Sobre los Doce Apóstoles (Hipólito de Roma)

DONDE CADA UNO PREDICÓ Y DONDE ACABÓ SU VIDA

1. Pedro predicó el Evangelio en el Ponto, en Galacia, en Capadocia, en Betania, en Italia y en Asia, y después fue crucificado por Nerón en Roma con la cabeza hacia abajo, como él mismo había deseado sufrir de esa manera.

2. Andrés predicó a los escitas y a los tracios, y fue crucificado, suspendido en un olivo, en Patras, una ciudad de Acaya; y allí también fue enterrado.

3. Juan, de nuevo en Asia, fue desterrado por el rey Domiciano a la isla de Patmos, en la que también escribió su Evangelio y vio la visión apocalíptica; y en tiempos de Trajano se durmió en Éfeso, donde se buscaron sus restos, pero no se pudieron encontrar.

4. Santiago, su hermano, cuando predicaba en Judea, fue cortado con la espada por el tetrarca Herodes, y fue enterrado allí.

5. Felipe predicó en Frigia, y fue crucificado en Hierápolis con la cabeza hacia abajo en tiempos de Domiciano, y fue enterrado allí.

6. Bartolomé, de nuevo, predicó a los indios, a los que también dio el Evangelio según Mateo, y fue crucificado con la cabeza hacia abajo, y fue enterrado en Allanum, una ciudad de la gran Armenia.

7. Mateo escribió el Evangelio en lengua hebrea, lo publicó en Jerusalén y durmió en Hierees, una ciudad de Partia.

8. Tomás predicó a los partos, medos, persas, hircanianos, bactrianos y margianos, y fue atravesado por los cuatro miembros de su cuerpo con una lanza de pino en Calamene, ciudad de la India, y fue enterrado allí.

9. Y Santiago, hijo de Alfeo, cuando predicaba en Jerusalén, fue apedreado hasta morir por los judíos, y fue enterrado allí junto al templo.

10. Judas, que también se llama Lebeo, predicó al pueblo de Edesa y a toda Mesopotamia, y durmió en Berito, y fue enterrado allí.

11. Simón el Zelote, hijo de Cleofás, también llamado Judas, llegó a ser obispo de Jerusalén después de Santiago el Justo, y durmió y fue enterrado allí a la edad de 120 años.

12. Y Matías, que era uno de los setenta, fue contado junto con los once apóstoles, y predicó en Jerusalén, y durmió y fue enterrado allí.

13. Y Pablo entró en el apostolado un año después de la ascensión de Cristo, y comenzando en Jerusalén, avanzó hasta Ilírico, Italia y España, predicando el Evangelio durante cinco y treinta años. Y en la época de Nerón fue decapitado en Roma, y fue enterrado allí.

Pseudo-Hippolytus of Rome. (1886). On the Twelve Apostles. En A. Roberts, J. Donaldson, & A. C. Coxe (Eds.), S. D. F. Salmond (Trad.), Fathers of the Third Century: Hippolytus, Cyprian, Novatian, Appendix (Vol. 5, p. 254s). Buffalo, NY: Christian Literature Company.

¿Qué es el Presbiterianismo?, por Charles Hodge (2)

¿Qué es el Presbiterianismo?

PARTE 2: LA SUPREMACÍA DEL OFICIO DE PRESBITERO

II. El segundo gran principio de presbiterianismo es que los presbíteros en su ministerio de la Palabra y la doctrina son los más altos oficiales permanentes de la Iglesia.

1. Nuestra primera observación sobre este asunto es que el ministerio es un oficio y no una mera ocupación. Un oficio es un puesto para el que el titular debe ser designado, lo cual implica ciertas prerrogativas que los que lo ejercen deben reconocer y a las que han de someterse. Por el contrario, una ocupación es algo que puede llevar a cabo cualquier hombre que tenga la capacidad para hacerlo. Esta distinción es evidente. No todo hombre que tenga las calificaciones para ser gobernante de un Estado tiene el derecho de actuar como tal. Él debe ser debidamente nombrado para ocupar el puesto. Por eso no todo el que tiene las calificaciones para la obra del ministerio puede asumir dicho oficio. Él debe ser debidamente designado al mismo. Esto es evidente,

(a) De los títulos dados a los ministros en las Escrituras, que implican un puesto oficial. Seguir leyendo