Cita Diaria con Calvino (89)

“El fin de este mandamiento es que, como Dios quiere que toda nuestra alma esté llena y rebose de amor y caridad, debemos alejar de nuestro corazón todo afecto contrario a la caridad. La suma del mismo será, que no concibamos pensamiento alguno, que suscite en nuestro corazón una concupiscencia perjudicial o propensa a causar daño a nuestro prójimo. A lo cual responde el precepto afirmativo de que cuanto imaginamos, deliberamos, queremos y ejercitamos, vaya unido al bien y provecho de nuestro prójimo.

Pero en esto existe, al parecer, una gran dificultad. Porque, si es verdad lo que un poco más arriba hemos dicho, que bajo el nombre de fornicación y el de hurto se prohíbe el deseo de fornicar y la intención y propósito de hacer mal y de engañar, parece superfluo prohibir de nuevo el deseo de los bienes ajenos.

Sin embargo, podemos resolver fácilmente esta duda considerando la diferencia que existe entre intento y concupiscencia. Llamamos intento — según lo que hemos notado en los mandamientos anteriores — a un propósito deliberado de la voluntad, cuando el corazón del hombre es vencido y subyugado por la tentación. La concupiscencia o deseo puede existir sin tal deliberación o consentimiento, cuando el corazón es solamente incitado a cometer alguna maldad. Así como el Señor ha querido en lo que hasta ahora hemos tratado, que nuestra voluntad y nuestros actos estuviesen regulados por la norma de la caridad, igualmente en esto desea que los pensamientos de nuestra inteligencia se sometan a la misma norma, a fin de que no haya nada que incite al corazón del hombre a seguir otro camino. Antes prohibió el Señor que el corazón se dejase llevar por la ira, el odio, la fornicación, el hurto y la mentira; el presente prohíbe que sea provocado o incitado a ello […]

Pide, pues, el Señor un admirable ardor de caridad, y quiere que no se vea retardado por el menor asomo de concupiscencia. Exige un corazón perfectamente bien regulado, y no quiere que se vea incitado contra la ley de la caridad por los más pequeños estímulos”.

Institución de la religión cristiana II.VIII.49 y 50 (p. 299-300).

El Libre Ofrecimiento del Evangelio (Audio, Video y Texto)

VI CONFERENCIAS PEREGRINO, 14 DE ABRIL DE 2012, VALDEPEÑAS

Para escuchar en línea o descargar, pulse AQUÍ

Introducción

Es la gloria de la fe reformada el creer y proclamar tanto la pura gracia de Dios en el Evangelio como la absoluta soberanía de Dios en la salvación de los pecadores. Ambas cuestiones están íntimamente relacionadas entre sí. Para que la gracia de Dios, que recibimos ahora en el tiempo, sea realmente pura, es decir, sin mezcla de obras humanas, Dios en la eternidad no tuvo que ver en nosotros mérito alguno; nada en nosotros le tuvo que mover a salvarnos más allá de Su misericordia y el amor que nos tuvo en Jesucristo. La Sola Gracia del Evangelio demanda la elección libre e incondicional de los pecadores en Jesucristo. De ahí que los reformados seamos intransigentes en la defensa tanto de la soberanía de Dios en la salvación como del carácter completamente de gracia de la misma.

Seguir leyendo

La Iglesia Emergente (Audio, Video y Texto)

VI Conferencias Peregrino, 14 de abril de 2012, Valdepeñas

Para escuchar en línea o descargar, pulse AQUÍ

INTRODUCCIÓN

Siempre digo que mi primera experiencia con lo que podríamos llamar el movimiento de la Iglesia Emergente (IE) fue hace años, dieciséis ya, en una iglesia evangélica del sur de Francia. Yo vivía en el seminario, a unos 100 km. de distancia, por lo que visitaba esa iglesia esporádicamente, sólo cuando me encontraba en la ciudad donde vivía mi entonces novia, mi actual mujer. Era una iglesia no pentecostal, de talla mediana, por debajo de los cien miembros. Mi novia y yo estuvimos presentes cuando se instaló el nuevo pastor. Era septiembre y yo estaba haciendo la vendimia en uno de los pueblos cercanos a aquella ciudad. Aquel domingo, se le veía al nuevo pastor con un perfil joven y dinámico, aunque su presentación ante la congregación fue más bien convencional: enfundado en traje gris impecable, expresando su respeto por los pastores jubilados presentes en la congregación y predicando un mensaje con ciertas maneras de corrección evangélica.

Seguir leyendo

VI Conferencias Peregrino, en Valdepeñas

Este fin de semana estaré ausente de Miranda de Ebro, pues estaré en Valdepeñas el sábado para con motivo de las IV Conferencias Peregrino: La Iglesia emergente (por la mañana) y el Libre ofrecimiento del Evangelio (por la tarde). La semana que viene, Dios mediante, compartiré el audio y texto de las conferencias en este blog, y espero que también el video.

El domingo por la mañana (a partir de las 12, hora española) estaré compartiendo la Palabra en la Iglesia Cristiana Presbiteriana de Alcorcón. Los cultos se pueden seguir en directo en la página web de la Iglesia (www.icpresbiteriana.org).

¡Hasta pronto!