Cita Diaria con Calvino (120)

“Los réprobos sólo tienen un sentimiento confuso y temporal de la gracia. Hay además otra cosa, y es que los réprobos jamás experimentan más que un sentimiento confuso de la gracia de Dios, de suerte que más bien perciben la sombra que el cuerpo o sustancia de la cosa. Porque el Espíritu Santo no sella propiamente más que en los elegidos la remisión de los pecados, a fin de que tengan una particular certidumbre y se aprovechen de ello. No obstante, se puede decir con toda razón que los réprobos creen que Dios les es propicio, porque eLlos aceptan el don de la reconciliación, aunque de una manera confusa y sin una recta resolución. No que sean partícipes de la misma fe y regeneración que los hijos de Dios, sino que bajo el manto de la hipocresía parece que tienen el mismo principio de fe que ellos. No niego que Dios ilumine su entendimiento hasta el punto de hacerles conocer la gracia; sin embargo distingue este sentimiento que les da del testimonio que imprime en el corazón de los fieles, de tal manera que aquéllos nunca llegan a disfrutar de la firmeza y verdadera eficacia de que éstos gozan. De hecho no se muestra por ello propicio a los réprobos, como silos hubiera librado de la muerte tomándolos bajo su protección, sino que únicamente les muestra al presente su misericordia. Pero solamente a los elegidos otorga la merced de plantar la fe viva en su corazón para que perseveren hasta el fin.

De esta manera se responde a la objeción que se podría formular a este propósito: que si Dios les muestra su gracia debería permanecer para siempre en ellos. Porque nada impide que Dios a algunos los ilumine por algún tiempo con el sentimiento de su gracia, que poco después se desvanecerá.

Asimismo, aunque la fe es un conocimiento de la benevolencia de Dios para con nosotros, y una inequívoca persuasión de su verdad, no es de extrañar que se desvanezca el sentimiento del amor de Dios que tienen los inconstantes: pues aunque parezca muy semejante a la fe, es realmente muy diferente de ella. Convengo en que la voluntad de Dios es inmutable, y que su verdad es siempre la misma; pero niego que los réprobos lleguen nunca a penetrar hasta aquella secreta revelación de su salvación que la Escritura no atribuye más que a los fieles. Niego, pues, que comprendan la voluntad de Dios en cuanto inmutable, o que abracen de veras y de una manera inquebrantable su verdad. Y la razón es porque se fundan en un sentimiento vano e inestable; como el árbol que no es plantado con suficiente profundidad para que pueda echar raíces vivas: por algún tiempo no solamente echará hojas y flores, sino incluso producirá fruto; sin embargo con el tiempo se va secando hasta que muere.

En suma, si la imagen de Dios puede ser arrojada y borrada del entendimiento y del alma del primer hombre a causa de su rebeldía, no es de extrañar que Dios ilumine a los réprobos con ciertos destellos de su gracia, y luego permita que se apaguen. Ni hay tampoco obstáculo alguno para que conceda a algunos una cierta noticia de su Evangelio, y luego desaparezca; y en cambio la imprima en otros de tal manera, que nunca jamás se vean privados de ella.

De cualquier manera, debemos tener por incontrovertible que, por pequeña y débil que sea la fe en los elegidos, como el Espíritu Santo les sirve de arras y prenda infalible de su adopción, jamás se podrá borrar de sus corazones lo que Él ha grabado en ellos. En cuanto a la claridad de los réprobos, finalmente se disipa y perece, sin que podamos decir por ello que el Espíritu Santo engaña a ninguno, puesto que no vivifica la simiente que deja caer en sus corazones para preservarla incorruptible, como en los elegidos”.

Institución de la religión cristiana III.II.11 y 12 (p. 416-417).

Anuncios

  1. Cristino Enrique Robles Perea

    Sobre la fé formada-informada(de los escolásticos),fé inmutable-temporal,fé viva(Sant.2,14)-fé muerta,por una parte,y la reflexión que a partir de las Escrituras hace de todo ello Calvino en orden a la salvación de los elegidos y la reprobación de los in-fieles,creo que podría ser de momento suficiente decir que sólo Dios conoce los corazones de los hombres(Jn.2,24-25),y por tanto,en orden a establecer criterios básicos en lo que a la fé salvífica hace referencia-que es por otra parte el objeto de éste segundo cap.del libro III-,deberíamos señalar que es la obra del Espíritu Santo por medio de la Palabra de Dios(Rom.10,17), el Agente divino que efectúa la selección(“muchos son los llamados y pocos los escogidos”:Mt.20,16-los obreros de la viña-).El problema que el autor plantea al respecto de la acción del Espíritu Santo en los réprobos,en los cuales El obra mediante sus mociones y gracias por un tiempo determinado(fé temporal),creo que debemos desvincularlo del “conocimiento de fe”(fé formada) el cual no garantiza la elección ó por el contrario la reprobación,y circunscribirlo más bien a partir del criterio irrefutable que nos brinda el apóstol Pablo en Gal.5,6:”la fé que obra por el amor”,pues en ésto exclusivamente conocemos a los hijos de Dios(I Jn.3,10;4,7ss.).El “criterio del amor”,más que el de las obras(Sant.2,14)que puede ser imparcial ó equívoco,reafirma nuestra fé como evangélicos en réplica directa tanto a los falsos cristianos(hipócritas,como los denomina Calvino),como a los presuntuosos ó arrogantes para los que puede haber mayor condenación por su soberbia ante la presunción de su elección por parte de Dios,como tambien de cara a los romanos, que por una parte recriminan a los evangélicos la “fé muerta”,y por otra parte reducen le “gracia evangélica” a un mero operativismo, más equívoco si cabe, que el que dicen ellos que poseen los que- como buen principio-, tienen los que poseen la “fé informada”(creencia exclusivamente intelectual).

  2. Cristino Enrique Robles Perea

    Fé de errratas:”el criterio de las obras que puede ser PARCIAL Ó EQUIVOCO”(no “imparcial”,por error).
    Quisiera hacer unas pequeñas aclaraciones con respecto a mi anterior comentario,pues creo que tal vez ha quedado algo confuso.Calvino trata a lo largo de éste capítulo(III,II),y más concretamente en los ptos.11-12,el tema de la Fé en su relación directa a la promesa de Dios que tiene su cumplimiento en Jesucristo como Autor y consumador de de nuestra salvación(Heb.12,2),y en éste punto en concreto(11-12),la cuestión de la fé incipiente y temporal de los réprobos.Aceptando él lo incuestionable de ésta realidad,quiere establecer la diferencia esencial en lo que a la salvación de los elegidos hace referencia,entre la misma fé de los elegidos y aquélla otra.Como quiera que la fé cristiana como tal es un Don de lo alto para que por medio de nuestro Salvador y Redentor vayamos al Padre(Jn.14,6),es tan sólo por la acción del Espíritu Santo que regenera exclusivamente a los elegidos,que podemos tener la “fé salvífica”cuyo distintivo ifrrefutable es la práctica del Amor(Jn.13,34-35;Gal.5,6),y no tan sólo las “obras buenas”,que pueden darse tambien en los no regenerados(no son obras resultado de la fé,y por tanto salvíficas,ni tampoco y por supuesto,una mera fé temporal-incipiente).Por tanto,al referirme al “conocimiento de fé”como “fé formada”,lo que estaba queriendo expresar es precisamente eso ,la insuficiencia de una fé meramente intelectual acompañada de ciertas obras no de orden salvífico que tambien pude darse en los réprobos,junto a “cierta acción del Espíritu Santo” tal como nos indica el autor,por lo que teniendo muy en cuenta toda su soteriología,descarté el mero operativismo al final de mi comentario.

  3. Cristino Enrique Robles Perea

    Gracias, Jorge,por tu benevolencia hacia mis comentarios. Trato de explicarme lo mejor posible, y soy consciente de que algunas veces no lo consigo como quisiera.Un fraternal abrazo en Cristo.

  4. Cristino Enrique Robles Perea

    Deseo,dada la importancia del tema,(a pesar de mi anterior aclaración), decir que no hay contradición real en el uso un tanto “libre ” que hago de la terminología que utiliza el propio Calvino en réplica a la escolástica aristotélica de Tomás de Aquino,así como tambien del tambien escolástico,Pedro Lombardo en su “Liber Sententiarum”;me refiero a que en mi primer comentario utilicé indistintamente el término “fé formada” y “fé informada:a la primera llamé “conocimiento de fé”,e igualmente a la segunda(fé informada),”creencia exclusivamente intelectual”:ésto da lugar a confusión cuanto menos,y hasta a aparente” contradictio in terminis”.La Escolástica,a la que critica Calvino,denomina la “formada” como aquélla que “opera por el amor”(Gal.5,6),y la “informada” como la “meramente intelectual”:antes de escribir mi primer comentario,supe distinguir perfectamente ambos conceptos,pero como siguiendo a Calvino,quise conscientemente poner de relieve la insuficiencia de la fé de los no regenerados en orden a la salvación(que es de lo que se trataba),extralimité conscientemente el concepto del término escolástico(formada-informada),para señalar,una vez afirmado Gal.5,6,la insuficiencia en el orden salvífico “de la mera creencia-conocimiento intelectual”:me estaba refiriendo-en ambos casos-, al orden exclusivamente epistemológico,razón por la cual me permití el uso indistinto de ambos términos,y en el segundo caso(informada-“creencia exclusivamente intelectual”),trascender el sentido tomista como” fé que no obra por el amor”,para por mi cuenta darle un contenido diferente y aparentemente equívoco con respecto al primero.Siento la aparente ambigüedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s