Salmo 89 del Salterio de Ginebra

“Por siempre cantaré del Señor la bondad,
Con mi boca hablaré de Tu fidelidad.
Pues dije: Para siempre será edificada
Misericordia; oh Dios; y harás afirmada
La verdad Tuya, sin mudanza e inmutable,
En los cielos, que tienen curso invariable”.