Cita Diaria con Calvino (147)

“El principio de esta instrucción es que la obligación de los fieles es ofrecer sus cuerpos a Dios “en sacrificio vivo, santo, agradable”; y que en esto consiste el legítimo culto (Rom. 12: 1). De ahí se sigue la exhortación de que no se conformen a la imagen de este mundo, sino que se transformen renovando su entendimiento, para que conozcan cuál es la voluntad de Dios. Evidentemente es un punto trascendental saber que estamos consagradas y dedicados a Dios, a fin dé que ya no pensemos cosa alguna, ni hablemos, meditemos o hagamos nada que no sea para su gloria; porque no se pueden aplicar las cosas sagradas a usos profanos, sin hacer con ello gran injuria a Dios.

Y si nosotros no somos nuestros, sino del Señor, bien claro se ve de qué  debemos huir para no equivocarnos, y hacia dónde debemos enderezar todo cuanto hacemos. No somos nuestros; luego, ni nuestra razón, ni nuestra voluntad deben presidir nuestras resoluciones, ni nuestros actos. No somos nuestros; luego no nos propongamos como fin buscar lo que le conviene a la carne. No somos nuestros; luego olvidémonos en lo posible de nosotros mismos y de todas nuestras cosas.

Por el contrario, somos del Señor, luego, vivamos y muramos para Él. Somos de Dios, luego que su sabiduría y voluntad reinen en cuanto emprendamos. Somos de Dios; a Él, pues, dirijamos todos los momentos de nuestra vida, como a único y legítimo fin. ¡Cuánto ha adelantado el que, comprendiendo que no es dueño de sí mismo, priva del mando y dirección de sí a su propia razón, para confiarlo al Señor! Porque la peste más perjudicial y que más arruina a los hombres es la complacencia en sí mismos y no hacer más que lo que a cada uno le place. Por el contrario, el único puerto de salvación, el único remedio es que el hombre no sepa cosa alguna ni quiera nada por sí mismo, sino que siga solamente al Señor, que va mostrándole el camino (Rom.14: 8).

Por tanto, el primer paso es que el hombre se aparte de sí mismo, se niegue a sí mismo, para de esta manera aplicar todas las fuerzas de su entendimiento al servicio de Dios. Llamo servicio, no solamente al que consiste en obedecer a la Palabra de Dios, sino a aquél pop el cual el entendimiento del hombre, despojado del sentimiento de su propia carne, se convierte enteramente y se somete al Espíritu de Dios, para dejarse guiar por Él.

Esta transformación a la cual san Pablo llama renovación de la mente (Ef.4: 23), y que es el primer peldaño de la vida, ninguno de cuantos filósofos han existido ha llegado a conocerla. Ellos enseñan que sola la razón debe regir y gobernar al hombre, y piensan que a ella sola se debe escuchar; y por lo tanto, a ella sola permiten y confían el gobierno del hombre. En cambio, la filosofía cristiana manda que la razón ceda, se sujete y se deje gobernar por el Espíritu Santo, para que el hombre no sea ya el que viva, sino que sea Cristo quien viva y reine en él (Gál.2: 20)”.

Institución de la religión cristiana III.VII.1 (p. 527-528).

Anuncios

  1. Cristino Enrique Ra pesarobles Perea

    Según la nota del editor de la Institución de la R.Cristiana de Calvino,los capítulos VI-X del Libro III de la obra,fueron publicados aparte del resto de la obra desde 1545(y varias veces reeditados)con el título general:”Tratado de la Vida Cristiana”.Yo particularmente recomiendo que los tengamos muy en cuenta,sobretodo éste que ahora es objeto de nuestro comentario(VII):aquí encontramos brevemente expuestos los fundamentos bíblicos de la vida cristiana como “consagración a Dios y amor y servicio al prójimo”,hijo de Dios y nuestro hermano:ptos.1-3/4-7(Dt.7,6;Mt.5,38-48:cf.Mt.22,34-40).Ya ciñiéndonos al presente texto,quiero destacar que la perspectiva desde la que parte nuestro autor en su reflexión es de índole parenética ó exhortativa,pero pesar de ello,no debe ser considerada independientemente ó aparte de lo que entendemos por “regeneración espiritual”,ésto es,sólo a partir de la soteriología.Cuando el hombre como criatura caida por el pecado,quiere buscar a Dios y seguir sus mandamientos,se encuentra ante una imposibilidad tal,que incluso su propia razón le disuade de ello.El voluntarismo filosófico que analiza Calvino y lo desvincula del orden sobrenatural(cf.Cita con Calvino 146),lejos de fundamentar su ética en Dios, como principio y fundamento de todo el orden etico-moral(los cristianos partimos del imperativo fundante de la “consagración a Dios”en la línea de Dt.7,6),se quedaria reducido a un larvado pelagianismo,inaceptable desde todo punto de vista a partir de la experiencia del pecado original generativo(pecado actual del hombre).El que se trate de un texto como decíamos,parenético y por tanto ésta es su intención primordial,desde la soterilogía de la Reforma,supone el “a priori”,tanto de la fé, como de la regeneración espiritual,entendida ésta última como iluminación y potencia salvadora de Dios en el hombre.Sólo así es posible la consagración a Dios y el sevicio desinteresado(amor)al prójimo, como plenitud de toda vida cristiana.

  2. Cristino Enrique Ra pesarobles Perea

    Siento el fallo debido a un descuido involuntario e imperceptible al publicar mi comentario,en lo que se refiere a mi nombre:Cristino Enrique Robles Perea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s