El “Salmo de las Batallas” (el 68) Como Debe ser Cantado

Muchas veces se piensa que cantar los Salmos de Ginebra es tedioso o aburrido. ¡Nada más lejos de la realidad! Puede que algunas veces algunos los canten de esta manera. Pero esto al principio no fue así, y hoy día tampoco tiene porqué serlo. Tomemos, por ejemplo, el Salmo 68. Este Salmo en francés es conocido como “El Salmo de las batallas”, porque era el Salmo que cantaban las tropas reformadas en las Guerras de Religión en Francia. ¿Cómo iba a guiar a los soldados a la batalla cantándolo de manera insípida o aletargada? Al contrario, tenía que ser cantado con brío y viveza.

Tenemos un ejemplo de lo que queremos decir en el vídeo que compartimos a continuación. Es una escena de la película “Les camisards” (1972), en la que vemos  todo esto que queremos decir.

No todos los Salmos han de ser cantados de la misma manera. La música del Salmo 68 es la misma que la del Salmo 36. Pero, por su misma temática, el Salmo 36 ha de ser cantado algo más lento, de manera más contemplativa, admirando los atributos y las obras de Dios.

La película, por otra parte, relata la insurrección de los “camisards”, en la región de Cévennes, en el sur de Francia (1702-1715). Este es uno de los episodios más paradójicos de la historia del protestantismo en Francia: tras la Revocación del Edicto de Nantes, con todos los templos destruidos, los pastores huidos, y el pueblo, obligado a recatolizarse, se levantaron unos “profetas” en el pueblo que llamaban al pueblo al arrepentimiento por su apostasía e hipocresía. En esto, sin duda, tenían razón: fue el mensaje de Calvino a los nicodemitas, que en buena medida produjo la Reforma en Francia. Pero la situación se descontroló y acabó en una guerra de guerrillas por los montes de Cévennes que puso en jaque durante años a los ejércitos del rey. Lo cual es algo, en sí, más discutido y discutible. Calvino, también sin duda, no hubiera apoyado nunca una tal rebelión que no hubiera sido guiada por una autoridad civil legítima.

La película, dirigida por René Allio, tiene, nos parece, algunas inconsistencias históricas. Esta misma escena, que parece relatar la toma de Pont de Montvert con la que se originó la revuelta, sería una de ellas: el abad de Chayla, que en realidad fue muerto, en esta escena sólo huye. Pero sobre todo, parece como si reconstruyera a los camisards como si fueran una especie comunidad “hippie” de la época, pero algo violenta. Se nota, pues, el tiempo en el que fue rodada. Pero, de todos modos, es uno de los raros casos en los que se han abordado estos episodios en el cine francés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s