Los Evangélicos y El Aggiornamento (3)

Parte 2

A la obra de De Chirico, pues, hay que reconocerle todo el valor que intrínsecamente ya posee. Como ya hemos dicho, el autor muy bien puede estar poniendo las bases para la renovación del estudio evangélico del catolicismo romano. Manifestamos nuestro acuerdo no sólo con la orientación fundamental de la obra, sino también resaltamos lo correcto de su argumentación y resultados. No obstante, pensamos que su análisis puede estar aún abierto al debate, fundamentalmente en dos áreas principales.

En primer lugar, nos preguntamos si el autor recoge suficientemente el carácter innovador de Vaticano II con respecto a la tradición anterior. En efecto, la definición del catolicismo romano dada por De Chirico nos parece hecha con excesiva dependencia de autores posteriores al concilio. El concepto de catolicidad mismo, ¿no ha sufrido alteraciones al propugnar Vaticano II a la iglesia católica romana como “sacramento de la unidad del género humano”? ¿Qué supone realmente Vaticano II en el interior de la enseñanza tradicional católica romana? Por supuesto, Vaticano II consagró una corriente teológica ya existente en el seno del catolicismo romano (fundamentalmente, la teología de los padres prenicenos, el escotismo y la filosofía personalista de Rahner y Maritain), pero al precio de desbancar la teología considerada hasta entonces como oficial, es decir, el tomismo tradicional. Difícilmente se puede llegar a mesurar, desde nuestra perspectiva evangélica, la magnitud de este cambio. Por otra parte, somos de los que, como David Wells, pensamos que las innovaciones de Vaticano II se encuentran efectivamente en tensión, cuando no en ruptura, con todo el desarrollo teológico católico romano anterior; por lo menos, en dos puntos fundamentales: en lo concerniente a la modernidad y el judaísmo. La mente católica romana es mucho más “ancha” de lo que nosotros los evangélicos estamos acostumbrados a pensar, es cierto, pero aun para el sistema católico romano, la síntesis entre polos opuestos puede presentarse a veces como imposible de realizar. No es casualidad que exista una creciente corriente tradicionalista católica romana que acusa a Vaticano II de haber producido un “cambio de fe” y que aun califica a Juan Pablo II de “antipapa”. Todo esto, pues, nos ayuda a comprender la importancia que tiene el magisterio actual de la Iglesia, y en último término el papa, como intérprete y regulador de la tradición, cosa que De Chirico, por otra parte, pone de relieve convenientemente.

En segundo lugar, consideramos que su análisis crítico de la concepción católica romana del motivo naturaleza-gracia está hecho exclusivamente desde la perspectiva de la teología neocalvinista. Se puede decir que uno de los principios fundamentales del neocalvinismo es, en su afán por secularizar la Iglesia, la negación del motivo naturaleza-gracia y la propuesta de su sustitución por el motivo creación-caída-redención. Es cierto que De Chirico señala que su crítica está hecha en la perspectiva del neocalvinismo, pero, a su vez, sería necesario también precisar (lo hacemos nosotros) que no hay que confundir neocalvinismo con teología reformada clásica. Los Reformadores y las Confesiones de fe de la Reforma eran por completo ajenos a esta alergia contemporánea por el motivo naturaleza-gracia, sobrevenida a partir de finales del siglo XIX a raíz de la teología del pastor, teólogo y jefe de estado holandés, Abraham Kuyper. Se puede criticar, desde una perspectiva reformada, la comprensión católica romana del motivo naturaleza-gracia sin por ello llegar a negar el motivo completamente. Aunque no suele verse convenientemente, esta negación es de una importancia teológica extraordinaria y ha introducido una serie de graves tensiones en prácticamente todos los órdenes de la teología reformada, conocida como la teología de la alianza. Habría, sin duda, mucho que hablar en este sentido, pero tampoco es este el momento, más adecuado para hacerlo.

Parte 4

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: Neocalvinist Model?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s