Cita Diaria con Calvino (149)

“[M]ientras nosotros buscamos en esta vida la manera de vivir cómoda y tranquilamente, la Escritura siempre nos induce a que nos entreguemos, nosotros mismos y cuanto poseemos, a la voluntad de Dios, y nos pongamos en sus manos, para que Él domine y someta los afectos de nuestro corazón. Respecto a apetecer crédito y honores, a buscar dignidades, a aumentar las riquezas, a conseguir todas aquellas vanidades que nos parecen aptas para la pompa y la magnificencia, tenemos una intemperancia rabiosa y un apetito desmesurado. Por el contrario, sentimos un miedo exagerado de la pobreza, de la insignificancia y la ignominia, y las aborrecemos de corazón; y por eso procuramos todos los medios posibles de 1uir de ellas. Ésta es la razón de la inquietud que llena la mente de todos aquellos que ordenan su vida de acuerdo con su propio consejo; de las astucias de que se valen; de todos los procedimientos que cavilan y con los que se atormentan a fin de llegar a donde su ambición y avaricia los impulsa, y de esta manera escapar a la pobreza y a su humilde condición.

 

Por eso los que temen a Dios, para no enredarse en estos lazos, guardarán las reglas que siguen: Primeramente no apetecerán ni espetarán, ni intentarán medio alguno de prosperar, sino por la sola bendición de Dios; y, en consecuencia, descansarán y confiarán con toda seguridad en ella. Porque, por más que le parezca a la carne que puede bastarse suficientemente a sí misma, cuando por su propia industria y esfuerzo aspira a los honores y las riquezas, o cuando se apoya en su propio esfuerzo, o cuando es ayudada por el favor de los hombres; sin embargo es evidente que todas estas cosas no son nada, y que de nada sirve y aprovecha nuestro ingenio, sino en la medida en que el Señor los hiciere prósperos. Por el contrario, su sola bendición hallará el camino, aun frente a todos los impedimentos del mundo, para conseguir que cuanto emprendamos tenga feliz y próspero, suceso […]

En suma, todo aquel que descansare en la bendición de Dios, según se ha expuesto, no aspirará por malos medios ni por malas artes a ninguna de cuantas cosas suelen los hombres apetecer desenfrenadamente, ya que tales medios no le servirían de nada.

Si alguna cosa le sucediera felizmente, no la atribuirá a sí mismo, a su diligencia, habilidad y buena fortuna, sino que reconocerá a Dios como autor y a Él se lo agradecerá.

Por otra parte, si ve que otros florecen, que sus negocios van de bien en mejor, y en cambio sus propios asuntos no prosperan, o incluso van a menos, no por ello dejará de sobrellevar pacientemente su pobreza, y con más moderación que lo haría un infiel que no consiguiera las riquezas que deseaba […]

Mil clases de enfermedades nos molestan a diario. Ora nos persigue la peste, ora la guerra; ya el granizo y las heladas nos traen la esterilidad, y con ella la amenaza de la necesidad; bien la muerte nos arrebata a la mujer, los padres, los hijos, los parientes; otras veces el fuego nos deja sin hogar. Estas cosas hacen que el hombre maldiga la vida, que deteste el día en que nació, que aborrezca el cielo y su claridad, que murmure contra Dios y, conforme a su elocuencia en blasfemar, le acuse de inicuo y cruel.

Por el contrario, el hombre fiel contempla, aun en estas cosas, la clemencia de Dios y ye en ellas un regalo verdaderamente paternal. Aunque vea su casa desolada por la muerte de sus parientes, no por eso dejará de bendecir al Señor; más bien se hará la consideración de que la gracia del Señor que habita en su casa, no la dejará desolada. Sea que vea sus cosechas destruidas por las heladas o por el granizo, y con ello la amenaza del hambre, aun así no desfallecerá ni se quejará contra Dios; más bien permanecerá firme en su confianza, diciendo: A pesar de todo estamos bajo la protección del Señor y somos ovejas apacentadas en sus pastos (Sal. 79: 12); Él nos dará el sustento preciso, por extrema que sea la necesidad. Sea que le oprima la enfermedad, tampoco la vehemencia del dolor quebrantará su voluntad, hasta llevarle a la desesperación y a quejarse por ello de Dios; .sino que viendo su justicia y benignidad en el castigo que le envía, se esforzará por tener paciencia. En fin, cualquier cosa que le aconteciere sabe que así ha sido ordenada por la mano de Dios, y la recibirá con el corazón en paz, sin resistir obstinadamente al mandamiento de Aquel en cuyas manos se puso una vez a si mismo y cuanto tenía”.

Institución de la religión cristiana III.VII.8-10 (p. 534-536).

Anuncios

Un Comentario

  1. Cristino Enrique Robles Perea

    La bendición de Dios,y (confiar en) su Providencia ,-los dos puntos puestos en relive aquí por nuestro autor-,(sin dejar de lado la libre coperación e iniciativa del hombre en pro de su bienestar temporal),es algo velado al hombre que no tiene a Dios en su corazón y participa de la “gracia del Evangelio”.La referencia próxima es el discurso de las Bienaventuranzas(Mt.5,1-7,28) que no en vano está dirigido a los “pobres en espíritu”(v.3), ésto es,aquéllos que según Prov.23,26,”han entregado a Dios todo su deseo y andan por sus sendas”, porque previamente han escuchado la voz del Señor.Por otra parte, tratar el tema de la bendición de Dios necesariamente vinculada a su Pueblo, aunque El es providente con todas sus criaturas sin excepción,es por tanto considerar antes que nada la condición religiosa de la persona a quien va dirigida la merced divina,lo que supone su pertenencia a la comunidad redimida.Para aclarar el punto un poco más,sería análogamente a lo que predicamos sobre la misericordia de Dios sobre su pueblo elegido(cf.Sal.103,17-18):el pertenecer a una comunidad de redimidos que por tanto han entregado su corazón al Señor y andan por sus sendas,me da la garantia absoluta de ser el depositario tanto de la misericordia divina como de su bendición,aunque ello no haga superfluo nada de mi desvelo por alcanzar los bienes prometidos,e incluso encontrar en ellos una vez conseguidos el gozo legítimo,sabiendo de antemano que el cristiano vive de y para realidades de orden sobrenatural ya durante su vida terrenal.En cuanto a la Providencia,podríamos añadir otro tanto:el hombre de Dios(religioso) ha depositado por la Fé toda su confianza(esperanza)en el Dios que le escogió para ser heredad propia de Aquél que de antemano le conoció(salvó),tal como se nos muestra claramente en la exposición sistemática del Shemá del pueblo de Israel( cf.Dt.7,6-8),y que los salmos celebran al unísono(Sal.68,19;107,38;144,13).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s