Salmo 83 del Salterio de Ginebra

“No guardes silencio, oh Dios,
Que no calle Tu santa voz,
Oh Dios, ni permanezcas quieto.
Porque Tus enemigos rugen,
Y todos los que Te aborrecen
Tienen la cabeza en alto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s