El Silencio de los Pastores “Cripto-Reformados”

Fue en mis tiempos de seminario cuando conocí la expresión “cripto-bautista” (del griego kruptos, “escondido”), para referirse a pastores, normalmente en las iglesias reformadas, que escondían sus convicciones bautistas. Debo decir que, en realidad, nunca conocí a ninguno, y de haberlo habido, ciertamente lo hubiera tenido muchísimo más fácil para acabar ejerciendo un ministerio pastoral en el mundo evangélico que uno en la situación contraria. Porque, ciertamente, el pastor en iglesia evangélica que llegue a las convicciones reformadas en cuanto al bautismo infantil tendrá que afrontar, si es coherente con ellas, una situación que, siendo moderados, podemos calificar de muy delicada, y siendo realistas, de sencillamente aterradora.

Imaginémonos, sino, el cuadro. Pastor de media edad (40-50 años) con familia a su cargo, que desempeña el ministerio en una concurrida iglesia… Si hace públicas sus convicciones reformadas, seguramente la congregación local lo echará inmediatamente del ministerio. Si por aquellas consigue ganar a algún miembro a las mismas, perderá a cambio, con gran tumulto, a la inmensa mayoría de los miembros restantes, con lo que tendrá que volver a comenzar con un grupo muy reducido de creyentes, de tal vez un par o tres de familias (contando la suya). Esto, por no hablar de los tremendos problemas que sin duda tendrá que afrontar con la denominación a la que pertenece su iglesia, especialmente si su sostén económico depende, en todo o en parte, de ella. De la noche a la mañana, literalmente, lo podrá haber perdido todo. Ya en la calle, con una maleta en cada mano, tan sólo le quedará mirar al lejano horizonte y preguntarse “Y ahora, ¿adónde voy yo?”

Normalmente, no se conoce de muchos casos de pastores evangélicos que, estando ya en el ministerio, hayan abrazado la doctrina reformada del Pacto de Gracia y del bautismo infantil. La abrumadora diferencia de proporción ente las iglesias de tipo bautista y las de tipo reformado en nuestro país, y en los de habla hispana, juntamente con la ausencia de casos conocidos de pastores bautistas que hagan públicas convicciones a favor del bautismo infantil, puede llevar a más de uno a pensar que todo esto no hace más que confirmar la verdad de las posiciones bautistas y el tremendo error de las convicciones reformadas. Sin embargo, yo todavía me hago la pregunta: ¿no será que hay más –o, tal vez, muchos más– de lo que parece?

En efecto, ¿podría ser incluso que estemos hablando de un porcentaje significativo de entre los pastores –sobretodo entre los que más experiencia y con mayor discernimiento espiritual en el ministerio tienen, que con el paso del tiempo, al conocer profundamente la realidad de la praxis pastoral en una congregación, han llegado a moderar y relativizar los ímpetus bautistas de su juventud (al ver, simplemente, que no todos los que se “convirtieron” y fueron bautizados de adultos en realidad se habían convertido en absoluto, y que en general todos los verdaderos creyentes siguen necesitando de las promesas de salvación de Dios como en el día de su conversión) o al darse cuenta en su propia congregación de la realidad espiritual del Pacto de Gracia (que Dios es fiel para con los padres fieles, extendiendo Su misericordia y salvando a sus hijos, la mayoría de las veces, ya desde los primeros años de la infancia)–?

No puedo dar respuesta a tales preguntas, ni dispongo de la varita mágica de las estadísticas para estas cuestiones. De todos modos, la hipótesis del silencio de los pastores cripto-reformados me parece algo muy razonable. Si ese fuera el caso, tendría que decir que es este silencio, humanamente hablando, es perfectamente comprensible. Porque, entre otras, no hay nada más humano que el miedo (y quien esté libre de pecado en esto, que tire la primera piedra).

Ahora bien, por otra parte también tendría que decir que el caso de los tales en nada se podría distinguir del de los “curas católicos”, normalmente de avanzada edad, que tras haber llegado a las creencias evangélicas no las hacen públicas para no complicarse la vida, a pocos años vista de su jubilación.

Entre unos y otros, tal vez estamos hablando de un número muy importante, y puede que sea esta una de las razones mayores (¿la principal?) por las que nuestro tiempo no conoce un verdadero movimiento de Reforma bíblica confesional en las iglesias. A cambio, nos quedamos con lo que ya tenemos: el mantenimiento del consabido status quo institucional y denominacional. Es lo conocemos, con el que nos resulta más fácil convivir, en el que cada uno busca asegurarse su pequeño rinconcito.

Anuncios

  1. Morgan

    Hola hermano, yo vivo en la gran ciudad de Mexico, hasta el otro lado del mar, y bueno el articulo que aqui expone me parece tan cierto;; yo conosco a un hombre asi, que perdio todo por su creencia en la Doctrina Reformada, él es Bautista;;;; la cosa es que y esto es una pregunta o varias ;; ¿¿si una persona esta en una Iglesia no reformada pero que tratan de predicar la Palabra basada en algunas enseñanzas de los puritanos o algo parecido, y una persona esta alli totalmente reformada, y entra en conflicto con algunas enseñanzas de esta Iglesia, es correcto que hable, o que quede callado?? ¿¿es correcto que si la autoridad le permite hablar pero rechazan los argumentos, que se quede alli en la Iglesia o que salga??;; ahora, la situacion es que esta persona no pierde nada, osea nada de sustento economico ni nada por el estilo, entonces ¿debia de seguir alli o salir???;; por ejemplo doctrinas como la libertad de conciencia, escatologia, y la forma biblica del gobierno de la Iglesia;; ¿¿que piensa hermano???

    • Jorge Ruiz Ortiz

      Muchas gracias por el comentario, hermano Morgan.

      De su comentario, entiendo que la tal persona es un pastor, y que la “autoridad” de la iglesia es la denominación. ¿Es así? En ese caso, le diría que:

      1) el pastor es responsable primeramente ante Dios y ante su gente. Él no es dueño de la Palabra, sino que Él es siervo de la Palabra. La doctrina No es suya, no es “su doctrina”. Es la doctrina de la Palabra y el pueblo tiene derecho a conocerla, porque al no tenerla se está privando de bendición del Señor.

      2) Si “la autoridad le permite hablar”, significa que la denominación le permite enseñar a la congregación conforme a su doctrina reformada, aunque no acepten su doctrina, pues bueno, esto ya es mucho. Que enseñe, pues, a la congregación, con sabiduría, intentando que no se creen conflictos en el interior de la misma. Con paciencia. Y que tampoco busque entrar en conflicto con su iglesia (denominación).

      3) El pastor ha de ser en todo momento humilde ante su propia congregación y ante su denominación. A unos y a otros les tiene que hacer comprender “esto es mi fe, esto es lo que creo, y tengo que enseñar lo que creo, porque sino no soy pastor. Si quieren, les enseñaré según mis convicciones lo mejor que pueda y sepa, con toda humildad”.

      4) Si la congregación y la denominación aceptan esto, perfecto. Y si no lo aceptan, pues entonces será cuestión de que vaya buscando a servir en otro lugar. El Señor será fiel y les abrirá la puerta y el lugar preciso.

      Espero que le haya servido de ayuda.

      Saludos en Cristo,
      Jorge

  2. Eduardo

    !Creo!…que asi es sin titubeo alguno…que por convenicencias, muchos maestros se han vendido sus convicciones, las cuales deben ser conocidas públicamente, con todo, LA Escritura permanece para siempre refutandoles sus infidelidades que no son de bautismo sino hasta clase de mensaje con que enseñan…y es compromiso Cristiano contender contra estos desertores prov 28:4,prov 26:4-5, prov 24:24-25 porque convocando a que sean fieles y celosos y no burladores NOS INSTA JESUCRISTO Ap 3:19, mt 10:33, asi expresamos el AGAPE Lev 19:17-18,santi 2:8…y este contender contra estos arrastrados por la hipocresia !no es apedrearlos!…porque el apredeamiento en que Jesús citó”ele que este libre de pecado que tire la primera priedra”!! es de índole literal !!..por tanto los ministros que han llegado a la conviccion presbiteriana…conocerán que no es importante sostenerse por vista a conveniencia economica sino que su ejemplo de andar por fe requiere ser bien vista por sus propios hijos que conforman su grey …pues para pleno desarrollo de su Reformación y mayordomía sencilla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s