Los Evangélicos y El Aggiornamento (2)

Parte 1

Las Perspectivas de Leonardo De Chirico

Comprender la naturaleza del catolicismo romano y, más en particular, desentrañar la verdadera relevancia de Vaticano II, aparecen, por tanto, hoy, como una de las tareas más urgentes y necesarias para la teología evangélica. No sería exagerado decir que se trata de la tarea por excelencia a cumplir, tarea que, en buena medida, está aún por hacer. Por ello, es motivo de gran satisfacción ver la publicación del libro del teólogo evangélico italiano Leonardo De Chirico Perspectivas teológicas evangélicas sobre el catolicismo romano posterior a Vaticano II.[1] Esta obra es, sin duda alguna, una aportación valiosísima al mundo evangélico internacional, una obra que muy bien puede estar sentando las bases para la renovación del estudio evangélico del catolicismo romano. Ella, por otra parte, viene a confirmar el hecho de que los evangélicos italianos tienen una suerte de primacía en lo que a comprensión del catolicismo romano se refiere, lo cual rara vez ha sido reconocido debidamente. Esta primacía es algo que ya se pudo percibir con el fantástico análisis de los textos de Vaticano II hecho en los años 60 por el profesor evangélico Vittorio Subilia, una obra que, a pesar de algunos tintes de neoortodoxia, se tendría que considerar como fundamental en teología evangélica. Los evangélicos italianos parecen tener, pues, una comprensión especial del catolicismo romano. Por lo visto, contemplar la iglesia católica romana en el país del papa proporciona unas perspectivas difíciles de tener desde otros lugares, razón por la cual hemos de estar especialmente atentos a lo que nuestros hermanos italianos tienen que decirnos.

Publicado por Peter Land, editorial suiza especializada en obras académicas, el libro de De Chirico es la publicación de su tesis doctoral, presentada en el King’s College, de Londres, en el año 2003. El objetivo de su obra es, como su propio título indica, presentar un análisis de la comprensión evangélica del catolicismo romano posterior a Vaticano II. Para ello, el autor hace una selección de los evangélicos más representativos que han estudiado el catolicismo romano durante este periodo, autores como Gerrit Berkouwer, Cornelius Van Til, David Wells, Donald Bloesch, Herbert Carson y John Stott. De Chirico también aborda los textos producidos por el diálogo entre los evangélicos y al iglesia católica romana tras el concilio, documentos como El diálogo evangélico-católico romano acerca de la misión (entre 1977 y 1984), las conversaciones mantenidas por la Alianza Evangélica Mundial y el Consejo pontifical para la promoción de la unidad cristiana entre 1993 y 2001, y los documentos norteamericanos que en la década de los noventa llenaron de polémica el mundo evangélico norteamericano: Evangélicos y católicos juntos (1994) y El don de la salvación (1997).

Las conclusiones del libro no son, hay que decirlo, del todo halagüeñas. De Chirico logra demostrar las dificultades que tenemos los evangélicos a la hora de entender el catolicismo romano como un sistema de creencias unificado y coherente, sistema que tiene traslaciones evidentes en la vida y práctica. Es decir, según De Chirico, a los evangélicos nos cuesta comprender el catolicismo romano en términos de lo que, en la tradición neocalvinista se ha llamado cosmovisión, lo cual significa, en términos teológicos más tradicionales, estudiarlo desde la perspectiva de la teología sistemática. De Chirico se muestra especialmente alerta en contra de los fallos de la apologética tradicional evangélica acerca del catolicismo romano, apologética que él califica constantemente de “atomizada” o “fragmentaria”, términos con los que califica el hecho de centrar nuestra apologética en dar respuesta a cuestiones concretas (como mariología, méritos, santos, tradición, etc.) sin percatarnos de la incuestionable unidad interna existente en todas estas áreas. Y esto es un grave fallo en la medida que esta unidad es, precisamente, lo que da al catolicismo romano toda su fuerza intelectual o teológica. Como De Chirico pone de manifiesto al relatar las conversaciones de la Alianza Evangélica Mundial con la Iglesia católica romana, si queremos mantener un debate teológico con el catolicismo romano sobre la base de los procedimientos tradicionales, no vamos a salir precisamente muy bien parados.

De esta manera, De Chirico propone que para conseguir esta visión unificada del catolicismo romano, la perspectiva teológica evangélica necesita identificar y subrayar debidamente los dos factores clave de su sistema doctrinal, a saber, por una parte, el motivo teológico naturaleza-gracia, en el que la teología católica romana afirma la “apertura” de la naturaleza hacia Dios, y, por otra parte, la comprensión en términos cristológicos que la Iglesia católica romana tiene de sí misma. Frente a estas dos posiciones fundamentales, De Chirico expone de manera sucinta y clara las diferencias que la fe evangélica mantiene, en esencia, con la teología católica romana. Por un lado, tras la Caída, la naturaleza no puede ser concebida aparte del pecado (la teología evangélica cuestiona, pues, radicalmente esa “apertura” optimista del estado natural con respecto a la vida divina). Por otro lado, la comprensión de la Iglesia como continuadora de la Encarnación (la Iglesia-Cuerpo de Cristo) no puede hacerse sin tener debidamente en cuenta la discontinuidad que supone la Ascensión de Cristo a los cielos y el hecho de que Él esté ahora sentado a la diestra de Dios Padre. Ciertamente, puede decirse que en esas dos áreas se hallan concentradas todas nuestras diferencias que como evangélicos mantenemos con el catolicismo romano.

___________

[1] L. De Chirico, Evangelical Theological Perspectives on the Post-Vatican II Roman Catholicism, Serie Reiligons and Discourse, vol. 19, (Berna: Peter Lang, 2003).

Parte 3

Anuncios

  1. Pingback: Neocalvinist Model?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s