1. Cristino EnrMtque Robles Perea

    De todo lo indicado por el Reformador,destaco la “integridad del cuerpo del alma y del espíritu”:somos del Señor-creados a su imagen y semejanza,y redimidos para El por Cristo,una vez caidos en el pecado-,y ello exige “consagración”-apartados del mundo del demonio y de la carne(los tres enemigos del alma)-y guardados en su misericordia por el poder del Espíritu Santo,para el dia de su manifestación gloriosa.Aunque la pureza,y la castidad asociada a ella,es ante todo una virtud,más que un simple propósito,debemos pedirla fervientemente a Aquél que tiene poder de salvar el alma de la condenació eterna(Mt.10,28).Por último,creo que debemos destacar-en sintonia con la intención del autor-todo lo que hace referencia a la “pureza interior”,tal como vemos claramente expresado en el Evangelio referente al adulterio coyugal(Mt.5,27-28),y a la intención del corazón como referente último de auténtica pureza (interior)religiosa de carácter general(Mt.15,11.17-20).El séptimo mandamiento, referido al adulterio,es por tanto extensivo ,sustancial e intencionalmente, a la pureza interior del alma con carácter general,referida en última instancia a nuestra propia consagración a Dios(II,VIII,44 b).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s