Etiquetado: Antinomianismo

Sermón del Domingo (3-5-2015)

Apocalipsis 2:12-18, “El mensaje a la iglesia en Pérgamo: El problema de la fidelidad a medias”

Anuncios

Sermón del Domingo (23-03-2014)

CULTO DE LA TARDE (MIRANDA)

Éxodo 20:2, “La Ley y el creyente”

 

Cita Diaria con Calvino (75)

“Incapaces de establecer esta diferencia, algunos ignorantes rechazan temerariamente a Moisés en general y sin excepción alguna, y arrinconan las dos tablas de la Ley. La razón de esto es su opinión de que no es conveniente que los cristianos profesen una doctrina, que contiene en sí la administración de la muerte.

Tal opinión hemos de rechazarla por completo, ya que Moisés ha expuesto admirablemente que la Ley, aunque en el pecador no puede causar más que la muerte, sin embargo en el regenerado produce un fruto y una utilidad muy distintos. Pues estando ya para morir, declara ante todo el pueblo: “Aplicad vuestro corazón a todas las palabras que yo os testifico hoy, para que las mandéis a vuestros hijos, a fin de que cuiden de cumplir todas las palabras de esta Ley; porque no os es cosa vana; es vuestra vida…” (Dt. 32:46-47).

Y si nadie puede negar que en la Ley se propone un modelo perfectísimo de justicia, hay que decir, o que no debemos tener regla alguna de bien, o que es menester tener por regla a la Ley de Dios. Porque no hay muchas reglas de vivir, sino una sola, la cual es perpetua e inmutable. Por lo cual, lo que dice David: que el hombre justo medita día y noche en la Ley del Señor (Sal. 1: 2), no hay que entenderlo de una época determinada, sino que conviene a todos los tiempos y a todas las épocas hasta el fin del mundo.

Y no debemos atemorizarnos ni intentar huir de su obediencia porque exige una santidad mucho más perfecta de la que podemos tener mientras estamos encerrados en la prisión del cuerpo; porque, cuando estamos en gracia de Dios, no ejerce su rigor, forzándonos de tal manera que no se dé por satisfecha hasta que no hayamos cumplido cuanto nos manda; sino que, exhortándonos a la perfección a la cual nos llama, nos muestra el fin hacia el cual nos es provechoso y útil tender, si queremos cumplir con nuestro deber; y este tender incansablemente es suficiente. Porque toda esta vida no es más que una carrera, al fin de la cual el Señor nos hará la merced de llegar al término hacia el cual ahora tendemos y hacia el cual van encaminados todos nuestros esfuerzos, aunque estamos muy lejos aún de él”.

Institución de la religión cristiana II.VII.13 (p. 256-257).

Sermón del Domingo (03-04-2011)

CULTO DE LA MAÑANA

Romanos 6:15-18, “No al antinomianismo”

Para escuchar en línea o descargar la predicación en mp3, pulse aquí.

CULTO DE LA TARDE

Lucas 1:26-43, “Hijo de Dios, nacido de mujer” (Catecismo de Heidelberg, domingo 14)

Para escuchar en línea o descargar la predicación en mp3, pulse aquí

Ley y Evangelio, Correctamente Distinguidos

La distinción entre ley y evangelio es uno de los puntos doctrinales decisivos de la Biblia. Su importancia para el día de hoy, verdaderamente transcendental, en todos los sentidos. No encuentro mejor manera para presentar brevemente esta distinción que la dada por el gran doctor reformado americano Louis Berkhof:

“a. Como ya dijimos en lo que precede, la distinción entre la ley y el evangelio no es la misma que hay entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Tampoco es la misma que los dispensacionalistas actuales hacen entre la dispensación de la ley y la dispensación del evangelio. Es contrario a los hechos claros de la Escritura decir que no hay evangelio en el Antiguo Testamento o al menos en aquella parte del Antiguo Testamento que se ocupa de la dispensación de la ley. Hay evangelio en la promesa maternal, evangelio en la ley ceremonial y evangelio en muchos de los profetas, por ejemplo, Isa. 54 y 54; 55:1-3, 6-7; Jer. 31:33,34; Ezeq. 36:25-28. De hecho, hay una corriente de evangelio que cruza por todo el Antiguo Testamento y que alcanza su punto más alto en las profecías mesiánicas. Y también es igualmente contrario a la Escritura decir que no hay ley en el Nuevo Testamento, o que la ley no se aplica en la dispensación del Nuevo Testamento. Jesús enseño la vigencia permanente de la ley, Mat. 5:17-19. Pablo dice que Dios proveyó que los requerimientos de la ley se cumplieran en nuestras vidas, Rom. 8:4, y sostuvo que sus lectores eran responsables por la guarda de la ley, Rom. 13:9. Santiago asegura a sus lectores que aquel que ha transgredido un solo mandamiento de la ley (y aquí menciona él algunos de ellos), es un transgresor de la ley, Sant. 2:8-11. Y Juan define el pecado como “ilegalidad”, y dice que en esto consiste el amor de Dios, en que guardemos sus mandamientos, I Juan 3:4; 5:3. Seguir leyendo