El Etos Marcial del Culto Reformado Histórico: Canto de Salmos y Persecución en los Países Bajos (5)

17-6

[Serie de artículos del Pastor John Sawtelle[1] acerca de la historia de los Salmos de Ginebra y su papel en la Reforma y las Guerras de Religión de los siglos XVI y XVII en Europa. Pueden consultar el original en inglés aquí].

Continuando con la relación entre el canto de Salmos y la persecución, pasamos ahora de Francia a los Países Bajos. Lamentablemente, la experiencia de los reformados en los Países Bajos varió poco de la de los reformados franceses, ya que también se harían  charcos de sangre reformada por todos los Países Bajos al tener que luchar la fe reformada para poder echar raíces en el país. Además de estar unidos por la sangre, estas iglesias estuvieron unidas por un compromiso común con el canto de los Salmos, y fue este compromiso lo que generó una violenta oposición contra la Iglesia Reformada.

Desde el inicio de la Reforma, en los Países Bajos no faltaron salterios disponibles para los cristianos reformados para ayudarles a expresar su alabanza. En 1539, cuando la fe reformada comenzaba a ganar apoyos, los libros de Salmos ya salían de las prensas de Amberes. En 1540 apareció el Salterio completo de Souder Liedekens, que con el tiempo conocería treinta y tres ediciones. Otro Salterio holandés fue producido por Jan van Utenhove, quien estando en Londres llevó a cabo su propia versión de cien Salmos. La introducción del Salmo 46 en este Salterio ponía de relieve la relación entre el canto de Salmos y la persecución, cuando afirmaba que “este Salmo también despierta a todos aquellos que alaban en verdad a Dios a que confíen cada vez que los impíos se alzan en su persecución”. Sin embargo, el Salterio que obtuvo mayor difusión fue el ginebrino de Marot-Beza, de 1562, que fue traducido al holandés por primera vez por de Heere, y luego por Dathenus, versión que se adoptó oficialmente en los sínodos reformados de Wesel (1568) y Dordrecht (1574).

No es de extrañar que la persecución se iniciara cuando los Salmos comenzaron a unir los corazones y las voces de los reformados holandeses en la alabanza y adoración. Strada, un historiador católico-romano, da cuenta de que cientos de cristianos reformados asistían a reuniones públicas donde se cantaban Salmos en protesta contra los magistrados católicos-romanos. En los Países Bajos, el canto público de Salmos condujo a la misma experiencia de derramamiento de sangre que ocurrió en Francia. En una ocasión, trescientos refugiados ingleses fueron enviados a la hoguera con el Salmo 130 en los labios, mientras que en otros lugares estallaron disturbios y los arrestos condujeron a ejecuciones masivas.

Vale la pena tomar un momento para destacar a una serie de ejemplos de persecución contra los reformados mientras consideramos la conexión entre el canto de Salmos y la persecución en los Países Bajos. En primer lugar, en 1562 en Valenciennes, cuando el magistrado intentó ejecutar a un hombre llamado Faveau y a un compañero suyo por predicar públicamente la doctrina reformada, se reunió una gran multitud de cristianos reformados que comenzó a cantar Salmos en alta voz. Se desató un tumulto y el resultado final fue que la multitud que cantaban Salmos abrumó de tal manera a los verdugos que al final efectuaron la liberación de los prisioneros.

En segundo lugar, en 1562 un hombre llamado Christopher Fabricius fue condenado a muerte por predicar la doctrina protestante. Mientras estaba en la pira esperando la ejecución, Fabricius se puso a cantar el Salmo 130 y la multitud empezó a unir sus voces a la suya. La situación se deterioró rápidamente y acabó con el verdugo y los oficiales civiles huyendo; sin embargo, antes que el verdugo huyera presa del pánico golpeó con la espada a Fabricius en la cabeza, matándolo instantáneamente.

En tercer lugar, en 1566 Viscount Brederode comenzó a organizar públicamente grandes cultos públicos como medio de la desobediencia civil contra el magistrado. Estos cultos públicos, que a menudo atraían a multitudes contadas por miles, consistían en predicar y cantar Salmos. En una ocasión, el Dr. Hermanus llevó a sus seguidores a una catedral y predicó un encendido sermón contra la idolatría. En respuesta al sermón, la multitud comenzó a cantar vigorosamente los Salmos, lo cual finalmente llevó a una explosión de iconoclastia en la que los adoradores destruyeron todas las imágenes de la catedral. El regente estaba tan alarmado por estas reuniones públicas que escribió a Felipe II advirtiéndole que el canto de Salmos estaba dando lugar a disturbios generalizados y rebelión.

En cuarto lugar, por 1574 el canto público de Salmos enfureció tanto a los magistrados que los reformados holandeses experimentaron su propia masacre del Día de San Bartolomé con el Tribunal de la Sangre de Alba, el cual llegó suprimir de hecho las reuniones públicas de los reformados.

Este breve repaso de los primeros días de la Reforma en los Países Bajos muestra que los reformados holandeses cantaron los Salmos y que experimentaron persecución y un costoso derramamiento de sangre. Mientras los opresores católicos-romanos odiaban los Salmos, los reformados encontraron su identidad y unidad en ellos. Aunque se cantaban por la convicción de que Dios los había prescrito como un elemento de culto, los Salmos no fueron relegados sólo al culto del Día del Señor, puesto que los cristianos holandeses hicieron uso de ellos tanto en privado, en sus casas, como en la plaza pública, abiertamente como medio de desobediencia civil. Claramente, los Salmos fueron el combustible de la primera generación de reformadores en los Países Bajos, dando forma a la adoración, piedad y práctica holandesas, y ellos seguirían dominando en la vida reformada holandesa durante cientos de años, hasta que los vientos del liberalismo del siglo XIX se extendieran por la iglesia reformada en los Países Bajos y hasta que la plaga del avivamentalismo y pragmatismo yanqui hiciera estragos en las convicciones reformadas holandesas sobre el culto en el siglo XX en los Estados Unidos. Si la iglesia reformada holandesa recobrara la sólida fe de sus padres tendría que rechazar el uso de himnos avivamentalistas hechos por el hombre y los cantos de alabanza sin valor, para reemplazarlos por los Salmos, el manual de alabanza señalado de Dios.

________________________

[1] John Sawtelle es pastor de la All Saints Reformed Presbyterian Church, en Brea (California).

Anuncios

  1. Pingback: El Etos Marcial del Culto Reformado Histórico: Canto de Salmos y Persecución en los Países Bajos (5) | Projeto Veredas Antigas
  2. Diego Canales Ramirez

    Estimado, la Universidad de Gante ha subido a la red el CODOIN (Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España) publicado en el siglo XIX por la Real Academia de la Historia. En uno de los 100 volumenes, se contienen unas interesantes descripciones de Flandes, que son realmente importantes de considerar para entender por qué las predicas luteranas tuvieron tanto éxito en dicha zona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s