Consecuencias imprevistas de rechazar el bautismo de infantes

Que, desde este punto de vista, hay lógica en todo esto, no se puede negar; pero esta lógica tampoco llega muy lejos. El rechazar el bautismo de infantes tampoco aprovecha mucho al bautista. Él piensa que la gracia salvífica debe necesariamente preceder al Bautismo. Si esto es así, entonces debe haber certeza acerca de que una persona tuvo esa gracia antes de poder ser bautizada. Pero ¿tiene el bautista esta certeza acerca de un adulto que hace confesión de fe? La Iglesia Bautista posiblemente no puede bautizar a una persona sobre la base de que ella conoce que esa persona está en posesión real de la gracia salvífica, sino sólo sobre la base de su confesión, sobre la base de lo que él mismo dice, que puede ser verdad o no serlo. El bautista sólo puede suponer que es verdad, puesto que no puede juzgar el corazón. Su bautismo, por tanto, equivale a un bautismo sobre la base de una supuesta regeneración; su lógica llega hasta ahí. Para ser verdaderamente lógico, el bautista debería no sólo rechazar el bautismo de infantes, sino seguir a los cuáqueros y dejar de considerar completamente el Bautismo como sacramento, pues la conclusión lógica de su punto de vista en este punto es que el Bautismo es vano o peor que esto.

Es vano porque tal Bautismo, que se administra a una persona sobre la base de su confesión como evidencia de que posee gracia salvífica y es uno de los elegidos, no puede tener el menor significado práctico para él. Él puede considerar su Bautismo como un verdadero Bautismo, un verdadero sello de su elección y conversión genuina, mientras esté convencido de que su confesión fue genuina. Pero en el momento en que comience a dudar de esto, pierde el testimonio del Bautismo acerca de su elección y verdadera conversión, y lo pierde enteramente, pues en ese mismo momento debe comenzar a dudar también de que su Bautismo fue genuino. Este es siempre el resultado cuando la objetividad está remplazada por la subjetividad.

Es peor que vano, porque tal Bautismo puede ser engañoso. Ningún bautista puede negar que su Bautismo en miles de casos ha sido administrado a personas que no eran ramas fructíferas de la Vid Verdadera, y de esa manera les selló, conforme a su manera de ver, lo que no era cierto. Un tal sello, que no puede ser confiado, expone al peligro de ser engañado por él, de ser engañado por él para la eternidad.

Nosotros también requerimos, conforme a la ordenanza de Cristo, una confesión de fe antes de la administración del Bautismo a convertidos de fuera de la Iglesia. Pero no como evidencia de su elección o verdadera conversión, sino como evidencia de que pertenecen a aquellos a quienes el Señor recibirá en Su Pacto de Gracia, y a quiénes Él quiere sellar con el sello de este Pacto, sea su confesión verdadera o falsa, pues el Señor ha ordenado bautizarlos, sin haber cualificado a la Iglesia para que juzgue el corazón.  

W. Heyns, Manual of Reformed Doctrine (Grand Rapids: Eerdmans, 1929), pp. 214-215

Sermón del Domingo (10-6-2018)

CULTO DE LA MAÑANA

Eclesiastés 10:1-10, “Expectativas del sabio y del necio en la vida”

CULTO DE LA TARDE

Jeremías 31:31-34, “El error bautista reformado sobre la Teología del Pacto”