Cita Diaria con Calvino (36)

“ Sin embargo, no parece que se haya dado una definición completa de esta imagen [de Dios], mientras no se vea más claramente cuáles son las prerrogativas por las que el hombre sobresale, y en qué debe ser tenido como espejo de la gloria de Dios. El modo mejor de conocer esto es la reparación de la naturaleza corrompida. No hay duda de que Adán, al caer de su dignidad, con su apostasía se apartó de Dios. Por lo cual, aun concediendo que la imagen de Dios no quedó por completo borrada y destruida, no obstante se corrompió de tal manera, que no quedó de ella más que una horrible deformidad. Por eso, el principio para recobrar la salvación consiste en la restauración que alcanzamos por Cristo, quien por esta razón es llamado segundo Adán, porque nos devolvió la verdadera integridad. Pues, aunque san Pablo, al contraponer el espíritu vivificador que Jesucristo concede a los fieles al alma viviente con que Adán fue creado, establezca una abundancia de gracia mucho mayor en la regeneración de los hijos de Dios que en el primer estado del hombre (1 Cor. 15:45), con todo no rebate el otro punto que hemos dicho; a saber, que el fin de nuestra regeneración es que Cristo nos reforme a imagen de Dios. Por eso en otro lugar enseña que el hombre nuevo es renovado conforme a la imagen de Aquel que lo creó (Col. 3:10), con lo cual está también de acuerdo esta sentencia: Vestíos del nuevo hombre, creado según Dios (Ef. 4: 24).

Queda por ver qué entiende san Pablo ante todo por esta renovación. En primer lugar coloca el conocimiento, y luego, una justicia santa y verdadera. De donde concluyo, que al principio la imagen de Dios consistió en claridad de espíritu, rectitud de corazón, e integridad de todas las partes del hombre. Pues, aunque estoy de acuerdo en que las expresiones citadas por el Apóstol indican la parte por el todo, sin embargo no deja de ser verdad el principio de que lo que es principal en la renovación de la imagen de Dios, eso mismo lo ha sido en la creación. Y aquí viene a propósito lo que en otro lugar está escrito: que nosotros, contemplando la gloria de Dios a cara descubierta, somos transformados en su imagen (2 Cor. 3:18). Vemos cómo Cristo es la imagen perfectísima de Dios, conforme a la cual habiendo sido formados, somos restaurados de tal manera, que nos asemejamos a Dios en piedad, justicia, pureza e inteligencia verdaderas (…)

Así que, como la imagen de Dios es una perfecta excelencia de la naturaleza humana, que resplandeció en Adán antes de que cayese, y luego fue de tal manera desfigurada y casi deshecha que no quedó de semejante ruina nada que no fuese confuso, roto e infectado, ahora esta imagen se ve en cierta manera en los escogidos, en cuanto son regenerados por el espíritu de Dios; aunque su pleno fulgor lo logrará en el cielo”.

Institución de la religión cristiana I.XV.4 (p. 118-119).

Anuncios

  1. Cristino Enrique Robles Perea

    De la reflexión de Calvino,ateniéndonos exclusivamente al texto citado,podemos deducir que el primer hombre siendo creado a imagen y semejanza de Dios,según nos atestigua el primer relato de la Creación perteneciente a la tradición sacerdotal(P):1,1-2,4a,a pesar del pecado original,ó precisamente a causa de él,debe ser de tal manera re-creado que supere(plenifique)la primera creación que resultó fallida por el pernicioso concurso de la libertad humana-lo que suponía un devenir del hombre radicalmente independiente de la Voluntad divina, y por tanto, de su comunión con El-,de tal modo y manera que la “imago Dei”no sólo se restablezca,sino que más bien se torne en “imago Filii”-,el Hijo Eterno del Padre-,en El cual,fuimos “pensados” en la primera Creación,y constituidos hijos en el Hijo(Heb.2,11) en esa segunda creación-,que no en vano llamamos “regeneración” ;y ésto sólo es posible por medio del Espíritu del Hijo morando en nuestros corazones.Por consiguiente, tanto mayor y más gloriosa fué éste segunda creación,cuanto más relevante fué la acción Todopoderosa de su Artífice:en ésto conocemos el amor que Dios nos tiene,en que estando irremediablemente perdidos,por causa del Hijo, hemos sido predestinados a compartir la naturaleza divina,según nos enseña la Patrística primitiva.

  2. Jorge Ruiz Ortiz

    Estimado Cristino:

    Muchas gracias por el comentario, con el que estoy básicamente de acuerdo.

    Tan sólo quería hacer una acotación a lo que dices de la tradición sacerdotal. A pesar que la teoría documental de la alta crítica se ha impuesto en casi todas partes, los evangélicos, por lo general, no la aceptamos, pues resulta difícilmente conciliable (imposible, diría yo) con la doctrina de la inspiración e inerrancia de la Biblia. Lo consideramos como una marca de la teología modernista.

    La teoría documental ha recibido críticas muy importantes, desde un punto de vista tradicional, por autores como Umberto Cassuto (judío italiano) o Oswald T. Allis (presbiteriano estadounidense).

    Es una auténtica lástima que estos autores no estén disponibles en español, y que sus obras además sean muy difíciles de encontrar hoy en día. Especialmente la obra mayor de Cassuto, “La questione della Genesi”.

    Esperemos que algún día puedan ser publicadas en español.

    Un saludo bien cordial,
    Jorge

  3. Cristino Enrique Robles Perea

    Querido Jorge:recojo tus observaciones sobre la teoria documental.Reconozco que no estaba al corriente de de ello,por lo que te agradezco me lo indiques.Observo dos cuestiones:por una parte,la absoluta inerrancia e inspiración de las Sagradas Escrituras,y por otra,el autor material,comúnmente aceptado(Moises).Sabes que ésto se observa tambien en la composición literaria de los Evangelios,(historia de la redacción-de las formas),y creo que en ello hay suficiente consenso.En el caso del Pentatéuco,debido a las características formal-literaria de cada Libro,los especialistas en Sagradas Escrituras,son los que tienen que definirse al respecto,y ello con el suficiente consenso.Salvaguardando siempre,tanto la inspiración como la inerrancia,que nos hablan de un sólo Autor(Dios)de la Revelación,la teoria documental formaria parte de un análisis crítico y riguroso,reservado a los especialistas,y a la enseñanza universitaria fundamentalmente.Trataré de buscar información adecuada al respecto,de autores evangélicos reformados, que es ahora mi referencia académica.Un fraternal abrazo.Cristino E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s