Guido de Bres, Confesor de la Fe en Bélgica

Guido de Bres nació en la ciudad de Mons, en el sur de Bélgica, en el año 1522. Su padre era de oficio pintor de cerámica y su madre era una fiel católica-romana. Con la difusión de las ideas de la Reforma, la familia quedó dividida, pues sólo los dos hijos menores (Cristóbal y Guido) y la única hija (Mailette) rompieron con la iglesia papista. No se sabe con precisión acerca de la conversión de Guido, salvo que esta se tuvo que producir antes de cumplir 25 años, fruto principalmente de su lectura personal de la Biblia.

En 1548, Guido toma la decisión de dejar su familia, para refugiarse en Inglaterra, donde estudiaría principalmente con el reformador de Estrasburgo, Martín Bucer. Después de cuatro años, en 1552, regresó a su país, para servir como predicador itinerante entre las iglesias clandestinas belgas. Pero la persecución que siguió a la llegada al poder de Felipe II le obligó a nuevamente huir, en 1556, primeramente a Frankfurt y al final a Ginebra, donde estaría por tres años estudiando junto a Juan Calvino y Teodoro de Beza. En 1559, volvió a Bélgica, esta vez para ser pastor de la iglesia clandestina de la ciudad de Doornik, conocida en la clandestinidad como la “iglesia de la palma”. Durante su primer año de ministerio, Guido de Bres se casaría con una creyente de la congregación, Catalina Ramon, con la que tendría cinco hijos. Allí también comenzaría a redactar una Confesión de Fe para las iglesias reformadas en Bélgica.

La situación para la “iglesia de la palma” se iba a complicar después de una manifestación pública que organizó uno de sus miembros, en la noche del 29 al 30 de septiembre de 1561, cuando centenares de protestantes marcharon cantando salmos por las calles de la ciudad. Poco después, en la noche del 2 de noviembre de 1562, fue tirado por encima del muro del castillo de Doornik un paquete, que contenía la Confesión de fe reformada escrita por Guido de Bres, así como una carta dirigida al rey Felipe II. Posteriormente, su casa sería registrada y su efigie quemada, pero él mismo pudo escapar a Francia. Allí, por unos años, pastorearía distintas congregaciones reformadas.

En el año 1566, De Bres, dejando a su familia en Francia, aceptó el llamamiento para pastorear la “iglesia del águila”, en la ciudad belga de Valenciennes, cerca de la frontera francesa, junto con el pastor Pérégrin la Grange. Bajo el ministerio de ambos, la mayor parte de la ciudad fue ganada para la Reforma, pero mientras, los cultos seguían siendo al aire libre. En esta situación, un grupo de nueve pastores protestantes no pudo obtener de la gobernadora Margarita de Parma la autorización para usar algunos de los templos católicos ya existentes, como tampoco para celebrar la Santa Cena. La población protestante de Valenciennes tomó, entonces, los templos, y en respuesta, las tropas de Felipe II sitiaron la ciudad.

Después de meses de asedio, Guido de Bres, junto con otros tres protestantes, pudo escaparse por entre las murallas de la ciudad, pero pocos días después, sería reconocido y apresado. Primeramente estuvo detenido en Doornik y finalmente fue conducido a una prisión de Valenciennes llamada Brunain, y colocado en un infame calabozo conocido como “la cueva negra”. La única luz de ese agujero era una pequeña ventana en el techo, por donde caían las defecaciones de los prisioneros del piso superior. Allí, encadenado y torturado, De Bres escribió un tratado sobre la Santa Cena, de 233 páginas, así como distintas cartas, a su madre, a su esposa, o a la “iglesia del águila”, en la que pedía a su antigua congregación que cuidara de su mujer y sus cinco hijos.

Finalmente, el 31 de mayo de 1567, Guido de Bres fue colgado en la plaza de Valenciennes.

Este es el testimonio de fe de Guido de Bres, en una carta de prisión a su amada esposa:

“Catalina Ramon, mi querida y bienamada esposa y hermana en nuestro Señor Jesucristo, tu angustia y tu dolor perturban un poco mi gozo y la alegría de mi corazón. Te escribo esta carta, tanto para tu consolación como para la mía; especialmente para la tuya, dado que siempre me has amado con un afecto ardiente y que, ahora, le ha placido al Señor que seamos separados el uno del otro. Siento tu amargura por esta separación todavía más que la mía. Te ruego de todo corazón que no te dejes turbar en exceso, temiendo que Dios no sea ofendido por ello. Sabes bien que cuando te casaste conmigo, tomaste un marido mortal, que no sabía si iba a vivir un simple minuto más, y sin embargo le ha placido a nuestro buen Dios de dejarnos vivir juntos durante cerca de siete años y darnos cinco hijos. Si el Señor hubiera querido dejarnos vivir más tiempo junto, bien hubiera tenido los medios para hacerlo. Pero no fue tal su voluntad; por consiguiente, que sea hecho según su buena voluntad y que esta razón te pueda satisfacer…

 

Estoy lleno de gozo, mi corazón está lleno de alegría, no me falta nada en mis aflicciones. Estoy lleno de la abundancia de las riquezas de mi Dios, y  mi consolación es aun tan grande que tengo suficientemente para mí y para todos aquellos a los que puedo hablar. Así, ruego a mi Dios que siga manifestando Su bondad y misericordia hacia mí, Su prisionero. Tengo la seguridad de que lo hará, puesto que siento por experiencia que Él no abandona jamás a aquellos que esperan en Él. No habría pensado nunca que Dios hubiera podido ser tan bueno para con una tan pobre criatura como yo. Siento la fidelidad de mi Señor Jesucristo”.

Leer toda la carta

Jorge Ruiz Ortiz

Anuncios

  1. uriel lopez

    Dios les bendiga hermanos, gracias mil gracias por esta joya de información de la confesión de fe belga, tengo 38 años, me convertí a Cristo a los 14 años de edad, a los 16 comencé a estudiar la reforma, me apasionan estos hechos históricos de la iglesia. desde entonces e querido profundizar y conocer mas y mas y mas… y después de tantos años, con ustedes a traves de su pagina lo estoy logrando, son una verdadera bendición de DIOS.. para mi vida. mil gracias hermanos y gloria para Dios por su ministerio. les saludo en el amor de Jesucristo atentamente. Uriel Lopez

  2. Giovanni Bustamante

    Que DIOS los continue bendiciendo,gracias por esta informacion de esos hombres que realmente seguian al SEÑOR,esto nos apaciona y nos ayuda a imitarlos y a morir por nuestra fe con gozo del SEÑOR.
    Gracias por toda esta informacion y esperamos tener mucha mas.
    Bendiciones.
    Giovanni.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s