Responsables de vivir plenamente el bautismo

Para concluir, para todos aquellos que hemos recibido el bautismo, y también en edad infantil, nos tenemos que preguntar todos: ¿qué tal conmigo? ¿Cómo se manifiesta el bautismo en mi vida?

¿Eres llevado en tu vida a Dios? ¿Eres llevado al Padre? ¿Eres llevado al Hijo? ¿Eres llevado a tener comunión con el Padre y Su Hijo Jesucristo, y eso por medio de la Palabra de Dios (1 Jn 1:3)?

¿Tienes al Espíritu Santo en ti, que es el Espíritu de Dios, el Espíritu de Cristo? ¿Te lleva a clamar a Dios, “Abba Padre”? ¿Te hace andar en el Espíritu, en el poder de la resurrección de Cristo, en vida nueva?

No se tiene que quedar uno tan sólo en decir: “Yo he sido bautizado, yo he sido bautizado”. De la misma manera que la verdadera circuncisión es la del corazón, el verdadero bautismo es el interior, la purificación interna de los pecados, no andar en la carne, sino en el Espíritu.

El Señor te ha mostrado Su benignidad por medio del sacramento del bautismo. Ahora tú eres responsable de vivir la realidad del bautismo. Ahora tú eres responsable de mostrar que te tomas realmente en serio la benignidad del Señor por medio del bautismo en tu vida.

Sí, hermano, ¡vive plenamente tu bautismo!

El Señor nos ayude a todos a hacerlo. Amén.

 

Conclusión de la predicación “Bautizados para el Dios Trino” (10-5-2020).

¿Se tiene que bautizar a los hijos de los creyentes?

¿Se tiene que bautizar a los hijos de los creyentes? Es decir, ¿hay que bautizarlos cuando son recién nacidos? No es exagerado afirmar que en España, el 99% de los creyentes evangélicos son de tipo bautista. Así que, si hacemos esta pregunta en España a los evangélicos, un 99% de los mismos nos van a responder un tajante y rotundo “¡NO!” Y si les preguntamos por qué razón no se les tiene que bautizar, la respuesta más común va a ser, sin duda, que “porque así lo hace la iglesia católica” –es decir, dicha por su nombre, con propiedad, papista–.

Hemos de decir, de entrada, que esta respuesta nos parece muy equivocada. Los evangélicos no nos tenemos que guiar por lo que hace o deja de hacer la iglesia papista en lo que creemos, practicamos o decimos al mundo. Muchas veces pienso que a los evangélicos nos pasa lo mismo que a los papistas, pero al revés. Para estos, el criterio de verdad último es “lo que dice la Iglesia”. Para nosotros, la verdad siempre ha de ser lo contrario de lo que dice la iglesia papista. En uno u otro caso, la verdad está definida en relación con la iglesia dominada por el “papa”; ella es así, de una u otra manera, el referente y la guía de la verdad. ¡Flaco favor nos hacemos los evangélicos al pensar así! ¡Nuestro referente último ha de ser siempre la Palabra de Dios, y es en base a ella que hemos de enjuiciar todas las cosas, en todo lugar!

Pero tenemos que decir, además, que esta respuesta nos parece muy equivocada porque, según la Palabra de Dios, los hijos de los creyentes en Jesucristo no sólo pueden sino que deben recibir el bautismo. No tenemos problema alguno en afirmar que ella es una práctica bíblica. Pero, es más, no vacilamos en calificarla y presentarla a los demás como UNA ORDENANZA DE DIOS.

Seguir leyendo

Sermón del Domingo (03-07-2011)

CULTO DE LA MAÑANA

Romanos 8:26-27, “La ayuda de Dios en la oración”

Para escuchar en línea o descargar la predicación, pulse AQUÍ

 

CULTO DE LA TARDE

Efesios 5:25-26, “¿Se tiene que bautizar a los hijos de los creyentes?”

Para escuchar en línea o descargar la predicación, pulse AQUÍ

Sermón del Domingo (26-06-2011)

CULTO DE LA MAÑANA

Romanos 8:18-25, “Esperando nuestra gloria”

Para escuchar en línea o descargar la predicación, pulse AQUÍ

 

CULTO DE LA TARDE

1 Corintios 6:11, “Lavados con la sangre y el Espíritu de Cristo”

Para escuchar en línea o descargar la predicación, pulse AQUÍ