Cita Diaria con Calvino (35)

“Que el hombre esté compuesto de dos partes, el alma y el cuerpo, nadie lo puede dudar. Con el nombre de “alma” yo entiendo una esencia inmortal, aunque creada, que es la parte más noble del hombre. Algunas veces en la Escritura es llamada espíritu. Cuando estos dos nombres ocurren juntos, difieren entre sí de significación; pero cuando el nombre “espíritu” está solo, quiere decir lo mismo que alma. Como cuando Salomón hablando de la muerte dice que entonces el espíritu vuelve a Dios que lo ha dado (Ecl. 12: 7); y Jesucristo encomendando su espíritu al Padre (Lc. 23:46), y Esteban a Jesucristo (Hch. 7: 59), no entienden sino que, cuando el alma quede libre de la prisión del cuerpo, Dios será su guardián perpetuo[…]

Asimismo el conocimiento que tenemos de Dios manifiesta claramente que las almas, puesto que pasan más allá de este mundo, son inmortales, pues una inspiración que se desvanece no puede llegar a la fuente de la vida. Y, en fin, los excelsos dones de que está dotado el entendimiento humano claramente pregonan que hay cierta divinidad esculpida en él, y son otros tantos testimonios de su ser inmortal. Pues el sentido de los animales brutos no sale fuera del cuerpo, o a lo sumo, no se extiende más allá de lo que ven los ojos; pero la agilidad del alma del hombre, al penetrar el cielo, la tierra y los secretos de la naturaleza y, después de haber comprendido con su entendimiento y memoria todo el pasado, al disponer cada cosa según su orden, y al deducir por lo pasado el futuro, claramente demuestra que hay en el hombre una parte oculta que se diferencia del cuerpo. Concebimos con el entendimiento que Dios y los ángeles son invisibles, lo cual de ninguna manera lo puede entender el cuerpo. Conocemos las cosas que son rectas, justas y honestas, lo cual no podemos hacer con los sentidos corporales. Es, por tanto, preciso que la sede y el fundamento de este conocer sea el espíritu. E incluso el mismo dormir, que embruteciendo a los hombres, los despoja de su vida, es claro testimonio de inmortalidad, pues no solamente inspira pensamientos e imaginaciones de cosas que nunca han existido, sino que también da avisos y adivina las cosas por venir. Toco aquí en resumen estas cosas, las cuales han ensalzado los escritores profanos con gran elocuencia; pero a los lectores piadosos les bastará una simple indicación”.

Institución de la religión cristiana I.XV.2 (p. 114-115).

Anuncios

  1. Cristino Enrique Robles Perea

    Lo que creo debemos subrayar con énfasis sobre la “psicología”(psijé=alma),-que encontramos dentro del marco más amplio e intencionalmente buscado de la antropología teológica calvinista, en clarísima interposición, tanto dialéctica como teológica, con la filosofia profana general cuando ésta considera la integridad ontológica del hombre(filosofá clásica)-, es su énfasis en que como la propia Revelación nos indica,el hombre como tal,posee una “substancia espiritual”,que nó sólo le diferencia del resto de los animales como un “totum biológicum”con ellos,sino más bien,como un ser creado a “imagen y semejanza” de su Creador,prescindiendo de la hermenéutica teológica que demos al dato revelado de la “imagen con el Ser divino”:éste-el hombre como tal-está desde su propia creación, teleorientado ontológicamente a su Creador como a su fin último,cosa que según el propio Calvino nos indica( cf.I-XV.6),pasa desapercibido para la filosofia general,que contempla al hombre como un mero “compositum-corpus-anima(spíritus), ligando las potencias y facultades del alma a la vida presente,de tal manera que no le atribuyen nada cuando está fuera del cuerpo,ó independientemente de él considerada.El Reformador franco-ginebrino contempla el alma del hombre por tanto,no solamente como una parte(espiritual)de éste,sino más bien como la huella(impronta) de Dios en él,ó lo que puede más ampliamente identificarse con su” imagen y semejanza”,que nos permitiria hablar, aunque de forma análogica,de la divinidad del ser humano.Calvino,como cristiano y como teólogo,quiere ante todo poner de manifiesto, que el elemento espiritiual creado en el hombre, en función de su origen y fin último,prevalece totalmente sobre cualquier otro tipo de cosmovisión filosófica que de él queramos formarnos como un ser compuesto de un elemento material-cuerpo-y de otro simplemente inmaterial-espíritu(materia-forma:Aristóteles)-,cosa que es presumiblemente lo que él le reprochaba a Osiander, el cual extendia erróneamente la imagen de Dios en el hombre, indiferentemente al alma y al cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s