Categoría: Evangelicismo

El Error de Blázquez Acerca de la Monarquía

De la intervención del presidente de la FEREDE en el programa “59 segundos”, destaca Protestante Digital esta cita:

«debemos dejar atrás todo el pasado confesional, y creo que el primero que debería hacerlo, también, es el Rey de España, que así como renunció a su privilegio en la designación de obispos, ahora debería renunciar al título de Rey católico (…) debe ser el rey de todos los españoles»

La frase “debe ser el rey de todos los españoles”, en realidad expresa lo que el rey, de hecho, ya es, independientemente de su religión o la de los españoles. La lógica de las palabras de Blázquez, por tanto, es que la Monarquía debería prescindir de todo elemento confesional para representar así a todos los españoles. Creo que es ahí precisamente donde se encuentra el error fundamental en el planteamiento de Blázquez.

La Monarquía es una institución heredera del Antiguo Régimen y un vestigio del mismo en nuestros días. El monarca, entonces, era el soberano, es decir, la soberanía de un pueblo o nación residía en el monarca y se perpetuaba de manera directa en sus descendientes. La familia real, por tanto, encarnaba al pueblo considerado como una unidad orgánica o como una gran familia. Seguir leyendo

Anuncios

Aire Fresco

La semana pasada se dieron algunas noticias de gran calado y transcendencia para el mundo evangélico, que bien merecerían  ser comentadas en un blog como éste.

Sin ir más lejos, la plasmación, para quien todavía albergara dudas, de la deriva ecumenista de la Alianza Evangélica Mundial (WEA), de la que la Alianza Evangélica Española (AEE) forma parte, en su participación en la Conferencia Edimburgo 2010. Sí, junto con el Consejo Mundial de las Iglesias.

O también, la histórica participación del presidente de la FEREDE, Mariano Blázquez, en un programa de TVE, “59 segundos”, en el que no se le ocurre otra cosa que atacar, en su cargo de representación de todos los evangélicos españoles, a la Monarquía, señalándola como un obstáculo para el pleno reconocimiento de los protestantes en España. A vueltas con la libertad religiosa, pues, que no gozamos desde los Reyes Católicos…

Pero, qué quieren ustedes que les diga, todas estas cosas, todo este afán de figurar según el mundo, todo este polítiqueo pseudoreligioso, me dan más hastío del que pueda expresar con palabras. Casi tanto como este mundo al que renuncié por Cristo hace 22 años.

Así que mejor les dejo esto: ayer, lunes, mi día libre, salimos toda la familia (mis hijos, mi mujer, un servidor al volante, sin olvidar del perrillo) de excursión a conocer Reinosa, a unos 125 km. de Miranda. La carretera N-232  atraviesa valles sinuosos y montañas imponentes hasta llegar al inicio mismo del embalse de Reinosa. ¿Conocen el embalse de Reinosa? ¡Una auténtica maravilla de paisaje! Allí, a 800 metros de altura y los pies del macizo de las Fuentes Carrionas, ¡el aire sí que es fresco de verdad!

Para Ir Diciendo “Adios” al Pentecostalismo

He aquí un nuevo baile que puede causar sensación este verano. Proveniente de América, se llama el “Holy Ghost Hokey Pokey”. En principio, pertenece a la misma familia que aquellos otros de antaño, como el “Tiroliro” (de Radio Topolino Orquesta, por los años 80) o “Los pajaritos” (de María Jesús y su acordeón, misma época). Se trata de un baile participativo.

Como tal, su música es vulgar, simplona, repetitiva. Los movimientos del baile en cuestión van siendo indicados a cada momento por un líder o director. Tienden siempre a ser bastante tontos, como si de una parodia de un baile de verdad se tratara. Pero, más bien, es una forma de desinhibirse colectivamente, una especie de terapia de grupo. Nada de especial, pues, si tras el baile se da en alguien alguna liberación momentánea de ansiedad o depresión. Nada sobrenatural.

Por situar debidamente el espectáculo, diremos que el mismo parece vinculado al llamado “Morning Star Ministries”, de uno de los así llamados “Profetas de Kansas City”, Rick Joyner. Este grupo es uno de los puntales del movimiento neo-carismático (o tercera ola carismática, es decir, la de “Señales y Maravillas” y “la bendición de Toronto”), liderado principalmente por las Vineyard Churches.

Les invito, pues, a ver el video, haciendo atención a los siguientes hitos:

1- El estilo del líder: agresivo, en sus idas y venidas constantes, que le da un aire a los cantantes de rap.

2- La función del líder: claramente, la de “calentar” el ambiente con unos gritos que se superponen a la música de fondo (por ejemplo, el que da en el minuto 1:38).

3- Cumpliendo con esta función, el líder se sumerge entre el público (minuto 3:05 en adelante). Impone manos a la gente y habla en lenguas. Pero, he aquí, lo que dice (a saber el qué) le sale bastante parecido a aquel célebre grito de “Pedro Picapiedra” (sí, el “Yabadabadú”). Vamos, a mí me lo parece. Tal vez el subconsciente me juegue una mala pasada… o tal vez a él.

4- Los movimientos de cabeza del público. Curioso: en el minuto 6:9, el de la camiseta roja, estila unos movimientos de “heavy metal” que, veinticinco años atrás, serían impecables.

5- Los pelos al aire de la señora o señorita corista (minuto 5:40, por ejemplo). Anuncio televisivo puro.

6- De la misma manera, los “testimonios” (véase el de 6:15), que parecen sacados de cualquier “talk-show” en el que se permita la participación del público.

7- Por último, el momento estelar. Minuto 7:22. Es el turno para una chica. Es interesante ver las caras que pone el que sostiene el micro.

Minuto 7:53, el público comienza a gritar. La chica se emociona y comienza a chillar. El “líder” rapero a su vez da un grito de euforia, con lo cual la chica pierde completamente los papeles, y acaba presa de un arrebato de histeria.

No se pierdan, entonces, la cara de risa del que sostiene el micro, en el minuto 8:07. ¿Dirían, como yo, que es de burla?

Por último, un simple comentario:

Atribuir propiedades sanadoras a este baile es una burda superstición. Considerarlo una adoración a Dios, es una crasa idolatría. Nada hay de sobrenatural en él. Todo es una manipulación.

Bueno, pues esto (la tercera ola pentecostal, que sigue a las dos primeras) es por lo que buena parte del mundo evangélico en España y América del Sur se ha decantado, en vez de permanecer arraigados en la Biblia y en la Reforma… Ya va siendo hora de regresar, de desandar el camino andado en esta dirección, ¿no? Porque, ¿qué hay más allá de esto?

Aquellos “Odres” Nuevos

El Domingo de Pentecostés del año 1995 estuve en una iglesia evangélica “libre” de una importante ciudad del sur de Francia. Importante porque allí vivía mi futura novia, mi actual mujer. Era, creo, el último o uno de los últimos domingos en los que predicaba su pastor, quien pasaría a ocupar un alto cargo dentro del protestantismo francés. Para entendernos, en el mundo internacional, y en España también, las iglesias “libres” (aquí, la FIEIDE) por lo general no han sido arrastradas por las diversas olas de pentecostalismo surgidas en el siglo XX. Sin embargo, una cierta adaptación en cuanto a formas de culto sí que se ha producido. En aquella iglesia, pues, había, como era corriente entonces y aún más hoy día, un grupo de alabanza. En primer fila –sólo en la primera fila, curiosamente–  jóvenes con brazos levantados y algunos incluso arrodillados, sin dejar, por ello, de levantar los brazos. De todos modos, recuerdo la predicación, ortodoxa y basada en Romanos 8, que probaba que la mayor señal de que se tiene el Espíritu Santo es la de estar en Cristo unido a Él por la fe. Más tarde supe que algunos de los arrodillados se marcharían a una iglesia pentecostal…

Tras las vacaciones de aquel verano, en el mes de septiembre –el mes de la vendimia en Francia– estaba otra vez por la ciudad de mi novia. Mi estancia allí era, esta vez, por motivos laborales. Sí, vamos, que estaba vendimiando. Pero un domingo de aquellos tuve la oportunidad de estar en la instalación del nuevo pastor. Esta vez no me acuerdo del texto de la predicación ni de su mensaje. Recuerdo, sí, su imagen, vestido de traje gris impecable, y sus palabras iniciales diciendo el respeto que le imponía predicar ante un auditorio en el que había algunos pastores jubilados, pues, en efecto, los había. En principio, como vemos, el nuevo pastor despuntaba maneras más bien discretas. Sin embargo, a las pocas semanas, al otro lado del teléfono, mi novia me hacía saber, no sin una cierta inquietud, que el pastor comenzaba a hacer cosas raras en el púlpito, como trucos de magia, mientras predicaba. Mi primera reacción fue decirle que no fuera más a aquella iglesia. Seguir leyendo

La Necesidad de una Iglesia Confesional

Afirmación 2010 tiene ya una semana de existencia en su versión en español. Si la han leído -cosa que no dejamos de recomendar efusivamente- podrán allí conocer un documento que alza una voz alta y clara acerca de los males que aquejan en nuestros días al mundo evangélico. Son muchos y multiformes, pero todos son síntomas que revelan la misma enfermedad: se puede afirmar que ellos no se hubieran dado si el mundo evangélico hubiera permanecido todavía arraigado a la Reforma y sus Confesiones de Fe. De las cuales, la de Westminster es la máxima expresión.

La Afirmación es un texto nacido de círculos reformados que, en general, mantienen un alto carácter confesional. Por ello, en cierto sentido, ni sus creadores, ni las iglesias de los mismos, ni los signatarios de la Afirmación tienen necesidad de un tal documento. La fe de ellos está expresada de manera positiva en las Confesiones de Fe y Catecismos de la Reforma, y gracias a ello, a lo largo de la Historia y hoy también, han podido ir eludiendo las diversas seducciones que periódicamente aparecen y se reproducen en las iglesias. La denuncia y rechazo de los errores es algo exterior a la Confesión misma, y precisamente ésa es la tarea a realizar por cada generación de pastores y teólogos. Seguir leyendo

Afirmación 2010 (Texto en Español)

[He aquí el texto en español de la “Afirmación 2010. Recordad -especialmente los pastores- que se puede firmar la Afirmación aquí ]

En vista de la actual oposición violenta del adversario de Dios y del hombre, y la evidente confusión y grave alejamiento de la Verdad Bíblica en la Iglesia profesante, creemos nuestro deber hacer una solemne afirmación de la doctrina que procuramos firmemente creer y enérgicamente mantener. Se sobrentiende que esta afirmación no cubre todos los dogmas de la fe una vez entregada a nosotros, sino que aquí se hace declaración y se hace hincapié, a la doctrina que se está siendo especialmente atacada en el presente. Consciente, como ciertamente lo somos, de nuestra propia gran debilidad, y dependiendo como siempre del apoyo y la fuerza de nuestro fiel Dios, unidos hacemos un testimonio solemne y público de la verdad de vital importancia, mientras que al mismo tiempo, rechazamos con firmeza los errores y las novedades que son contrarias a ellas. Hacemos un llamamiento a todos los que aman la Verdad a sumarse a nosotros para hacer esta formal afirmación formal de Fe, y rogamos a Dios que la utilice para el derrocamiento de la falsa doctrina y práctica.

“Porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él”.

Isaías 59:19

1. La Infalibilidad de la Escritura

Afirmamos que Dios ha revelado sobrenaturalmente al hombre una verdad objetiva. La revelación general viene a través del universo que Dios ha hecho 1 y por medio de la naturaleza del hombre, creado a imagen de Dios. 2 Pero la revelación especial ha sido dada en una variedad de maneras (por ángeles, sueños, voces, etc.), culminando en la revelación de Dios en Cristo, la cual es perfecta y completa. 3 Seguir leyendo

Afirmación 2010

Que el mundo evangélico se está transformando, a un ritmo acelerado, en algo que no era, es evidente. Hay muchos, demasiados, frentes abiertos. La gran mayoría son doctrinales, pero en el fondo se tratan todos de distintos síntomas de la misma enfermedad espiritual.

Pero también hay esperanza. En este mismo año ha visto la luz un documento elaborado por creyentes evangélicos reformados cuyo objetivo es hacer frente a los mayores problemas doctrinales y espirituales que afectan a las iglesias, reafirmando la verdad bíblica y -muy importante- denunciando por nombre los errores. Se trata de Afirmación 2010. En su página web, el documento se describe así:

“Como documento, la afirmación se diferencia de otras declaraciones en varios puntos: en primer lugar se concentra en la verdad que en la actualidad está siendo minada en nuestras iglesias; en segundo lugar, trata con el desarrollo de la doctrina en la vida cristiana práctica; y en tercer lugar, hace hincapié en una experiencia cristiana genuina  –y este último aspecto es, sin duda, de suma importancia en estos tiempos espiritualmente sin vida.”

Los que dominéis el inglés podéis leer el documento aquí, y se puede firmar.

Esperemos que pronto haya disponible una traducción en español.