Etiquetado: Aggiornamento

El Abrazo A La Modernidad De Vaticano II

Uno de los aspectos más sobresalientes de nuestra cultura moderna es su incapacidad para poner las cosas en su justa perspectiva histórica, incapacidad que proviene sin duda de la manera cómo se nos educa desde la guardería. Debido a esta renuncia voluntaria a la historia de nuestra sociedad, todo es juzgado no según la congruencia o no con el pasado, ni por su adecuación a la verdad, sino por si se corresponde o no con la manera de pensar de nuestra época. El presente se convierte así en el criterio y norma de la verdad, lo cual en el fondo está basado en una cierta concepción absolutista de la relación entre el poder y la verdad.

Esta manera de pensar, la entronización del presente, es característica de así llamado modernismo, que es la ideología de la modernidad o, lo que es lo mismo, la civilización nacida de las revoluciones industrial y francesa, en la cual vivimos nosotros hoy. Tradicionalmente la Iglesia católico romana ha tenido una actitud de rechazo frontal y de condena del modernismo, no sólo por sus doctrinas políticas (laicismo, pluralismo religioso, etc.) sino también por los errores y efectos negativos que supone su aplicación en el orden de la religión, la teología y la fe.

Durante todo el siglo XIX fueron los papas de Roma quienes se distinguieron por su actividad especialmente beligerante en contra del modernismo. En un primer momento, se centraron sobretodo en la cuestión de las libertades individuales, las cuales negaron completamente. Seguir leyendo

Los Evangélicos y El Aggiornamento (1)

No es exagerado afirmar que, dentro y fuera de nuestras fronteras, el mundo evangélico contemporáneo se encuentra en un momento crucial de su historia. Esta última generación ha sido y está siendo artífice de toda una serie de transformaciones sin precedentes, que están dando como resultado algo nunca del todo conseguido pero que cada vez está más cerca de alcanzarse: la transformación radical de la identidad evangélica. En efecto, la identidad evangélica está sufriendo una erosión continuada en todos los órdenes, algo que se hace evidente con los últimos y descarados ataques al corazón de la Reforma –la justificación por la fe sola– surgidos o amplificados desde nuestras mismas filas evangélicas. Por otra parte, estas transformaciones se han puesto muy de manifiesto en el culto público y comunitario a Dios. Por lo general, ya se da por asumido el cambio de culto como una necesaria adaptación a nuestra época, aunque es por otra parte cierto que éste se ha realizado sin reparar lo suficiente en el hecho de que los cambios no sólo son, como insisten los que los propugnan, meramente culturales, sino también de espiritualidad, de aspiraciones como grupo humano y, en última instancia, de doctrina.

A todo esto, cabe preguntarse si sería lícito denominar tales transformaciones como nuestro particular aggiornamento evangélico. Seguir leyendo