Delación y Control en las Iglesias: Un Caso de Prueba

Hace pocas semanas, se conoció un caso bastante curioso en Grand Rapids (Michigan, EE.UU.): una mujer fue denunciada por publicar en el boletín de su iglesia el anuncio de que alquilaba habitación a cristianos. Según el denunciante (anónimo), la denunciada, al especificar que quería sólo cristianos en su casa, estaba ejerciendo una discriminación por motivos religiosos. Increíble, pero cierto.

Podemos ver este caso como un caso extremo de remilgos e histeria dentro de las iglesias, de aquello que la dictadura ambiente de lo políticamente correcto puede llegar a producir. Y seguramente que sea así. Pero lo ocurrido también plantea otros interrogantes que por lo menos hay que considerar: ¿están siendo las congregaciones espiadas y controladas? ¿Qué le impide a los gobiernos, policía, etc., introducirse en las iglesias para controlarlas y dirigirlas desde dentro? ¿Algunos, o muchos, problemas en las congregaciones, divisiones, etc. no serían debidos precisamente a esto mismo? Y este control, ¿sólo se ejercería por medio de los miembros de base? ¿Qué le impide a los gobiernos promover y aupar un liderazgo que canalice a la iglesia en una determinada dirección?

Bueno, pues todo esto es, precisamente, lo que ha ocurrido en los países comunistas. A continuación, dejo la traducción de un párrafo en el que se explica la experiencia de las iglesias en Bulgaria durante el periodo comunista. Si lo de Michigan tiene algo que ver con esto, no lo sé. Vamos, seguramente que no. Pero, en todo caso, es bueno tenerlo presente.

“El liderazgo eclesial protestante sufrió un golpe aplastante. Seguir leyendo