Cita Diaria con Calvino (72)

“Mas, para que se entienda mejor toda esta cuestión, resumamos el oficio y uso de la Ley, que llaman moral, la cual puede decirse que comprende tres partes.

La primera es que cuando propone la justicia de Dios, es decir, la que a Dios le es grata, hace conocer a cada uno su propia injusticia, le da la certeza y el convencimiento de ello, condenándolo, en conclusión. Y es necesario que el hombre, que está ciego y embriagado por su amor propio, se vea forzado a conocer y confesar su debilidad e impureza; pues si no se le demuestra con toda evidencia su vanidad y se le convence de ella, está tan hinchado por una torpe confianza en sus fuerzas, que es imposible que comprenda y se dé cuenta de cuánta es su debilidad, cuando con su fantasía no hace más que ponderarlas. Pero tan pronto como comienza a compararlas con la dificultad de la Ley, encuentra un motivo para deponer su arrogancia. Porque aunque haya tenido muy alta opinión de sus fuerzas, sin embargo, al punto ve que se encuentran gravadas con un peso tan grande, que le hace vacilar, hasta desfallecer finalmente por completo. Y así, instruido el hombre de esta manera con la doctrina de la Ley, se despoja de la arrogancia que antes le cegaba.

Es necesario asimismo que el hombre sea curado de otra enfermedad que también le aqueja, y es la soberbia. Mientras él descansa solamente en su juicio humano, en lugar de la verdadera justicia pone una hipocresía, satisfecho con la cual, se enorgullece frente a la gracia de Dios, al amparo de no sé qué observancias inventadas en su cabeza. Pero cuando se ve forzado a examinar su modo de vivir conforme a la balanza de la Ley de Dios, dejando a un lado las fantasías de una falsa justicia que había concebido por sí mismo, ve que está muy lejos de la verdadera santidad; y, por el contrario, cargado de vicios, de los que creía estar libre. Porque las concupiscencias están tan ocultas y enmarañadas, que fácilmente engañan al hombre y hacen que no las vea. Y no sin razón dice el Apóstol, que él no había sabido lo que era la concupiscencia hasta que la Ley le dijo: “No codiciarás” (Rom. 7:7). Pues si no es descubierta y sacada de su escondrijo por la Ley, destruirá en secreto al hombre infeliz sin que él se entere siquiera.

Así que la Ley es como un espejo en el que contemplamos primeramente nuestra debilidad, luego la iniquidad que de ella se deriva, y finalmente la maldición que de ambas procede; exactamente igual que vemos en un espejo los defectos de nuestra cara”.

Institución de la religión cristiana II.VII.6 y 7 (p. 251)

Anuncios

  1. Denis Cobar

    Ahora contrastemos lo dicho por Calvino sobre la realidad pecaminosa del ser humano, con la predicación tipo “tú puedes” de nuestros días. Es tan antropocéntrica, tan optimista acerca de la virtud humana que promueve la búsqueda de consuelo,alivio y fuerzas en el ser interior. Dios solo juega un rol de colaborador pero el protagonismo lo tiene el esfuerzo humano. Pelagio y Arminio son los verdaderos maestros de esta generación.

  2. eliécer guillén

    Pelagio, Arminio…
    Pero Calvino al enseñar que las riquezas son un signo de ser predestinados por Dios también agregó su parte.
    La doctrina de la prosperidad, creada en U.S.A. hunde sus raíces en el puritanismo estadounidense, (en ese medio se hablaba del “credo de la autoayuda”), el Destino Manifiesto y en la noción de origen europeo de creer que las riquezas de la nación se derivan de un supuesto pacto de Dios con la entidad político-territorial de origen humano;cuando en la Biblia el pacto es con la Iglesia Universal y la congregación local, no hay iglesias nacionales ni de estado en el nuevo testamento,y en la Biblia Naciones Ethne, se refiere a los pueblos, las razas dirían en el siglo diecinueve, los grupos étnicos diríamos hoy.

  3. Jorge Ruiz Ortiz

    Eliécer,

    No creo que tenga mucho que ver lo que dices acerca de Calvino con el contenido de la cita (el uso pedagógico de la Ley), pero bueno, eres libre de compartirla. Todavía no he encontrado un texto de Calvino que diga, así tal cual, que ser rico es señal de ser predestinado. Sí, muchos, que lo es el creer en Cristo. Esta representación de Calvino como padre del capitalismo moderno me parece bastante anacrónica, la verdad. Aunque siempre me parece preferible esto a ser el padre del comunismo moderno.

    Primer referencia que tengo acerca del “credo de la autoayuda” puritano estadounidense (es que parece que ese país tenga “la negra”: no tiene nada bueno). Me gustaría poder extender este punto, con citas de fuentes primarias a ser posible. Puede que sea como dices, pero me gustaría verificar.

    Por otra parte, es evidente que tenemos distintas eclesiologías. Creo que se puede afirmar que el Nuevo Testamento, en cuanto a la iglesia, enseña algo más que la existencia de iglesias locales. También se puede hablar de iglesias territoriales. No se puede desarrollar debidamente esto aquí, tal vez en una entrada aparte.

    Las naciones en la Biblia también tienen gobiernos. El término Estado es un palabro moderno, por no hablar de “entidad político-territorial”. En la perspectiva amilenial que es la tuya, ¿para cuándo son las palabras del Salmo 2:10-11; Salmo 47:8-9, etc.? ¿Para el cielo? Los premilenialistas entonces son más coherentes en este punto.

    Finalmente, aunque ya hemos tratado esto antes, estoy de acuerdo que la alianza de gracia está concluida por Dios con Cristo y los elegidos, desde el punto de vista de la eternidad, del Pacto de Redención. Pero en la Historia, Dios hace alianza con los creyentes y sus hijos. Los creyentes no estamos flotando en el aire, a título individual, sino estamos inscritos en la Historia, en el seno, como mínimo, de familias. En sentido más amplio, también somos hijos de nuestras de naciones, como también, como se suele decir, hijos de nuestro tiempo. Para la posición que representas, los dos mil años de cristianismo no son nada, sólo cuenta los creyentes individuales. Pero esta no es la posición de la Reforma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s