Salmo 84 del Salterio de Ginebra

“¡Amables Tus moradas son,
De los ejércitos Señor!
Mi alma anhela y ardientemente
Ella no deja de desear
Los bellos atrios de Jehová;
Y cantan siempre alegremente
Mi carne y mi corazón
Al único y vivo Dios”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s