Contornos de una Herejía Difusa: Rick Warren y “Una Vida con Propósito”

A menudo comparo al actual mundo evangélico, que ha abandonado masivamente la Reforma, como si fuera un viejo millonario que no sabe qué hacer para entretener su vida y que emplea su fortuna para intentar revivir las emociones de su juventud. Una y otra vez lo intenta, pero siempre llega a la misma sensación de insatisfacción. No es lo mismo que la primera experiencia vivida. No se puede comparar con el original. Con todo, ahí lo tenemos, inasequible al desaliento, probando incansablemente, experimentando con todo lo que le viene a mano.

Es de esta manera como el mundo evangélico ha llegado a ser todo un filón para avezados empresarios, pues esta ansia por la experimentación, bien orientada, puede resultar en una inagotable fuente de ingresos económicos. De hecho, esto es lo que ya ha ocurrido. El ejemplo por excelencia lo tenemos en la adquisición por el magnate de la comunicación Rupert Murdoch de la prestigiosa editorial americana Zondervan, y el lanzamiento por todo lo alto de sus dos productos estrella: la traducción de la Biblia NIV (Nueva Versión Internacional, en español) y el libro Una vida con propósito, del pastor bautista de la mega-iglesia de Saddleback (California, 19.000 miembros) Rick Warren.

De la magnitud de esta última empresa da cuenta los nada menos que 30 millones de libros vendidos por Rick Warren en todo el mundo, que le han propiciado unos ingresos de unos 25 millones de dólares, o, lo que es lo mismo, ocupar el número 57 en la lista de los mayores millonarios de América. Pensemos lo que esto significa. Algo absolutamente asombroso.

Lo que ocurre con “Una vida con propósito” es mucho más que un libro. Es, como mínimo, un programa de transformación radical de iglesias locales o congregaciones evangélicas, para que pasen a formar parte del movimiento o las iglesias “con propósito” (purpose-driven churches, en inglés).

La experiencia demuestra que las iglesias evangélicas afectadas se han visto totalmente trastornadas. El ámbito más evidente de este cambio, sin duda, tiene que ver con las nuevas formas del culto, siempre en el sentido de conseguir la máxima secularización de la iglesia, lo que en ocasiones sencillamente raya con la irreverencia.

Pero cabe preguntarse si eso es todo. Los cambios visibles, ¿son sólo cuestión de formas, mientras que el contenido evangélico del libro y del programa sigue intacto? ¿O ellos evidencian que estamos ante una nueva realidad doctrinal, y por lo tanto espiritual, que nos está siendo inoculada?

Este artículo pretende, a partir de la enseñanza misma del libro, mostrar que, efectivamente, tenemos que tratar con la peor de las opciones. A continuación, mostramos un resumen de sus distintos problemas, presentados de menor a mayor, por orden de gravedad.

¿Pastor-escritor o “gurú iniciático”?

Lo primero que nos dice el libro es lo especial que en la Biblia resulta el periodo de 40 días, justo lo que va a durar la lectura del libro, diseñado a razón de un capítulo por día. A continuación, Warren destaca distintos personajes bíblicos que, según él, fueron transformados (entiéndase, interiormente) durante este periodo de tiempo.

Pero, sintiéndolo mucho, y contrariamente a lo que afirma Warren, no hay ninguna evidencia bíblica de que Noé fuera transformado durante el diluvio, o David por el desafío de 40 días que hizo Goliat. No obstante, lo peor no es esto, sino lo siguiente:

1) Los espías mandados por Moisés ¿fueron realmente transformados al pasar 40 días por la tierra prometida? Warren, creemos, o bromea o se ríe de nosotros, pero en todo caso esto no es serio. ¿No conoce el pastor Warren que esta historia en la Biblia es un ejemplo de desobediencia que tenemos por todos medios que evitar?

2) ¿Recibió realmente “poder” Jesús tras la tentación de 40 días en el desierto? ¿No está esto en directa contradicción con Lucas 4,1, que dice que Jesús fue al desierto siendo “lleno del Espíritu de Dios” (cf. con vs. 14)?

Estos ejemplos muestran claramente el uso poco cuidadoso (por tanto, poco reverente) que Warren hace de la Escritura, que a veces llega a extremos que, sencillamente, asustan: en su iglesia en Saddleback, llegó incluso a presentar la presentar la empresa de la torre de Babel ¡como ejemplo para los cristianos de lo que pueden llegar a conseguir con su unidad!

Lo que le interesa verdaderamente a Warren en las palabras iniciales del libro no es sino producir en el lector el sentimiento de que va a comenzar una especie de “iniciación” que le va a transformar su vida, dándole la impresión de que esto se producirá porque el número 40 tiene, en sí mismo, un valor de tipo místico. Y esto, simplemente, está rozando la numerología y el esoterismo.

Por todo ello Warren se presenta asumiendo el papel de “maestro iniciático” para el lector. Lo cumplirá también diciéndole que “ha estado orando” por él, e incluso proponiéndole firmar un pacto, en el que ha de estampar su nombre, el de un compañero, figurando por adelantado la firma de Warren (pág. 11). Eso sí, todo sobre el fondo de una hoja de váyase usted a saber qué planta (esperémoslo, sin otro propósito más que el decorativo). El compañero, se supone, es el que habrá de velar por el cumplimiento del compromiso por parte del lector de leer el libro en cuarenta días… Sin duda, todo muy emocionante.

Warren y las versiones de la Biblia

Una vez que se avanza en la lectura del libro, lo primero que uno tiene que hacer frente es a la proliferación absolutamente desconcertante de versículos bíblicos, citados en las versiones y paráfrasis más diversas: siete en español y ¡en inglés hasta quince!

En un apéndice, Warren se cura en salud explicando porqué recurre a tantas versiones de la Biblia. Citamos:

“No importa cuán maravillosa sea una traducción, siempre tendrá limitaciones. La Biblia fue escrita originalmente con 11.280 palabras hebreas, arameas y griegas, pero la típica traducción en inglés usa 6.000 vocablos. Obviamente, los tintes y matices de las palabras se pueden perder, de modo que siempre es saludable comparar varias traducciones” (pág. 356)

Este argumento, que Warren maneja tan alegremente, se merece ser contestado a su manera: ¿y cuántas palabras suman juntas todas las versiones que él emplea?

En serio, las traducciones tradicionales de la Biblia, en inglés o en español, se merecen mucho más crédito que el que Warren les da. Si alguna vez, algún comentario ha de ser hecho por un ministro, que tenga conocimiento en lenguas originales, acerca de un matiz de alguna palabra, pues ha de hacerse con circunspección y reserva, y bajo su responsabilidad como ministro, para aclarar el sentido y no para sembrar dudas acerca de la traducción de la Biblia.

Por el contrario, Warren parece escoger entre las distintas versiones, en el mejor de los casos, porque esta u otra versión le “inspira” o le parece más bonita. En el peor de los casos, podría significar la búsqueda de sentidos “ocultos” en el texto. En todo caso, según sus mismas palabras, su uso preferente de las paráfrasis obedece a un deseo de que los cristianos no nos “familiaricemos” demasiado con las palabras de la Biblia. Y, añadimos nosotros, de que los no-cristianos no les suene a palabras de la Biblia. Se trata, pues, de producir una verdadera “descontextualización” de la Biblia en la mente de todos y que nos veamos privados así de las palabras inspiradas por el Espíritu de Dios. Y así se acabará del todo el referirse a la Biblia como la norma de autoridad absoluta para los cristianos e iglesias, que es uno de los principios fundamentales de la Reforma. Por supuesto, Warren pretende que esta práctica se generalice en los pastores que apuestan por su programa.

¿Qué tipo de conversión predica?

En los primeros siete capítulos, Warren hace lo que se supone que es una presentación del Evangelio para un inconverso, que culminará al final con una pequeña oración para aceptar a Cristo, por la cual el lector entrará a formar parte de la familia de Dios, si la ha repetido de manera sincera.

Pero leyendo más en detalle estos capítulos, nos sorprenderá y mucho constatar que la persona y aun el nombre de Jesucristo apenas aparece citado. Asimismo, ninguna explicación hay de su obra de salvación. La Ley de Dios, los Diez Mandamientos, es un concepto inexistente en todo el libro, y aun la palabra “mandamiento” apenas es citada. La idea de la muerte de Jesús en la cruz como sacrificio por los pecados aparece brevemente en un par de ocasiones ya bien avanzado el libro (págs. 82 y 90). Warren en ningún lugar confronta al inconverso ante la necesidad del arrepentimiento para ser salvo. En realidad, la palabra “arrepentimiento” sólo aparece una vez en todo el libro (pág. 197), pero dirigida a los cristianos, y en el sentido de proceso de su transformación mental por medio de la Palabra.

A falta de toda esta información o enseñanza bíblica, ¿de qué nos habla Warren en estos capítulos? Pues, una y otra vez, del propósito de Dios para cada uno. El Evangelio, por tanto, es, según Warren, llegar a conocer el propósito que Dios tiene con cada uno. El estado de perdición y de condenación de los pecadores es presentado simplemente como el vacío espiritual de los que no conocen este propósito.

Asimismo, el pecado es presentado al inconverso una sola ocasión y es en un breve párrafo en el que se habla también de la caída de Satanás. También se habla del pecado en términos del “propósito” (el propósito del hombre es dar la gloria a Dios; por tanto, todo pecado y el mayor pecado es fallar en dar la gloria a Dios, pág. 56). Esta idea nos puede parecer bíblica, pero al definir el pecado sólo en términos tan generales y no como transgresiones concretas de los mandamientos de Dios (1 Juan 3,4) lo que se produce es una devaluación de todos los demás pecados.

Y si el estado de condenación es sólo aquel en el que uno no conoce su propósito en la vida, entonces la salvación, el Evangelio según Warren, es llegar a conocer este propósito y decidir vivirlo, mediante el acto de la conversión. Warren presenta esta conversión de la siguiente manera: “Cree que Dios te ama y te creó para sus propósitos… que te eligió para que tuvieras una relación con Jesús, quien murió en la cruz por ti… que quiere perdonarte” y “Acepta a Jesús como tu Señor y Savador… el perdón de tus pecados… Su Espíritu.” (pág. 60). La oración que cambiará el destino eterno de quien lo haga es “Jesús, creo en ti y te acepto.”

Sinceramente, ¿se puede decir que éste es el mismo Evangelio que el de la Biblia? Lo que sí que está claro es que no es el Evangelio predicado por las iglesias evangélicas desde los tiempos de la Reforma hasta nuestros días. No se puede ofrecer el Evangelio sin hablar primero de la persona de Jesucristo como Dios hecho hombre; de su obra como una perfecta satisfacción a Dios por el pecado del hombre y, por lo tanto, que Jesús realizó una obra de salvación perfecta y acabada al morir en la cruz; del estado de pecado y condenación del hombre desde la rebelión de Adán, por lo cual hay que predicar también la Ley y los mandamientos de Dios; insistir en predicar a Cristo y la plenitud de salvación cumplida por Él; y de esta manera llegar ofrecer la gracia de Dios en Jesucristo, el perdón de los pecados y la salvación, para el alma que se arrepienta, la cual puede ser apropiada por la fe como confianza en las promesas de Dios en la Biblia.

Pero hay más. No se puede dar a nadie, como hace Warren, la seguridad de que es “elegido” o forma parte “de la familia de Dios”, por tanto, darle la seguridad de su salvación, por el simple hecho de haber repetido una oración de siete palabras, y máxime cuando la enseñanza bíblica previa acerca de la salvación ha sido tan pobre, por utilizar una palabra generosa. La seguridad de la salvación, cuando es genuina, es una obra del Espíritu Santo que nos da testimonio de que somos hijos de Dios (Romanos 8,16). No podemos hablar de la seguridad de nuestra salvación haciendo abstracción de nuestra fe en Jesucristo, y esta seguridad viene confirmada por las señales de que uno es una nueva criatura en Cristo, y por lo tanto está viviendo una nueva vida en Él. Se han de ver, por tanto, señales y evidencias de esta nueva vida en el creyente.

Lo volvemos a preguntar: Warren y las iglesias evangélicas, desde la Reforma hasta nuestros días ¿predicamos el mismo Evangelio?

Dios y el hombre

La visión de Dios que Warren ofrece difícilmente tendrá paralelos a la hora de llevar el antropomorfismo de Dios a sus extremos. Dios, según Warren, sonríe, tiene emociones, ama apasionadamente, se aburre con los clichés reverentes, nos anima a que tengamos relaciones sexuales y disfruta viéndonos dormir. Lo hemos de decir: en su libro, Dios es tan humano que… ¡cada vez se parece más a Warren! No es broma: creemos que realmente hace una proyección inconsciente a Dios de sus propios rasgos de carácter.

En dos ocasiones, Warren nos insta a mirar a la cruz pero lo hace de la siguiente manera “Mira a Cristo con sus brazos extendidos en la cruz, diciéndote: “Mi amor por ti es así de grande. Prefiero morir a vivir sin ti” (pág. 82, cf. pág. 320). La presentación de la cruz ha de hacerse de la manera más reverente posible, y aquí no estamos precisamente ante una presentación solemne y reverente de Cristo en la cruz. A algunos puede que les emocione, pero a otros los hará sonrojar, o hasta sonreír. También lo de hacer hablar a Dios en primera persona, sin que se esté citando directamente la Biblia, es como para pensárselo dos veces: eso sí que es tomarse demasiadas “familiaridades” con el Señor.

Por otra parte, según Warren, Dios está siempre a remolque del hombre, esperando siempre que nosotros demos el primer paso en todo. Como hemos visto, la salvación según Warren depende absolutamente de la decisión del hombre de creer y aceptar, y nada se dice en el libro de que Dios tenga que obrar en el interior de uno para que él crea y acepte.

Más adelante, Warren dirá también: “Estás tan cerca de Dios como lo decidas” (pág. 97) y “El discipulado, el proceso de convertirnos más semejantes a Cristo, siempre empieza con una decisión” (pág. 194). Warren llegará incluso a hacer esta sorprendente afirmación: “El Espíritu Santo libera su poder en el momento en que das un paso de fe… la obediencia libera el poder de Dios… Dios espera que actúes primero” (pág. 189). La idea de que es nuestra fe y obediencia lo que “libera” el poder de Dios, como si éste no pudiera mostrarse a no ser por ellas, que Dios depende y necesita por tanto que el hombre en su buena voluntad se decida a cooperar, es altamente denigrante para el poder y soberanía de Dios. Intentaremos volver sobre esta idea más adelante. Por otra parte, la idea que Dios “espera que actúes primero” está negando directamente lo que la Palabra de Dios afirma explícitamente en Filipenses 2,13. Lo que hace Warren en este punto, por tanto, es contradecir directamente las palabras de la Escritura.

En definitiva, la salvación para Warren es cosa de dos (“el crecimiento espiritual es un esfuerzo de colaboración entre nosotros y el Espíritu Santo”, pág. 196) pero la parte principal, sin duda, la tiene siempre el hombre. Por supuesto, toda esta doctrina de Warren significa que, según él, la facultad del libre albedrío sigue intacta tras la Caída del hombre en el pecado. Aunque la cite de vez en cuando, la Caída para Warren no existe. Lo hemos de decir: la doctrina del poder de la voluntad en Warren es peor que la doctrina católica-romana acerca del libre albedrío, puesto que la suya, la de Warren, es pelagianismo en estado puro. Como en el caso del catolicismo-romano, esta creencia en el libre albedrío conlleva inevitablemente la idea de mérito (Dios nos da la salvación, crecemos espiritualmente porque nosotros hemos actuado primero) y, no en vano, la idea de mérito resulta evidente en estas palabras: “Cada vez que superas una prueba, Dios toma nota y hace planes para recompensarte en la eternidad” (pág. 44). Por mucho que hable de gracia, la salvación de Warren es de obras y para obras.

El propósito

El concepto del “propósito” es lo que orienta completamente el libro y lo que le da nombre, como asimismo lo hace a todo movimiento capitaneado por Warren. Vista la importancia que se le da, bien merece que nos preguntamos ¿a qué se refiere Warren al hablar del “propósito”?

Lo primero que tenemos que darnos cuenta es que el concepto de propósito en Warren no es una única idea, sino es algo que se contempla a distintos niveles. Es decir, se trata de un concepto no del todo claro, con múltiples sentidos, y no siempre se acierta a ver de cuál de ellos está hablando a cada momento. Si Warren enmaraña este concepto a propósito o se trata de la confusión reinante en su mente, es algo que, sinceramente, no llegamos a juzgar.

En un principio, Warren habla del propósito como una realidad que lo incluye todo, de manera parecida a lo que se en teología reformada se conoce como la “voluntad secreta” de Dios. Pero Warren hace especial hincapié en que este plan o propósito incluye hasta los pecados que cometemos: “El plan de Dios para tu vida involucra todo lo que te pasa, incluyendo tus errores, pecados y heridas” (pág. 212). Warren se acerca, así, peligrosamente a decir que el pecado forme parte de la obra de Dios en la vida de las personas. Warren no llega a formular esta idea explícitamente, pero lo que sí hace es establecer una curiosa relación de necesidad y dependencia entre el bien y el mal en la vida de las personas (“no puedes decir que eres fiel si nunca has tenido oportunidad de ser infiel”, junto con una de las verdades, según Warren, más importantes que podamos aprender: Dios nos permite ser tentados para permitirnos “producir exactamente la cualidad contraria”, pág. 219). Empezamos, pues, a meter los pies y adentrarnos en las aguas heladas del “ying y el yang”, del bien y el mal interrelacionados y formando parte de, al final, la misma realidad, es decir, del monismo de las religiones orientales.

Pero como hemos dicho, el concepto de propósito en Warren es múltiple. En otro lugar, el propósito se asemeja más bien al marco general de la voluntad de Dios para la vida de los hombres, y en particular para los cristianos, parecido a lo que en la teología reformada se llama “voluntad revelada” de Dios. Hablando de las cuestiones que a menudo preocupan a los cristianos acerca de la voluntad de Dios para sus vidas (qué trabajo he de tomar, con quién me he de casar, etc.), Warren afirma que “son asuntos secundarios, puedes tener muchas posibilidades y todas pueden caber dentro de la voluntad de Dios para ti. Lo más importante es que cumplas con los propósitos eternos de Dios” (pág. 346). No obstante, pese a los parecidos, Warren no está hablando aquí de la voluntad revelada de Dios, la cual es la que nos encontramos en la Escritura, y es por lo tanto normativa y su cumplimiento por el cristiano es condicional. Más bien, Warren parece hablar que Dios puede contemplar distintas “posibilidades” para la vida de cada uno. Por lo tanto, está hablando aquí de futuribles.

Esta última cita establece una distinción entre un tipo de propósito (“la voluntad de Dios para ti”) y otro tipo de propósito divino (“los propósitos eternos”). Y aquí estamos ante una clave para desenmarañar la madeja liada en torno a la idea del propósito. Ya hemos comentado brevemente la primera, ligándola con la idea de los futuribles. ¿Cuáles son, pues, los “propósitos eternos”? Para saberlo, partamos de una afirmación presente en la pág. 72: “Sólo puedes agradar a Dios si eres tú mismo. Cada vez que rechazas una parte de tu persona, desprecias la sabiduría y la soberanía de Dios al crearte”. Dos comentarios al respecto:

1) Esta frase está dicha en el contexto de los talentos y habilidades que todos tenemos y que hemos de usar para servir a Dios, idea que se convertirá en una de las más importantes de todo el libro y que desarrollará plenamente más tarde, en los capítulos del 29 al 35, y en particular en los capítulos 30 y 31;

2) Podemos preguntarnos acerca del alcance de estas palabras, “agradar”, “rechazar” y “despreciar” a Dios: ¿Están dichas en el mismo sentido que normalmente lo hacemos al hablar de la salvación? Dicho de otra manera, ¿está hablando Warren aquí de salvación, o es una mera manera de hablar, que busca contundencia para impresionar y convencer? ¿Qué hemos de pensar de ello?

Veámoslo, pues, más de cerca considerando el contenido de los capítulos citados. Al inicio del cap. 31 leemos: “Sólo puedes ser tú… nadie más en la tierra podrá jugar el papel que Dios planeó para ti. Si tú no haces tu contribución especial al cuerpo de Cristo, ésta no se hará” (pág. 262). Aquí creemos que podemos tener una aclaración a la proliferación de propósitos de Dios. Por un lado, Dios crea a las personas por medio de todas las circunstancias de la vida (es a lo que se refería cuando hablaba del plan de Dios que lo involucra todo, hasta los pecados). Por otro lado, este propósito está subordinado a otro más concreto y específico, que tiene que ver con la obra de servicio de la persona creada a través de tales circunstancias. Este propósito eterno puede cumplirse o quedarse por hacer, por lo tanto, se puede decir que es condicional. Así, pues, según Warren los planes eternos de Dios son condicionales, mientras los planes “absolutos”, los que lo abarcan todo, Dios los realiza en interacción con la realidad temporal, en la que predomina totalmente la libertad de decisión del hombre.

Esta frase, ya citada anteriormente, da buena prueba de esta interacción de Dios con la realidad en el tiempo: “Cada vez que superas una prueba (lo que ocurre en el tiempo), Dios toma nota y hace planes para recompensarte en la eternidad” (pág. 44). Ha de tenerse claro, pues, que los planes “absolutos” de Dios no lo son porque Dios los haya decidido desde la eternidad y que sean, por tanto, inmutables. La única opción, teniendo en cuenta cómo Warren defiende la libertad de elección del hombre en la que Dios no interfiere, es que son absolutos porque Dios contempla todas las posibles circunstancias en la vida de las personas y cuando el hombre hace alguna decisión conforme a sus propósitos eternos, esto “libera” el poder de Dios.

Todo esto ya nos ha centrado el asunto. Nada tiene que ver este discurso de Warren acerca de la predestinación bíblica o la doctrina del decreto, que ha sido fielmente expuesta por los Reformadores y prácticamente por todas las confesiones de fe reformadas históricas. ¿Ante qué, pues, estamos?

a) Por un lado, dicho clara y rápidamente, estamos ante uno de los rasgos más característicos de la teología y la espiritualidad católica-romana: Dios no decide nada en cuanto a la salvación de las personas desde toda eternidad, sino en interacción con lo temporal. En particular, la doctrina de Warren, diseminada, confusa y en ningún momento explícita, guarda bastante parecidos con la doctrina jesuita de la ciencia media, que resumido puede presentarse como el conocimiento de Dios de todos los futuribles de los hombres, un discurso especulativo diseñado para evitar la doctrina de la Reforma acerca de la soberanía de Dios y la falta de libre albedrío del hombre caído en el pecado… Esta afinidad de Warren con el catolicismo-romano se vería confirmada por el hecho de que en el libro sean citados destacados católicos-romanos como el hermano Lawrence, San Juan de la Cruz o Teresa de Calcuta, Madame Guyón o Henri Nouwen. Sorprendente tal proliferación de “autoridades” católicas romanas, fundamentalmente en el terreno de la mística, en un libro evangélico. Más que la afinidad tendremos que hablar de auténtica promoción.

b) Pero hay más. Por otro lado, hemos de decir que el conocimiento por Dios de los “futuribles” nos lleva, teológicamente hablando, muy lejos. ¿Cómo Dios conoce todas las cosas que no han ocurrido nunca y que los hombres podrían haber o no hecho con su supuesta libertad? Esta manera de pensar afirma que la relación de Dios y el mundo no se establece a partir del decreto eterno de Dios, sino a partir de la proyección del mundo, el real que vivimos y sus infinitas posibilidades, hasta lo eterno. El mundo pierde así los contornos de realidad creada para, como resultado de esta proyección, adquirir una especie de modo de existencia en el ser mismo de Dios, quien, recordémoslo, se encuentra en continua interacción con él. De esta manera, la denigrante expresión de que ciertas decisiones del hombre “liberan” el poder de Dios encontraría su explicación.

Toda esta manera de pensar tiene un nombre, o más bien dos: panenteísmo y teología del proceso. El panenteismo se encuentra en distintas religiones, y postula que Dios es inseparable del universo. El universo está en Dios, el cual a su vez es mayor que el universo. No es exactamente panteísmo (que identifica el universo y Dios), pero a efectos prácticos viene a ser lo mismo. Por otra parte, la teología de proceso afirma que Dios no es, sino que se encuentra en un continuo proceso de devenir (de llegar a ser) por su continua interacción con el universo. La afirmación de Warren de que podemos avanzar la venida de Jesucristo por nuestra evangelización (págs. 309-310) parece confirmar esto último.

De esta manera, afirmamos que Warren se hace portador, con su concepto clave del propósito, tanto de rasgos capitales del catolicismo-romano como de las teologías contemporáneas de signo liberal y ecuménico.

Cristianos en FORMA

Desgraciadamente, todo lo que hemos dicho, con ser grave, no es lo peor.

Retomemos la frase ya citada: “Sólo puedes agradar a Dios si eres tú mismo. Cada vez que rechazas una parte de tu persona, desprecias la sabiduría y la soberanía de Dios al crearte”. El cumplimiento de los propósitos eternos de Dios para el servicio, sólo puede ser hecho al conocerse uno mismo, como Dios lo ha ido creando a lo largo de su vida, según lo hemos expuesto en el apartado anterior.

Dios nos ha dado unos talentos y habilidades, y una personalidad concreta. Esta idea es presentada por Warren por medio del acrónimo FORMA, que es la adaptación de SHAPE en inglés. La palabra “forma” tiene bastante parecido a la inglesa, pero no es un equivalente exacto, puesto que si bien el concepto filosófico expresado por ambas es el mismo, la palabra inglesa, además, puede designar la idea de fantasma o de forma aparente de un cuerpo.

Para cumplir la voluntad de Dios, Warren nos dice, por tanto, que hemos de conocer nuestra personalidad y talentos. Se deduce que, en buena medida, nuestra personalidad nos resulta oculta, y que la hemos por tanto de descubrir. Warren presenta cuatro “tipos” de personalidad de Galeno (pág. 266) actualizado para la psicología moderna por Carl Jung. Este psicólogo suizo de inicios del siglo XX, en principio discípulo de Freud para después llegar a cortar con él, es conocido también por sus relaciones con el misticismo y aun con el ocultismo.

En fin, los tipos de personalidad citados por Warren son cuatro, o podrían ser doce como en el Zodíaco, que, a fin de cuentas, también son tipos de personalidad. En todo caso, si el cumplir con los propósitos eternos de Dios es una condición para la salvación y, como parece afirmar Warren, si el conocer su propia personalidad es una condición para cumplir estos propósitos eternos, de esta manera nos encontramos que el conocer nuestra propia personalidad es una condición para la salvación. En su libro, Warren anima a los cristianos que la conozcan de la siguiente manera: “En la actualidad hay muchos libros y herramientas que pueden ayudarte a entender tu personalidad de manera que puedas determinar cómo usarla para Dios” (pág. 267). ¿A qué libros y herramientas se refiere Warren?

En definitiva, en vez de la salvación bíblica, la salvación de Dios al hombre, que viene de fuera, sobrenatural, nos encontramos con una salvación humana, en la que el hombre es el único que actúa puesto que ya hemos descrito qué tipo de conversión predica Warren y qué tipo de discipulado, vida cristiana o santificación, todo dependiente del primer paso del hombre. Para el hombre, se trata de una salvación por sus fuerzas naturales. Estamos, pues, en pleno naturalismo.

Tenemos, pues, que acceder a la salvación, según Warren, por una especie de despertar de la persona a su propia realidad, adquirir una determinada autoconciencia. Por tanto, en una palabra, la salvación que predica Warren es una salvación humana de obras con un cierto tinte de tipo gnóstico proveniente de la Nueva Era. Warren puede rechazar formalmente la Nueva Era, en cuanto a que no somos Dios ni divinos (como lo hace en la pág. 186) pero parece innegable que al menos este punto sí que tiene en común con ella. Por eso se puede decir que Warren representa una forma ligera de la misma en las iglesias evangélicas, un intento de integrarla parcialmente en nuestra propia fe evangélica. A buen seguro, luego vendrán otros quienes lo hagan de manera plena.

Conclusión

A la luz de todo lo expuesto, ¿qué supone la importación generalizada de la obra de Warren en el mundo evangélico en general, y el español en particular?

Veámoslo así: la rápida “conversión”, el acceso inmediato a la membresía de la iglesia, el rápido y superficial discipulado, producirá a buen seguro unas congregaciones de talla gigantesca, y la insistencia de Warren a que el cristiano tiene que servir con sus dones, trasladado a estas iglesias mastodónticas, equivaldrá a un énfasis casi exclusivo en la obra social de la iglesia (cf. con la descripción de Saddleback en pág. 265).

El propósito no es otro que el cristianismo evangélico se “integre” en la dinámica del mundo actual, con vistas a su transformación por la aportación, dirigida eficazmente, de su inmenso capital humano.

¿Pero al precio de qué? Las reuniones mixtas de cristianos y no-cristianos, en la que la Biblia no es enseñada de manera directiva, no puede producir sino una síntesis o un consenso común entre creyentes y no-creyentes en el que se pierdan de vista los absolutos doctrinales y morales bíblicos. La misma simbiosis con el mundo se da en el marco de los cultos, pensados exclusivamente para agradar a los supuestos “buscadores sensitivos”, (lo cual en terminología bíblica no existe “no hay justo ni aun uno… no hay quien busque a Dios”, Romanos 3,10-11). De esta manera, la sensibilidad y estética del mundo es lo que se convierte al final en factor normativo de lo que han de ser nuestros cultos, o incluso que sean o no llamados como tal. La gran tragedia es que en esta simbiosis con el mundo no hay reparos en reducir a la Palabra de Dios a los mermados parámetros de la mentalidad secular contemporánea, porque la adaptación no es meramente de palabras: las palabras son conceptos y los conceptos, pensamiento y mensaje. Ya hemos dicho que de esta manera es como el mundo evangélico pierde su Biblia.

Peor aún, la visión de Dios de la iglesia evangélica, que es la del teísmo bíblico, también es transformada sustancialmente, moldeada por los gustos de la espiritualidad del mundo (el monismo de las religiones orientales y de la Nueva Era, así como la vaga espiritualidad del catolicismo-romano y las teologías contemporáneas radicales).

No hay nada, por tanto, que se resista a la transformación espiritual preconizada por Warren. A la larga, la falta de absolutos bíblicos se trasladará también al terreno de la moralidad, y la seducción espiritual que Warren preconiza en las iglesias se pagará también su tributo en el plano de las relaciones entre hombres y mujeres. Por cierto, curiosamente “desdramatizadas” en la pág. 223 al decir que los varones cristianos pueden sentir atracción sexual por las mujeres sin que sea pecado: ¿de qué habla Rick Warren, de varones cristianos casados? En todo caso, si no habla de ellos, igualmente se les aplica.

Desengañémonos: la confusión con el mundo de las iglesias evangélicas llegará a ser total.

¿Por qué, pues, nos ha venido esto encima? La obra de Warren ha sido y es avalada por las grandes editoriales, denominaciones, seminarios y figuras evangélicas más destacadas de Estados Unidos, que es lo mismo que decir que el centro neurálgico del mundo evangélico mundial. Así que se tiene que concluir que hay una voluntad deliberada por parte del establishment evangélico de que los cristianos y las iglesias han de sufrir este proceso de transformación que hemos descrito. Con una mentalidad absolutamente pragmática, se subordinan todos los principios a la voluntad de que los evangélicos lleguen a ser relevantes en el mundo actual.

Por supuesto, la entrada de Warren no se produce en un vacío ni es una casualidad. Sin duda, se debe al estado de creyentes e iglesias. Hay un continuo doctrinal y espiritual con el pasado. Principalmente, es cierto que el arminianismo ha llegado a ser el sector mayoritario del mundo evangélico desde hace un par de siglos. Pero la obra de Warren pone de manifiesto que el arminianismo es esencialmente incompatible con la Reforma, que es el topo del catolicismo romano en nuestras filas y que tiende por naturaleza hacia él. Siglos ha tardado para ponerse esto claramente de manifiesto, pero por lo menos ha llegado.

Asimismo, la obra de Warren hubiera sido inviable si el mundo evangélico se hubiera mantenido fiel a la enseñanza de la Reforma en eclesiología. Se cumplen, de esta manera, en el mundo evangélico actual las palabras que el pastor y profesor reformado francés Auguste Lecerf dijera ya en 1929: “El radicalismo protestante –incluso cuando es evangélico– fundamentalmente individualista, corre el mismo peligro de secularización, pero por un desvío: la secta. Esta se opone en un principio al mundo, para confundirse finalmente con él, cuando el proceso de disolución implicado inexorablemente en el individualismo desmedido habrá llegado a su término. Aquí, el elemento invisible [es decir, la iglesia invisible] es separado de la institución visible.”[2]

“Os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo. Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, y otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis” (2 Corintios 11,2-4).

Ante ello, sólo queda, en una palabra, el arrepentimiento –el cual, para ser verdadero, tiene que ser completo–. Porque podemos seguir, si queremos, lo que nos queda de vida experimentando con cualquier seductora novedad que se nos cruce en el camino. Hoy es esto, y mañana, algo peor, pero siempre “cisternas rotas, que no retienen el agua” (Jer. 2:13). O, por el contrario, podemos volver a la Reforma para abrazar la unidad de la fe, de adoración y de gobierno eclesiástico que está en las Sagradas Escrituras, expresada en las grandes confesiones de fe protestantes, y particularmente los documentos de Westminster.

____

[1] Citado en http://www.salvacioneterna.com/warren_agenda_dominio.pdf  (visitado en 12-08-2008).

[1] Études calvinistes, (Neuchâtel: Delachaux & Niestlé, 1949), pág. 55.

Anuncios

  1. sebastian

    ¿Quién escribió este artículo?
    Si yo lo analizo críticamente estoy seguro que le encuentro un montón de errores o supuestos errores que no van con mi forma de ver y expresa las cosas. Si en un pequeño articulo tiene errores , ¡que mas en un libro!
    Por Ejemplo: Este articulo no habla de cielo ni infierno; no ocupa muy pocos pasaje bíblico para apoyar su razonamiento; Critica más a Warren que lo que habla de Dios….etc. (sean justas o injustas las critica, es fácil criticar)
    El que escribió este artículo ¿tiene envidia del éxito de otro? ¿Ha escrito algún libro tan exitoso? ¿El lo abría hecho mejor? ¿Por qué no lo hizo?
    No estoy de acuerdo con todo lo escrito por el señor Warren, pero es humano no perfecto, su libro no es la biblia, por lo cual tiene errores y forma de interpretación personal. Pero cumple su objetivo de ayudar a muchos que buscan orientación.
    Romanos 14:4: ¿Tú quién eres, que juzgas al criado AJENO? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme.

    • eliécer guillén

      Sebastián y Pastor Jorge:
      Rick Warren es criticable, aunque yo no comparto las críticas de los ultradispensacionalistas ni de los legalistas hipercalvinistas bautistas latinoamericanos.
      Abajo he puesto algunas críticas.
      Pero hay aspectos de Rick que comparto, como su distanciamiento del estado de Israel y el plan de paz y justicia de su ministerio.
      John Piper está trabajando con Rick Warren.
      Alguien errado puede cambiar.
      Oremos por él.

      • mileny padilla

        Me aterra observar las criticas aquí expuestas bajo el argumento de que no hay citas bíblicas, estoy convencida que si conocieramos la palabra de Dios sabriamos que dichas críticas son mas que acertadas, por otra parte me pregunto, porqué surge tanta molestia cuando alguien se atreve a criticar a estos supuestos pastores? es que no es evidente el daño que sus postulados están haciendo al pueblo de Dios y fuera de él? no se de que país son uds, yo soy colombiana y puedo dar fe del daño que doctrinas tergiversadas como las de Rick Warren disfrazadas de amor y piedad y hermosamente encuadernadas están haciendo dentro y fuera de la iglesia, cada día se predica menos la sana doctrina y quienes lo hacen enfrentan desprecio y persecución, lo mismo que una comunidad muy reducida en las congregaciones que luchan dia por mantenerse. Insisto entonces, revisemos las escrituras para que no nos metan gato por liebre.

      • Raymundo Garcia Ojeda

        escuchen los comentario de Adrian Romero de su libro Besando mi rodillas y entonces si se asustaran…En Cristo Jesus!!

  2. Jorge Ruiz Ortiz

    Sebastián,

    Con respecto a su primera preguna, quien ha escrito el artículo es, obviamente, el propietario del blog, es decir, yo mismo. En “Acerca del Autor” podrá saber algo más de mí.

    Si usted encuentra algunos errores en el artículo, no hay problema en debatirlos. Pero primero tendría usted que demostrar que realmente lo son.

    Critica usted que dejo de hablar de muchas cosas. Es evidente. Le recuerdo que el artículo es simplemente una recensión de un libro: el de Warren, no el mío.

    Critica también que hay pocos pasajes bíblicos en mi razonamiento. Bien, eso no significa que lo que digo no sea bíblico. La cuestión es que, cuando se cita uno, que sea realmente a propósito. Volveremos a esto un poco más adelante.

    Me pregunta usted si siento envidia de Warren. La respuesta es, por supuesto, en absoluto. Le deseo a Warren éxitos 100 veces mayores, si es que realmente él predicara la Palabra de Dios. El problema es que no lo hace.

    Dice usted que el libro de Warren “cumple su objetivo de ayudar a muchos que buscan orientación”. No, mire, lo que ocurre es que el libro de Warren lo que realmente hace es desorientar a todos: a los no creyentes, porque no les comunica el evangelio de la salvación, y a los creyentes y las iglesias, porque sus enseñanzas los trastorna completamente.

    Y llegamos a su tratamiento de la Escritura (el suyo, el de usted). Me cita usted Romanos 14:4. Mire, me parece que usted todavía no ha comprendido el artículo. En él he demostrado que Warren no presenta la verdadera conversión a Dios, su salvación es tan sólo una obra humana, el evangelio es prácticamente irreconocible. Su visión de Dios no es en absoluto la del teísmo bíblico. La Reforma que Warren quiere implantar en la iglesia una enteramente de obras (“deeds, not creeds” es su lema), mientras que nosotros defendemos precisamente una Reforma confesional, basada en las confesiones de fe de la Reforma (Confesión de Westminster). Warren y yo no podemos ser más contrarios. Yo estoy del lado de la Reforma, y él la sabotea aún más. Todo esto es mucho más que meras diferencias de opinión. Son cuestiones esenciales. Por lo tanto, Warren y yo no podemos ser, y no somos, consiervos.

    Debería haber tenido en cuenta todo esto antes de aplicarme este versículo bíblico, pues le recuerdo que se trata de la Palabra de Dios. Si me lo permite, hay que ser mucho más cuidadoso en el manejo de la Escritura.

    Saludos,

    Jorge Ruiz

    • Homero Rafael Echeverria Galindo

      Jorge Luis……..Que EL SEÑOR DIOS TODO PODEROSO lo bendiga y lo colme de muchas bonanzas, fuerzas y sabiduría y sobre todo le proteja de las acechanzas de el diablo, por denunciar públicamente el engaño de falsos ministros lobos disfrazados de ovejas, mercaderes de la fe, que están guiando al pueblo de Dios por el ancho camino a, total destruccion, por llevar un evangelio antibiblico, un evangelio (metafisico mistico, falso y contrario al que CRISTO enseño) ….BENDICIONES para ud. desde Guate.

    • Ruben Condori Apaza

      !!!HA DICHO… JORGE RUIZ¡¡¡

      Lo siento amigo, pero a mi me pareciera que necesitas que tus conclusiones JORGEMATICAS sean aceptadas.

      El hecho esta en que tienes problemas “literalistas”… necesitas dejar a un lado tu perfeccionismo y ponerte en la verdadera apología de la fe.

      ponerte a criticar a tu consiervo porque “prefiere carne en lugar de lo que a ti te gusta (vegetales)” te hace él débil en la fe.

      Ponte a ganar mas nuevos discipulos para Cristo en lugar de confundir a “uno de los pequeños por quien murió Cristo”. Además “el que no es contra nosotros, por nosotros es”.

      No comparto con todas las enseñanzas de Warren ni tampoco te estoy condenando por todo lo que escribiste.. pero trato de “descechar lo malo y retener lo bueno”

      Atte: Ruben Condori Apaza
      Pastor

      • Jorge Ruiz Ortiz

        El mundo al revés: resulta que los que dicen que la iglesia tiene que ser simplemente, pues eso, iglesia, pues estos son los sectarios.
        No gana uno para sorpresas.

  3. Antonio

    Hermano Jorge este libro lo que reafirma es lo pelagiana y arminiana que es la iglesia de este tiempo, no tienen ni idea del Evangelio historico predicado por los apostoles, padres de la iglesia y los reformadores. Los defensores de ese evangelio siempre dicen: ¿Quien eres tu para criticar? ¿Porque no se lo dejas al Señor? Tales preguntas evidencian cual es el dios en el que ellos creen, alguien que esta para satisfacer sus caprichos, pero no es el Dios soberano de las Escrituras. Que patetica realidad

    • Jorge Ruiz Ortiz

      Tienes toda la razón. El fenómeno Warren lo único que evidencia es el tremendo desconocimiento en nuestro tiempo del, como muy bien dices, el “Evangelio histórico, predicado por los apóstoles, padres de la iglesia y los reformadores”. Sin contemplaciones, hay que llamar a este mundo evangélico actual de vuelta a la Reforma.
      Saludos en Cristo,
      Jorge Ruiz

      • Misael Zuñiga

        Hermano Jorge.
        acabo de leer tu articulo que lo encontre en una de las paginas de facebook(militantes de la cruz), estoy esudiando de manera particular los conceptos de la teologia sistematica y e leido sobre el pelagianismo y el arminianismo…el punto es que acabo de recibir de manos de mi actual pastor de iglesia el libro citado por usted el objetivo es de leerlo con mi esposa en el tiempo que se especifica en el libro…somos de chile y estamos asistiendo a esta iglesia hace 1 año pero por lo que me dado cuenta no hay una clara definicion de la enseñanza biblica…en realidad se enseña de todo un poco… quisiera de verdad algun consejo porque en realidad tengo conviccion en la enseñanza biblica historica pero le reconosco que mi conocimiento es escazo…

  4. Jorge Ruiz Ortiz

    Estimado hermano Misael:

    Muchas gracias por su comentario y por todo lo que me comparte. La verdad es que personalmente yo no dedicaría mucho tiempo a leer libros como el de Warren. Yo lo hice para poder opinar de él, pero le digo que de su lectura no se saca ninguna enseñanza bíblica clara y sí todo un amasijo “espiritual” de distintas procedencias. Creo que se puede emplear mejor el tiempo, leyendo libros de verdadera edificación o simplemente la Biblia en familia.

    En cuanto a lo que me comenta de su iglesia, ustedes tendrían que ver si realmente son edificados por una enseñanza bíblica fiel y sólida. Si no fuera este el caso, y tras haberlo hablado con el pastor o pastores, creo que sería legítimo que buscaran otra iglesia donde pudieran recibir una enseñanza bíblica que les permitiera seguir creciendo en la gracia y en el conocimiento del Señor. Por lo que sé, en Chile también hay iglesias presbiterianas, eso sí, tendría que asegurarse antes de que se trata de una iglesia fiel que no haya caído en el liberalismo teológico.

    Suyo en Cristo,
    Jorge Ruiz

  5. eliécer guillén

    Creo relevante postear aquí éste comentario, que hemos compartido en e-mail; aparece en muchos sitios web, en varios idiomas, a propósito de modas evangélicas en libros traducidos del inglés:

    Subject: RE: Pastor T.V.Evangelista Pentecostal clama: “Me cansé de la religiosidad”
    Date: Wed, 30 Nov 2011 18:54:13 +0100

    Hola Eliécer: muchas gracias por enviarme este texto. Vale su peso en oro.

    “ENVÍA TU LUZ Y TU VERDAD; ESTAS NOS GUIARÁN”.

    De: eliécer guillén [mailto:eliecerguillen1@]
    Enviado el: miércoles, 23 de noviembre de 2011 17:51
    Para: ediciones-bíblicas@; iglesiaorganica@; luxetveritatis@; servicioamistad@; nuevaluz@; ;
    Asunto: Pastor T.V.Evangelista Pentecostal clama: “Me cansé de la religiosidad”

    ¡Me cansé!.
    Sé que seré criticado. Conozco muchos pasajes de la Biblia que prometen dar fuerzas al que no tiene ninguna. Sé que la Biblia dice que Él puede aumentar mis fuerzas como las del búfalo. También sé que Jesús puede aliviar mi cansancio. También sé que algunos me criticarán y dirán ¡que negativo! Sin embargo, no puedo disimular: me encuentro exhausto!!!!.
    Aclaro, no estoy cansado de Dios ni mucho menos, tampoco del ministerio ¡Es un privilegio servir a Dios!!!!. Cada día pongo todo el corazón en lo que hago; amo a Dios por sobre todo, amo a mi familia y a mis amigos, mi congregación. He recibido tanto de Dios!!!!!!!!. . Mi agotamiento y frustración tienen otras razones.
    ¿Cansado de qué?
    Me aflige hasta el cansancio escuchar “Los mensajes” de aquellos que se enriquecen con el evangelio. Ya no aguanto más que se tomen textos bíblicos fuera del contexto, para apoyar su avaricia, y vender sus revelaciones al mejor postor.
    Destruye mi ser interior, porque sé que les están tomando el pelo. Me cansé de oír programas de radio donde los pastores no predican el evangelio… sólo saben pedir dinero, dinero y más dinero. No saben otro tema!!!!!!!!; Cansado estoy de la llamada T.V. “Cristiana”, que vende los milagros por 70 dólares. al mes, “Pacte”, ”Pacte”, ”Pacte” con Dios, dicen, eso me hace inevitablemente volver al oscurantismo de la edad media, “por cada chelín que deposite en el arca, usted recibirá las bendiciones de Dios” dicen los modernos Tetzéles (nota: Se refiere al monje católico, contra el que advirtió Lutero) .

    Estoy cansado de escuchar “Siembre una semilla en mi ministerio” ¡ uf ,uf y recontra uf!!!!!!.
    Estoy cansado de “Cubrirle las espaldas” a todos esos delincuentes metidos en la iglesia, ya no puedo más!!!!!!!. Hastiado estoy de conciertos “para la gloria de Dios”, y ¿qué de las brujerías metidas en la iglesia?: “Invoco la prosperidad en tu vida”, “Decreto una vida de éxito para tí”, “Desato las riquezas para tí”. Me cansé de estar explicando la diferencia entre la verdadera fe bíblica y las creencias populares supersticiosas que enseñan los “apóstoles y profetas” modernos.
    No aguanto más cultos para atar demonios o para quebrar las maldiciones que están sobre México y sobre el mundo, que no tienen efectividad alguna, pues no tienen base bíblica. Seguramente “atan” a satanás con una cadena tan larga que llega hasta la luna, porque anda tan suelto como siempre, y los hermanos atando y atando. Estoy exhausto!!!!!…… Ya se les acabaron los nudos!!!!!!…..Cada reunión lo atan… ¿Y se suelta entre semana? ¿Para volverlo atar el siguiente domingo?.
    Me cansa la aburrida repetición de las teologías sin base bíblica.
    Estoy cansado de oír “No juzguéis, para que no seáis juzgados”, estoy cansado de que los predicadores les pongan bozal a las ovejas y que les digan “No toquéis al Ungido de Jehová”, en lugar de decir como Pablo, “Todo lo que oísteis y visteis y aprendisteis de mí, esto haced, y Dios estará con vosotros”.
    Me cansan los súper ungidos que te hacen viajar a donde viven para imponerte las manos y “Transmitirte la visión”. Que doloroso es observarlos sin la verdadera unción del Espíritu Santo, buscan crear ambientes espirituales con gritos y manifestaciones emocionales. No hay nada más desolador que un culto carismático con excelente sonido y luces multicolores, humo que pretende ser la “Nube de gloria de Dios”, pero sin vitalidad espiritual, el ruido los gritos y el desorden, las luces y el humo, no son espiritualidad. Me cansé, incluso, de los chistes trillados sobre Pedro y muchos otros.
    Cuantos “Comediantes cuenta chistes”!!!!!!….. Estoy tan abrumado. Y del último grito de la moda evangélica… Viajar en un “Titanic” por el Caribe acompañado de los cantantes cristianos más famosos y que han ganado Grammys, y con los mejores motivadores que te rascaran el oído con sus chistes y grandes revelaciones sobre el éxito y la prosperidad.
    Me cansé de ver “Evangelistas” que tiran el saco a las multitudes para recibir “La unción de Dios”. Me dejan abrumado, al verlos “caer bajo el poder el Dios” para ser filmados en video y después decir.. Avivamiento!!!!!! ¿Avivamiento o Agitamiento? o ¿Aviva- Miento?
    Me cansan las preguntas que me hacen sobre la vida cristiana.
    Recibo todos los días correos electrónicos de personas que me preguntan si pueden ir a fiestas del mundo, hacerse tatuajes, danzar, caer en “El espíritu”, “reírse santamente” recibir tratamiento con acupuntura, practicar karate y hasta yoga. La lista es enorme y parece inacabable.
    Me cansa ese “cristianismo” mediocre tercermundista, carnal y ciego.
    Me cansan los libros de escritores norteamericanos evangélicos traducidos al español: ya no aguanto más libros de veintiún pasos para un liderazgo exitoso, ¿Súper cristianos en 40 días?, todos estos best-sellers sólo han venido a mostrar la verdadera condición de la iglesia que es: La miseria espiritual, ignorancia de Dios y Su palabra: !anorexia espiritual!.
    No logro entender como una iglesia necesita copiar los ejemplos de norte, centro y Sudamérica.
    Me cansé de tener que opinar si estoy de acuerdo o no con el nuevo modelo de iglecrecimiento copiado de la mercadotecnia secular y que está siendo adoptado por todo el mundo entero.
    Me desespera tener que explicar que no todos los pastores somos fraudulentos y mentirosos, aduladores y de doble moralidad. No existe nada más extenuante, desgastante y agotador tener que demostrar, a familiares y amigos cristianos y no cristianos , que aquel último escándalo de la farándula cristiana es una excepción.
    No todos somos iguales, ya me cansé de repetirlo!.

    Me cansé de los hambrientos de poder, de reconocimiento y de poder político, el liderazgo está enfermo de “apostolitis´aguda”.
    Me cansé de los que presumen ser “Doctores” en teología con su título que consiguieron por 1500 dls. en internet.
    No soporto escuchar que otro más se autoproclamó “profeta” y “apóstol”. Sé que estoy cansado, sin embargo, seguiré adelante, ya no puedo volver atrás.
    Pero he decidido no participar más en el “Cristianismo” que fabrica becerros de oro y vacas sagradas. No me pelearé por los primeros lugares en los eventos más renombrados que organizan las mega-iglesias. Jamás ofreceré mi nombre para componer la lista de oradores de cualquier conferencia donde se cobre la entrada.
    Renuncio a querer adornar mi nombre con títulos de cualquier especie. No deseo ganar aplausos de auditorios famosos.
    Buscaré la convivencia de cristianos y de pastores que no tengan
    espíritu de plataforma!.
    Posiblemente dirás: “Que frustrado y negativo te ves y te oyes”´ Sí, lo estoy, pero no de Jesús y su hermosa Palabra que alumbró mi caminar, sino de las mentiras, fraudes y corrupción de los que se autodenominan “ungidos de Jehová”.

    ESCRITO originalmente POR el Pastor CHUY OLIVARES.

    Basado en un libro escrito por el Pastor Ricardo Gondim.

  6. Raymundo

    lo unico que busca warren en dinero,dinero y mas dinero,,,simplemente a costa de los que sea….y como los cristianos no nos gusta estudiar ni leer,,somos presa facil de los falsos profetas y engañadores de este siglo..Y si alguien predica otro evangelio, sea anatema!

    • ray

      si warren vende es porque hay mercado,asi hay mercado para la pornografia,para la comedia facil,para el vocabulario soez,es problema de quien consume,si los cristianos consumimos eso es porque nos gusta o nos atrae,nada mas y porque nuestro ocrazon esta lejos de Dios

    • Rick Warren

      diciembre 12, 2011 – 5:47 Raymundo dijo:
      lo unico que busca warren en dinero,dinero y mas dinero,,,simplemente a costa de los que sea…
      Hay que averiguar antes de acusar a alguien en particular, señor Raymundo:
      Warren, for example, has repaid every dollar he has earned in the pulpit of Saddleback Church in Orange County, Calif., and pledged to give away 90 percent of his book royalties. He accepts no speaking fees and is not as reluctant as Osteen to criticize those who are less altruistic.

      “The opulent lifestyles of televangelists make me sick,” said Warren, of those ministries now under investigation. The scandals, he said, flow from the “prosperity gospel” that many televangelists preach.

      “Success in any area often creates a spirit of entitlement — ‘I deserve this’ — that is the exact opposite of servant leadership,” Warren said.
      Tomado de:
      http://www.religionnewsblog.com/20007/joel-osteen-5
      Una diferencia doctrinaria no debe ser base para acusar sin pruebas a nadie, sobre fallas ya no de doctrinas, sino de comnportamiento ético, que dicha persona no tiene.
      Lo escrito arriba va dirigido sólo al comentarista, no a nadie más en particular, el dueño del blog no necesita responder, ya que no se trata del tema del post, ni mucho menos de otro post del blog ni de ningún asunto doctrinario de los tratados en el blog.

  7. Pingback: Rick Warren | TagHall
  8. eliécer guillén

    No estoy de acuerdo con Raymundo.
    Su acusación es falsa y sin pruebas.
    Warren no es un pentecostal de prosperidad.
    Él dona mucho dinero a los pobres.

    • Homero Rafael Echeverria Galindo

      eliiecer….que…¿entonces por donar dinero u otra obra de caridad, significa que se es siervo de Dios? o… que la salvación es por obras y no por fe?…¿que clase de biblia lees? cuidado, no equivoques las cosas, porque muchas personas en oposición a Dios lo hacen, el homosexual, Riqui Martin lo hace, Madona lo hace, Michael, Jacxon, lo hacia, y hasta supuestos satanistas, lo hacen, como Ladie Gaga, Shakira, y otros mas de la fama y la farandula…(donan mucho dinero a los pobres y enfermos) y ¿eso que es? no es mas que caridad, pero Dios como es mucho mas poderoso que el dios de este mundo, EL mi Dios puede hacer y deshacer, a su voluntad todo lo que EL quiera, porque EL es EL CREADOR DE ESTE MUNDO Y EL UNIVERSO, y no esta mal que EL se meta por un momento en las mentes de sus opositores y les quite un poco de todo lo que tienen para darlo a los necesitados por eso se llama EL TODO`PODEROSO.

      • ray

        acaso el dinero es tuyo,acaso importa de donde venga el dinero cuando alguien padece hambre.bien por warren,otra cosa es darle notoriedad teológica al asunto como tu se la quieres dar

  9. mario elias arevalo

    Examinadlo todo y reteneis lo bueno dice el Señor en su palabra asi que el que este firme mire que no caiga.cada uno dara cuenta a dios de si. tratemos pues de no hacer cuestiones de contienda y divicion dentro de la iglesia sino procuremos ser solicito en buscar la unidad de la fe en el vinculo de la paz EL ESPIRITU SANTO QUE NOS FUE DADO NOS GUIE A TODA VERDAD . No lo contristemos nosotros con la vanidad de nuestro conocimiento.y sigamos el amor con lo cual se cumple toda la ley y los profetas. Humildemente Mario elias arevalo .pastor don torcuato . Argentina

    • Jorge Ruiz Ortiz

      Estimado hermano Mario:

      Al leer su comentario en el contexto de este artículo acerca de Warren no puedo evitar tener la impresión de usted esté censurando, entre otras, de que “hago cuestiones de contienda y división”, “contristo al Espíritu Santo con la vanidad de nuestro conocimiento” o tengo “falta de amor fraternal”, todo ello con respecto a Warren.

      Me siento, pues, con la misma libertad fraternal para recordarle que cada uno tendrá que dar cuentas por las almas por las que ha de velar, por mirar por sí y por el rebaño en que el Espíritu Santo le ha puesto por obispo para guardarlo de los lobos rapaces, de contender ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos, de cuidarse uno mismo y la doctrina porque haciendo esto se salvará uno mismo y cuantos oyeren. Todo lo cual estoy seguro que usted, estimado pastor, sabe bien.

      Que el Señor nos dé a todos discernimiento y el amor por Su Palabra.

      En Cristo,
      Jorge Ruiz

      • Angel Rafael

        Buen Dia Sr. Jorge.

        Acabo de terminar de leer el Libro del Sr. Warren y luego, buscando información para complementar lo leído, me encuentro con su articulo en su Blog.

        Gran parte de lo leído en el libro de Warren, es de mi agrado para mi búsqueda personal/espiritual. Así como gran parte de lo expresado en su articulo, es también de mi agrado: en especial el tener presente los Mandamientos como guía de nuestras acciones diarias.

        Dios es Único, así como su Palabra y así como, en esencia, somos cada uno de nosotros.

        Ahora, entre Dios y cada uno de nosotros, existe un emergente mercado de Elegidos para hacernos llegar la Palabra de Dios. Estos Auto Elegidos, mas que Elegidos, son cada vez mas diversos y dispersos a la hora de tratar de enviar el mensaje.

        Gracias a Dios, los puntos de vista de cada uno de nosotros están directamente relacionados con nuestros niveles y experiencias de vida, así como de nuestra inteligencia. De manera que podamos discernir entre todos los mensajes que recibimos y tomar lo bueno de cada uno de ellos, para entonces ponerlo en practica y pasar a la acción que es lo que a la final importa.

        En los periódicos de hoy, reseñan una noticia del Dalai Lama en discurso pronunciado en la Abadía de Westminster de Londres: destacando la importancia de que la fe religiosa no se limite solo a los libros o edificios sagrados, sino que tenga también impacto en la vida diaria.

        En mi búsqueda personal de crecimiento espiritual, por mi forma de ser, así como por mi formación familiar y profesional, siento que nuestra diaria actuación debe ser practico y siempre alineada con los mandamientos.

        Toda esta disertación, me hace recordar una frase que hizo celebre a uno de nuestros ex presidentes en Venezuela, hace poco fallecido: “Ni lo uno, ni lo otro. Sino todo lo contrario”.

        Si y solo si, lo hacemos teniendo presente a Dios.

        Sr. Jorge. Dios nos continúe Bendiciendo.

      • Karol

        En mi opinión y con todo el respeto hacia todos ustedes que ya han dejado sus comentarios y que ya hace mas de un año, hoy me encontré con esto y me llamo mucho la atención tanto que me lleva a decir lo que yo pienso pues tanto en artículos como estos así también en videos de you tube y otros mas que se pueden encontrar en la internet me sería muy claro que los “cristianos” se ponen a hablar que de pastores, que de escritores, que de cristianos, de todos sin importar quienes… Les digo algo!? se ve muy feo y dan un mal testimonio a mi punto de vista, yo no defiendo a nadie ni tampoco critico a nadie porque si la persona está o no está haciendo bien las cosas pues él o ella tendrá que dar cuentas a Dios no a nosotros porque son seres humanos al igual que todos nosotros y que somos nosotros? solamente somos humanos y que ha sido Dios quien nos dio vida y que si él quisiera nos la quitaría enseguida… Con respecto al libro de Rick Warren yo si puedo decir que me ayudó mucho en un momento de mi vida muy difícil, realmente comprendí que fue Dios quien me creo y que él lo hizo con un plan maravilloso y eso que yo soy una joven cristiana y a mi no me confundió para nada su libro… Me parece un libro muy bonito al igual que muchos otros que ya he tenido la oportunidad de leer al igual que tampoco cambio la lectura de la biblia (mi libro favorito). Entiendo que el señor autor de este artículo quiera enseñar algo que según él está en lo correcto y también entiendo a las personas que han comentado que quieran defender el punto del pastor autor de “Una vida con propósito” porque seguramente han leído su libro y les gustó bastante tanto como a mi, sinceramente me molesta cuando alguien trata de criticar o difamar a alguien y en mi sana opinión simplemente deberían quedarse con la boca cerrada porque al final ni usted ni yo sabemos si estamos haciendo bien o estamos haciendo mal. No conocemos la historia de su vida muy a fondo del autor de tan reconocido libro, claro tal vez el libro tenga errores o a usted no le gusta ciertas versiones de la biblia pero como dijo alguien es un libro escrito por un hombre no es la biblia al igual que Warren pues comparto su sentir en querer escribir libros porque también soy una persona que anhela un día sacar un libro porque escribir es algo que realmente amo. Mi punto es que al estar hablando de muchos pastores o cantantes y empieza una discusión entre cristianos… Solo piensen en el mal testimonio que están dando y en que pensaran aquellas personas que no conocen a Dios, por esa razón muchos inconversos dicen “para ser como fulano de tal…. mejor no ser cristiano” y ahí se pierde un alma. Nuestro testimonio cuenta mucho y dice mucho de nosotros mas que las palabras tan bonitas que podamos hablar.

        Solamente. Dios bendiga sus vidas y ojalá les sirva de algo.

  10. John Edgar

    Muy buen artículo hermano Jorge……………………Dios lo continúe fortaleciendo en su trabajo por éste medio, denunciando a los falsos maestros como éste señor Warren…….Bendiciones en Cristo para ud y los suyos desde Colombia!.

  11. Homero Rafael Echeverria Galindo

    Sr. Ángel Rafael, con todo respeto ud, dice que al acabar de leer el libro de Warren ud se siente como inspirado, en su búsqueda? personal y espiritual, (¿no seria mejor buscar esa espiritualidad y personalidad en otro libro llamado la biblia?),… ¿cual es el mejor libro para ud?… ¿el que es el autor el Espíritu Santo? o el que es el autor Warren. ¿que seguridad tiene ud, que los escritos de este Sr, vienen de Dios, y no la mente carnal del autor?….y disculpe si estoy en contradicción a su opinión pero a mi criterio yo se que es buena la lectura pero hay que saber que se lee, PORQUE MUCHOS DICEN POR ALLÍ QUE… (CADA QUIEN ES LO QUE LEE), yo por eso mejor prefiero el libro de todos los libros LA BIBLIA, y por eso es que mucha personas son desviadas de la verdad, del evangelio por seguir a hombres y sus dogmas o disoluciones, y no a CRISTO y su doctrina en la biblia, y por esas mismas causas es que hoy por todos lados se escucha esta frase antigua y biblica,…?…YO SOY DE LA IGLESIA (DE CASH LUNA), YO SOY DE LA DE BENIN HINN, Y YO SOY DE LA DE CASTELLANOS, Y YO DE LA DE MALDONADO, Y YO DE LA DE EL “PROFETA” RONY CHAVEZ, YO DE LA DE EL “APOSTOL” SERGIO ENRIQUEZ, ETC. ETC.
    (((Ya basta))) … ¿porque ahora no dicen que son de la iglesia de CRISTO? y no la de fulano, sultano y mengano, igualitos a los que dijeron soy de pablo soy de pedro soy silas etc.etc. y la historia se repite.

  12. Ruben Condori Apaza

    NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER.
    BIEN SE DIO CUENTA EL HERMANO RAFAEL QUE USTED ES UN AUTOELEGIDO.

    YO AMO A DIOS DESCRITO SEGÚN LA BIBLIA.

    LO QUE DIGA USTED, ME TIENE SIN CUIDADO.
    COMPARAR A UN PASTOR CONSERVADOR CON LOS LIBERALES.. ESO SOLO PUEDE NACER DE UNA MENTE PRE-JUICIOSA.

    TOTAL; USTED NO SERÁ EL JUEZ… ESE PAPEL SOLO LO TOMA CRISTO.

    BYE: RUBEN CONDORI APAZA, PASTOR

  13. Jorge Ruiz Ortiz

    Aunque usted se me dirije diciendo que es un pastor, me dirijo a usted de la misma manera que usted a mí, es decir, llamándole simplemente amigo, amigo Rubén. Lo siento, pues, amigo Rubén, pero, como espero que comprenda, no me voy a poner a responder haciendo juegos de palabras con su nombre, como usted hace con el mío en un anterior comentario. Su comentario mismo se sobra como respuesta.

    Yo soy pastor e intento honrar tanto mi ministerio como a mi Señor. La denuncia de las falsas enseñanzas, y por tanto, de los falsos maestros, entra dentro de los cometidos que me ha encomendado mi Señor. Y si a usted no le parece bien, pues qué quiere que le diga: que yo también lo siento.

    Jorge Ruiz

    • Raymundo

      Aqui nos damos cuenta del daño tan enorme que hacen esos seudo pastores como Warren y Olsen confundiendo y extraviando a los cristianos, pero Dios conoce el corazon de cada uno!!…Adelante Pastor Ruiz… A Dios sea la Gloria!!

  14. merriam

    Muy bien Sr Jorge Ruiz.

    En todo de acuerdo con Vd.

    No tenga temor ni desfallezca, está en plena posesión de la verdad.

    Adelante y firme.

    Nos vemos en el cielo.

  15. jairo palacios

    los apostatas y los mercaderes de la fe seran los mas duros contrincantes y perseguidores de los verdaderos siervos de DIOS , pero no prevalecera su astucia ante el poder de DIOS Y LA AUTORIDAD que les sera dada y que tienen todos aquellos que no han vendido su fe no , no , teman a sus amenazas , ni mucho menos se dejen chantajear , ni sobornar su FE les recomiendo observen el mensaje en you tube MI CASA ES CASA DE ORACION Y NO CUEVA DE LADRONES . EVANGELISTA Y MISIONERO JAIRO PALACIOS. MUCHAS BENDICIONES Y ADELANTE .

  16. Pingback: Caos Carismático
  17. rosa

    muy Buena respuesta Carol, estoy de acuerdo contigo, en lugar de criticar deberiamos de pedirle a dios que nos de mas entendimiento de su palabra y a mi tambien me ayudo mucho sus mensajes del Sr. Warren, como dicen hay que agarrar lo bueno y desechar lo malo y no somo nadie para criticar a nadie debemos concentrarnos en nuestra propia fe, porque algun dia cada uno seremos jusgados por dios, ahy no va a valer decirle a dios, esque el era el que estaba mal, no yo o el era mal malo que yo, no, dios jusgara a cada uno por sus obras. mejor hay que ponermos a orar a dios en silencio y que nos siga dando fuerzas para seguir adelante con su palabra y que nos de fuerzas para levantarnos cada vez que caigamos en tentacion. dios los bendiga a todos.

    • Jorge Ruiz Ortiz

      Rosa,
      Creo que aquí hay una pequeña confusión. No se juzga a la persona Warren, pero sí sus doctrinas y su aportación a la Iglesia. Esto es una responsabilidad de los pastores, el ver el peligro y avisar al pueblo. Esta es una de nuestras responsabilidades para con Dios, de la que los pastores también tendremos que dar cuenta. Bendiciones

      • Rosa

        estoy de acuerdo con lo que dice, pero a lo mejor muchas personas que estan alejadas de dios, por medio de la palabra del sr. Warren y tambien por sus palabras de usted muchas personas se puedan acercar a dios, y lo digo personalmente porque yo no conocia mucho de dios y gracias PRINCIPALMENTE a la biblia y las motivaciones del sr. warren ha crecido mucho mi fe espiritual y estoy tan agradecida con dios, no importa quien lo escriba lo importante es acecarse a dios ya uno conociendo la palabra decidira y le pedira a dios que lo guie por el buen camino, lo importante es que uno tenga a dios en su corazon, y no hay libro mas importante que la biblia, como le digo, si alguien esta mal deje que dios se encargue de eso, dios se alegra grandemente cuando alguien se acerca a el, tanto con su palabra de usted y de todas las personas que dan su mensaje, mejor hay que orar por las personas que de verdad estan alejadas de dios, pidiendo milagros y adorandole a otros dioses. dios lo bendiga

      • Raymundo Garcia Ojeda

        Sin animo de contender pero si de aclarar ciertas cosas pero lo cierto es que Warren lo unico que hace es confundir, mentir y enseñar una doctrina falsa..entiendo que a algunos o a muchos les duelan estas palabras pero si confrontamos lo que escriben estos seudo predicadores con la Biblia no queda mas que hojas secas y tal vez ni eso…..En Cristo!

  18. Freddy L.

    Excelente articulo hermano Jorge Ruiz. En una anterior ocasion vi una critica a este libro de Warren por parte del pastor John MacArthur y me parecio muy acertada pero este articulo realmente está muy completo. Que el Señor Jesucristo le continúe bendiciendo y fortaleciendo para que pueda seguir adelante con el ministerio que Él le ha encomendado, pues mucha falta hace contrarrestar y denunciar las falsas corrientes que se mueven en la iglesia de hoy promocionadas por libros que producen cosquillas en los oídos de más de uno y que después no aceptan que les toquen sus becerrritos de oro.

  19. Gustavo Palacios

    Un comentario con propósito: RICK WARREN, gran autor, extraordinario pastor, y UN VERDADERO HOMBRE DE DIOS. ¡Punto final!

  20. johnny eduardo ramos pesantes

    estoy de acuerdo en enfrentar las enseñanzas falsas de pastores que escriben libros con apariencia de enseñanza cristiana sin considerar las sanas doctrinas de la biblia , creando confusion y division en la iglesia cristiana, haciendole el juego a los ecumenicos catolicos con los cuales est pastor Warren esta aliado. cristianos verdaderos no se dejen engañar sutilmente de los falsos pastores que entran vestidos de ovejas .Adelante con su defensa de la Fe pastor Ruiz, usted no esta juzgando sino desenmascarando a los que se dicen siervos de Dios y no lo son, esto se lo digo por las reacciones de quienes lo critican por lo que usted dice y como dice en la biblia “Dios les envio un poder engañoso para que crean en la mentira, a fin de que sean condenados los que no creyeron a la verdad sino que se complacieron en la injusticia” 2 Tes. 2:11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s