Discurso del Doctorado Honoris Causa a José Grau

“No es la FLTR que os honra hoy, es usted que honra a la FLTR.

Es nuestro privilegio reconocer lo que ha hecho por el Reino de Dios en España y más allá aun, por sus años de servicio prestado a la causa del Evangelio de Jesucristo.

Sólo nuestro Señor puede medir el amor y la esperanza que usted trajo a muchas vidas, porque usted oyó el llamamiento de transmitir la verdad de la gracia de Dios que había recibido.

No es una causa humana lo que usted ha servido y la recompensa material ha sido mínima.

No es una ideología humana, como aquellos que se consagran a un ideal que acaba por devorarlos.

No es a usted mismo que se ha servido, como lo hacen los ambiciosos de este mundo.

No es a una institución, para consolidar su poder e ir vestido de púrpura.

Habéis reconocido que todo esto se trata de las cosas de este mundo pasajero, cuya gloria se desvanece.

Habéis entendido que la verdadera gloria se encuentra en otra parte y que ha de ser discernida espiritualmente.

Se trata de la gloria de Cristo, la gloria de la vida que vence a la muerte, de la redención mediante el sufrimiento, la gloria de la encarnación y la cruz.

En estas cosas podemos gloriarnos. “Cosas gloriosas se han dicho de ti, Sion, ciudad de nuestro Dios.”

Es la gloria de la verdad divina revelada en la Escritura y la gloria del Espíritu que da testimonio en nuestros corazones.

Así habéis sido hecho testigo del glorioso Evangelio de salvación. Habéis sido hecho discípulo del Maestro.  Habéis aprendido a ir a donde Él quiere y hacer Su voluntad.  Y a su imagen, habéis sufrido la contradicción de pecadores, el rechazo, las pruebas, el desaliento y la fatiga. Os habéis preguntado a veces: ¿Merece esto la pena?

Pero como dice James Packer acerca de los puritanos: “las victorias espirituales que ganaron por guardar un espíritu apacible, dulce, obediente y soportando bajo presión frustraciones aparentemente intolerables, les ha valido un lugar de honor preeminente entre la gran nube de testigos, de los cuales Hebreos 11 es la antesala.”

No os recibimos hoy en estos lugares benditos. Esto pertenece al Señor Jesús, quien ha entrado antes que nosotros y quien conduce allí a Sus discípulos.

Lo que nos queda por hacer es expresar nuestro reconocimiento humano por todo lo que usted es y por esta razón la Facultad de Aix tiene el honor de concederos este Doctor divinitatis, honoris causa.

Y, como usted, reconocemos que el único que es honrado es nuestro Señor Jesucristo, porque nosotros somos pecadores, y sólo Él es digno de serlo.”

Paul Wells, Decano de la Facultad Libre de Teología Reformada de Aix-en-Provence (Francia)

Iglesia de Verdi, Barcelona, 05-06-2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s