Cita Diaria con Calvino (131)

“No hay duda de que el ayuno no siempre está unido al arrepentimiento, sino que se reserva especialmente para los tiempos de grandes adversidades. Por esto Jesucristo lo une a la angustia y la tribulación, pues Él excusa a sus apóstoles de que no ayunaran mientras estaban en su compañía, por ser tiempo de gozo, diciendo que tendrían oportunidad de ayunar en el tiempo de la tristeza, cuando se vieran privados de su compañía (Mt. 9, 15).

Me estoy refiriendo, por supuesto, al ayuno solemne y público; porque la vida de los que temen a Dios debe estar regulada por la frugalidad y la sobriedad, de modo que toda ella sea como una especie de ayuno perpetuo. Mas, como volveré a hablar de esta materia, al tratar de la disciplina de la Iglesia, baste al presente con lo expuesto.

Con todo añadiré que, cuando se toma el nombre de arrepentimiento para significar aquella externa manifestación que hacen los pecadores con la que dan muestras de mejorar de vida, entonces el término se usa impropiamente y se le desvía del significado propio y natural, que he expuesto. Porque semejante protesta no es tanto una conversión a Dios, como una confesión de las propias culpas, en orden a alcanzar el perdón de las mismas y de la pena correspondiente. De esta manera arrepentirse en ceniza y cilicio no es otra cosa sino dar testimonio de disgusto, cuando Dios se enoja con nosotros por las graves ofensas con que le hemos ofendido. Es esto una especie de confesión pública, mediante la cual, condenándonos a nosotros mismos ante los ángeles y ante el mundo, anticipamos el juicio de Dios. Porque san Pablo, reprendiendo la negligencia de los que perseveran en sus pecados, dice: “si nos examinásemos a nosotros mismos, no seriamos juzgados (por Dios)” (1 Cor. 11:31).

Mas no siempre es necesario dar testimonio públicamente ante los hombres y ponerlos como testigos de nuestro arrepentimiento. En cambio, confesarse secretamente con Dios es parte del verdadero arrepentimiento, y en modo alguno ha de omitirse. Porque no hay cosa menos puesta en razón, que decir que nos perdona Dios los pecados en los que seguimos deleitándonos, y para que Él no los descubra, los tapamos con la hipocresía. Y no solamente hay que confesar los pecados que cada día cometemos, sino que hemos de recordar más vivamente nuestras faltas más graves y traer a la memoria los pecados que parecen estar ya sepultados hace mucho tiempo.

Con su propio ejemplo nos enseña David a hacerlo así. Avergonzado del horrible crimen que poco antes había cometido con Betsabé, se examina a sí mismo desde el seno materno, y confiesa que ya entonces estaba corrompido e infectado por el mal (Sal. 51:7). Y esto no para disminuir su culpa, como lo hacen muchos que confiesan que son pecadores como todos los demás, y así al abrigo de la humanidad, pretenden escapar sin castigo. De muy distinta manera procede David, quien libremente aumenta su culpa, porque infectado desde su misma niñez, no había dejado de añadir pecados sobre pecados. Y en otro lugar examina también su vida pasada, para lograr de esta manera de Dios el perdón de los pecados que había cometido en su juventud (Sal.25: 7). Realmente, sentiremos que nos hemos despertado del sueño de la hipocresía cuando, gimiendo bajo el peso de nuestros pecados y llorando nuestra miseria, pedimos a Dios que nos los perdone”.

Institución de la religión cristiana III.III.17 y 18 (p. 463-464).

Anuncios

Un Comentario

  1. Cristino Enrique Robles Perea

    La contrición es el fundamento más querido por Dios como muestra de un verdadero arrepentimiento(Sal.51,17),ésto es, el sentir verdadero dolor de haber ofendido a Dios por ser El Quién Es,Padre de bondad infinita que desea que todos los hombres se salven y vengan al conocimiento de la verdad.Pero aquí hay que recordar dos cosas,de acuerdo con Calvino:que es un don de Dios como primer fruto de la fé,y en segundo lugar,que sólo el hombre puede llegar a reconocer su propio pecado,y por tanto estar en condiciones del verdadero arrepentimiento como contrición cuando se examina a sí mismo”desde Dios”,ésto es de su bondad y misericordia infinita hacia todas sus criaturas,y no desde sí mismo ó sus propias circunstancias personales.Por tanto, el dolor de atrición(miedo ó repulsa al castigo) que las escuelas de teología romano-escolásticas diferenciaban del dolor de contrición(aunque otorgasen más valor a éste último),poco pueden denotar tanto un verdadero arrepentimiento como inicio de conversión a Dios,como el principio formal de la regeneración espiritual del hombre llevada a cabo por obra del Espíritu Santo(Calvino).Aquí no caben ni las ambigüedades,ni las formas externas:penitencia pública farisáica,ceniza y cilicio,, ayunos ostentosos…todo lo cual puede llegar a encubrir un verdadero arrepentimiento ,ó incluso,representar la propia autoexaltación moral ante los demás,cosa que es severamente condenada por Jesús contra los fariseos(Mt.23,25-28)La confesión privada a Dios de todos los pecados que recordemos ó nos graven más la conciencia,siguiendo el espíritu de la Reforma,no es tanto una necesidad de hecho( C.de Trento),cuanto un requerimiento de la propia conciencia que es causa inmediata de una manifiesta contrición, y por tanto verdadero arrepentimiento.He conducido la presente reflexión a partir del concepto que entendemos por “contrición”,para resaltar más si cabe,lo equívoco de la penitencia exterior sobre la verdadera penitencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s