Etiquetado: arminianismo

Contornos de una Herejía Difusa: Rick Warren y “Una Vida con Propósito”

A menudo comparo al actual mundo evangélico, que ha abandonado masivamente la Reforma, como si fuera un viejo millonario que no sabe qué hacer para entretener su vida y que emplea su fortuna para intentar revivir las emociones de su juventud. Una y otra vez lo intenta, pero siempre llega a la misma sensación de insatisfacción. No es lo mismo que la primera experiencia vivida. No se puede comparar con el original. Con todo, ahí lo tenemos, inasequible al desaliento, probando incansablemente, experimentando con todo lo que le viene a mano.

Es de esta manera como el mundo evangélico ha llegado a ser todo un filón para avezados empresarios, pues esta ansia por la experimentación, bien orientada, puede resultar en una inagotable fuente de ingresos económicos. De hecho, esto es lo que ya ha ocurrido. El ejemplo por excelencia lo tenemos en la adquisición por el magnate de la comunicación Rupert Murdoch de la prestigiosa editorial americana Zondervan, y el lanzamiento por todo lo alto de sus dos productos estrella: la traducción de la Biblia NIV (Nueva Versión Internacional, en español) y el libro Una vida con propósito, del pastor bautista de la mega-iglesia de Saddleback (California, 19.000 miembros) Rick Warren.

De la magnitud de esta última empresa da cuenta los nada menos que 30 millones de libros vendidos por Rick Warren en todo el mundo, que le han propiciado unos ingresos de unos 25 millones de dólares, o, lo que es lo mismo, ocupar el número 57 en la lista de los mayores millonarios de América. Pensemos lo que esto significa. Algo absolutamente asombroso. Seguir leyendo

Anuncios

Sermon del Domingo (02-05-2011)

CULTO DE LA MAÑANA

Romanos 7:14-22, “El pecado que mora en el creyente”. 

La enseñanza de un difícil pasaje de Pablo, pero que es piedra de toque de la verdadera ortodoxia reformada. Bien decía Lutero que el creyente es “simul justus et peccator”.

Para escuchar en línea o descargar la predicación en mp3, pulse AQUÍ

CULTO DE LA TARDE

Hechos 1:1-11, “La Ascensión de Cristo”

Catecismo de Heidelberg, domingo 18.

Para escuchar en línea o descargar la predicación en mp3, pulse AQUÍ

El Juramento del Sínodo de Alais (1620)

Por completo ajenos e ignorantes a la extraña circunstancia de que yo me iría a casar en aquella ciudad 376 años más tarde, los pastores de la Iglesia Reformada en Francia se reunieron en sínodo, a partir del 1 de octubre y hasta entrado el mes de diciembre, en la ciudad de Alais (en la actualidad, Alès-en-Cevennes). Bajo el liderazgo indiscutible del gran pastor y teólogo Pierre Du Moulin, la asamblea decidía adoptar los cánones recientemente adoptados, en Holanda, por el Sínodo de Dordrecht en contra de las enseñanzas remonstrantes, comúnmente conocidas como arminianas. No sólo eso: se requería que estos cánones fueran suscritos, bajo juramento, por todos los pastores y maestros de la Iglesia Reformada de Francia.

Pero el Sínodo se acabó y la historia no tardó en seguir su curso. El 25 de diciembre del mismo 1620, una asamblea política protestante se reunía en La Rochelle para protestar por las medidas tomadas tras la anexión por el rey de Francia de la que fuera protestante Navarra. Demandaban el cumplimiento en aquel territorio recatolizado de las estipulaciones de tolerancia del Edicto de Nantes. Al ser rechazadas sus demandas por el rey de Francia, se tomó directamente el camino de la última de las guerras de religión (1620-1629). Serían ganadas, como es de suponer, por las tropas de Luís XIII, el hijo del apóstata rey de Francia Enrique IV. Esta derrota, firmada precisamente en Alais en 1629, debilitaría definitivamente la Reforma en Francia, dejando a los protestantes al albur de la “buena voluntad” del rey. Se preparaba así el terreno para la Revocación del Edicto de Nantes y la sangrienta persecución de los reformados en Francia durante más de un siglo.

En todo caso, si se pudiera parar el reloj de la Historia, nos quedaríamos sin duda en aquel otoño de fraternales reuniones en la ciudad de Alais, a orillas del río Gardon. Precisamente cuando un joven estudiante, llamado Moyse Amyraut, estaría comenzando a recibir sus clases de teología con el afamado profesor John Cameron. Sí, en la distante, geográficamente hablando, Academia de Saumur. Pero esa es otra historia.

Les dejo, pues, con el texto del juramento en cuestión (original francés incluido)

Formulario de juramento. – Yo,..….., juro y prometo ante Dios y ante esta santa asamblea, Seguir leyendo

La Soberanía de Dios según el Calvinismo, por Auguste Lecerf

Es un hecho que el calvinismo ejerce hoy sobre un número creciente de espíritus una atracción que asombra a sus adversarios.

Pero esta atracción que ejerce el calvinismo se debe precisamente a lo que, en el siglo XIX, había contribuido más a la impopularidad extrema que sufriera entonces.

En efecto, lo que conmueve tantas almas, lo que hace que ellas se pongan tan voluntariamente “a la escuela de Calvino”, es ante todo, por lo que me he podido dar cuenta por conmovedoras confidencias, la valentía y la firmeza de pensamiento que el calvinismo aporta en su afirmación apasionada y rigurosa de la soberanía de Dios.

Es, por tanto, útil hablar de este gran tema. Al hacerlo, no sólo intentamos dar a Dios el honor que le debe el pensamiento, sino que todavía traemos pan para el hambre y agua para la sed de aquellos cuya alma languidece tras Dios, en las tierras áridas y secas, llenas de espejismos decepcionantes, habitadas por los fantasmas inconsistentes de las teologías humanistas.

Pero el estudio que nos proponemos esbozar aquí no es sólo útil, sino que es necesario, porque se intenta detener el impulso de las simpatías hacia nuestra fe precisamente desnaturalizando la noción de soberanía divina.

Me explico. Seguir leyendo