Él toda su felicidad, nunca de veras y con todo el corazón se acercarán a Él. (…)

Ved, pues, lo que es la auténtica y verdadera religión, a saber: fe unida a un verdadero temor de Dios, de manera que el temor lleve consigo una voluntaria reverencia y un servicio tal cual le conviene y el mismo Dios lo ha mandado en su Ley. Y esto se debe con tanta mayor diligencia notar, cuanto que todos honran a Dios indiferentemente, y muy pocos le temen, puesto que todos cuidan de la apariencia exterior y muy pocos de la sinceridad de corazón requerida”.

Institución de la religión cristiana, I.II.1,2 y 4 (vol. 1, pp. 5-7).